?>

Fuera de la máquina humana de pinball

David KarchereImagina que alguien extrajo agua pura de un arroyo de montaña. Antes de que te dieran un sorbo de esta agua pura, pusieron en ella varias gotas de veneno mortal y entonces te animaron a tomar un trago—porque después de todo, era agua pura de la montaña.

El problema, por supuesto, es que algo no es puro desde el momento en que introduces una impureza en ello, especialmente algo tóxico. Esta es una buena metáfora para lo que le ocurrió al Cristianismo, y más especialmente para lo que ocurrió con la enseñanza del Amor Universal que Jesús llevó al mundo. Ayer estaba escribiendo sobre su enseñanza del Amor Universal. Y mientras escribía sobre ello, estaba consciente de que quienquiera que pueda estar leyendo lo que estaba escribiendo se enfrentaría precisamente a este tema—que existe esta enseñanza del Amor Universal que Jesús llevó al mundo y, sin embargo, han existido todos estos revestimientos políticos y religiosos falsos colocados encima de la enseñanza pura. Y por lo tanto, por muchas buenas razones, sería posible que el lector rechace lo que estaba escribiendo, a menos que pueda encontrar una manera de extirpar quirúrgicamente, en la mente del lector, los mensajes tóxicos que han recubierto la enseñanza original.

Una cosa que me gusta recordarle a mis lectores es el hecho de que el Imperio Romano crucificó a Jesús y luego persiguió a sus seguidores—los lanzó a los leones—y luego cambió de opinión varios cientos de años más tarde y afirmó que Roma, por sí misma, fue la principal defensora de su enseñanza. Ellos se apropiaron de su enseñanza y la convirtieron en una religión. Eso debería haber despertado cierto nivel de sospecha por parte de algunos, yo hubiera pensado. Pero como se dice, los vencedores escriben la historia, y la plebe en general es crédula. Así que al atraer la atención de las personas hacia eso, espero que reconsideren la enseñanza por sí misma.

Tuve una experiencia interesante durante el resto de mi día. Después de trabajar en esta escritura, fui a una fiesta y vi a todo tipo de viejos amigos. Y fue encantador en muchos aspectos. Y por lo demás, hubo un cierto reto para mí en todo el asunto. Para ser honesto, hubo personas en la fiesta quienes, en el ya lejano pasado, me habían tratado muy mal. Por lo que tuve la oportunidad de encargarme de cualquier sensación restante de mi propia victimización. ¡Y precisamente aquí acababa de escribir este artículo sobre el Amor Universal!

Así que entré en la fiesta, lleno de todos los pensamientos y sentimientos alegres que me habían surgido mientras escribía. Me había apasionado tan profundamente acerca de la enseñanza de Jesús sobre el Amor Universal. Así que, lleno de todo eso, entré en la fiesta y, en cuestión de minutos, surgió la pregunta dentro de mí: “Bien, Dave, ¿cómo vas a estar aquí?” Y para mí este fue un momento de entrega maravilloso al Amor Universal, simplemente permitiendo que el Amor Universal esté presente en y a través de mí y con las otras personas que estaban allí. Y como a menudo sucede para nosotros como cosas humanas, me fue más fácil con algunas personas que con otras. Pero desde el punto de vista de ser el Amor Universal, todo es lo mismo.

Me gustaría leerles de la enseñanza de Jesús sobre el Amor Universal en el Sermón del Monte. Por supuesto, toda su vida fue esa enseñanza. Él fue una encarnación viva de eso. Lo que sea que le haya ocurrido, cualquiera que sea la victimización que podría haber sido capaz de apoyar, él siempre devolvía lo que llegaba a él con su poderosa expresión que no era reactiva a lo que estaba ocurriendo, sino que era proactiva al llevar el Amor Universal al mundo. De esta manera, él fue una encarnación viva de lo que enseñó.

Aquí tienes una de las formas en que esto se hizo patente en palabras:

Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente:

Pero yo os digo: no resistáis al que es malo.
                                                            (Mateo 5:38,39)

¡Qué maravilloso ahorro de palabras para tratar el tema de sus tiempos! Y este es el tema de estos tiempos, ¿no es así? Él exhortaba a las personas a salir de una mentalidad de venganza, una mentalidad reactiva. ¿Y ese modo de pensar y actuar en general realmente ha cambiado mucho en el mundo? Está extendido en tantos niveles. Es por eso que los países van a la guerra, y es por eso que los pueblos se enfrentan. Es por eso que hay enfrentamiento entre las personas y en las relaciones.

Jesús también dice esto:

Y cualquiera que te obligue a ir una milla, ve con él dos.
                                                             (Mateo 5:41)

¿Alguna vez escuchas a alguien hablar y sientes como si te estuviera obligando a ir unas diez millas con él? Así que de varias maneras, las personas muestran falta de consideración y exigen cierta comprensión de nosotros. Así que si vamos con las personas dos millas cuando solo pedían una, vamos a ir esa milla adicional para entender a las otras personas, para darles el beneficio de la duda, para darles una oportunidad.

Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo, y odiarás a tu enemigo.

Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen;

Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos.

Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos?
                                                             (Mateo 5:4346)

Evidentemente él está hablando sobre el Amor Universal, y exhortando a las personas a amar a sus enemigos. ¡Creo que a veces también se hace difícil amar a tus amigos! Por eso quiero hablar de la razón por la cual esta es una enseñanza potente y fortalecedora. Cuando la mayoría de las personas escuchan sobre el amor incondicional y ponen la otra mejilla, piensan: “Oh, bueno, eso sería bueno, eso estaría bien. Seríamos personas agradables si fuéramos personas cariñosas”. Pero lo que se dice resulta en algo más vasto que eso.

Cuando eliges amar de una manera que no depende de cómo actúen las otras personas, tú, antes que nada, te estás liberando a ti mismo. Te estás liberando a ti mismo porque, hasta ese momento, la manera en que actúas está siendo controlada por las otras personas. Otras personas están haciendo que actúes de la manera en que estás actuando. Están condicionando tus acciones. Tú eres, de una manera muy real, su prisionero. Tú no eres tu propia persona. No estás decidiendo cómo quieres ser en tu vida y entonces ser de esa manera.

Desde el punto de vista práctico, la manera en que las otras personas actúan influye correctamente en cómo vamos a actuar hacia ellas. No actuamos de la misma manera con alguien que es cariñoso abiertamente hacia nosotros que con alguien que tiene un arma en su mano. Desde el punto de vista práctico, existe una diferencia. Pero desde el punto de vista enérgico, desde el punto de vista espiritual, no tiene por qué ser así. Podríamos actuar de la misma manera con esa persona con el arma en su mano, que con la persona que ama abiertamente. De hecho, amar incondicionalmente es una manera muy poderosa de actuar con un hombre que tiene un arma en la mano, o en cualquier situación.

Heredamos poder sobrehumano cuando amamos incondicionalmente. Realmente lo hacemos. Nos volvemos personas increíbles y poderosas. Tenemos una energía que es poco común. Entendemos las cosas de una manera perspicaz que alguien que no ama incondicionalmente no puede entender. Entendemos a las otras personas. Entendemos las situaciones con una visión aguda—¡una visión de rayos x!

Amar sin condiciones es ser poderoso, no débil. La enseñanza de Jesús de poner la otra mejilla se ha interpretado como una enseñanza de conformidad, de dejarse pisotear por todo el mundo. “Simplemente nos conformaremos con lo que sea que esté ocurriendo y estaremos de acuerdo con esto porque amamos incondicionalmente”. Una persona que ama incondicionalmente no es alguien que se deja pisotear por todo el mundo y no es un mártir, y no se conforma.

Anoche, mientras entraba en la fiesta, estaba pensando en todas las razones reactivas del por qué las personas hacen las cosas. Hacen algo porque otra persona hizo algo, y reaccionan a eso. O esto ocurrió, y por lo tanto, porque esto ocurrió, estoy actuando de esta manera. Es tan fácil para un grupo de personas ser una máquina humana de pinball con bolas rebotando por todas partes. La reacción de una persona se convierte en la causa de la acción de otra persona, de modo que existen estos factores causativos que están rebotando desde las otras personas. Esta persona dice esto a esta persona; esta persona reacciona de esta manera; esta persona reacciona de esa manera. Por lo que si no prestas atención, en medio de eso, aceptas como causa de tus propias palabras, de tus propias acciones, una de estas bolas que están volando alrededor de la máquina.

En ese momento en que entré en esa habitación, sentí todo eso en las vidas de las personas con quienes estaba conectado—todas las razones por las que todos hicieron todas las cosas que han hecho en sus vidas. Ahí estaba yo, enfrentando todo eso. Mi propia integridad estaba en peligro porque la verdad del amor incondicional estaba brillando intensamente en mi mente y en mi corazón. La pregunta era si yo iba a ser parte de esa máquina de pinball, parte de la realidad de la vida de quién-dijo-qué-a-quién o ser fiel a la realidad del amor dentro de mí.

Me di cuenta de que cuando amo incondicionalmente, estoy llevando un tipo diferente de causa a mi mundo. Estoy diciendo que estas bolas no causan que haga nada. Lo que causa que haga lo que hago es la Única Causa Creativa de toda la Creación. Eso es lo que el amor incondicional es. El amor incondicional no es simplemente una persona que sea buena. El amor incondicional es una persona que acepta la Causa del Universo que está dentro de ella como la causa y la razón de su vida, como el impulso para su vida. Una persona que ama verdaderamente de manera incondicional lleva la Causa Universal a su mundo.

Y es por eso que, cuando amamos incondicionalmente, ganamos poderes sobrehumanos. Ganamos los poderes de la causa del universo que está en nuestros átomos, en nuestras células, en nuestros cuerpos, y que brilla como una constelación mientras nosotros y el presente estamos siendo encarnados como seres humanos en la tierra.

No hay nada mejor que eso. Para estar en esa realidad … Para conocer la certeza de esa realidad … Para saber que pase lo que pase estaré en esa realidad … yo llevaré esa realidad, y no importa lo que otra persona haga o diga, ni nada. Estoy aquí, siendo yo. Soy la causa positiva del Universo, encarnado en la carne humana como David.

Creo que eso es verdad con respecto a todos y cada uno de nosotros. Solo existe un velo que es la creencia de que de alguna manera se expedita a ser vengativo y reactivo—que nos lleva a algún lugar, que logra algo. Sí, logra algo: Nos impide ser lo que somos. Nos impide ser poderosos, ser grandes, ser cariñosos, ser sabios. Nos aleja de las otras personas.

Así que me encantó estar allí ayer. Me encantó extender mis saludos, mi alegría, a las otras personas. Me encantó acercarme a una vieja amiga y decirle que me alegró el día con solo verla. La idea de que yo podría ser la Causa Universal con otras personas en el mundo humano me viene a la mente. Podría ser eso para ti. No es que pueda sustituir esa causa en tu propia vida y en tu interior—sé que no puedo. Pero puedo encarnarla. Puedo recordarle a otra persona: “Esto es lo que se siente al ser fiel a lo que eres. ¡Hazte eco de esto! Trasciende el estado de pinball de la existencia humana. Encuentra tu concentración de energía en la Causa Universal, y entonces encárnala. ¡Sé esa concentración!”

La disciplina de expresar el Amor Universal en cada momento es la disciplina espiritual más alta del mundo. Para comprometerse a hacer eso, y luego, cuando toda tu humanidad se acerca y te dice que hagas otra cosa—enojarse y vengarse e incluso ser reactivo—esta es la disciplina de amar incondicionalmente. Se requiere que expreses tu Existencia en y a través de tus tendencias humanas y cambies los patrones reactivos en ti mismo.

Es, al mismo tiempo, la cosa más difícil que alguien haya hecho jamás y la más fácil. Es la más difícil porque las personas están tan acostumbradas a ser reactivas y hacer otra cosa; y es la más fácil porque es la cosa más natural del mundo ser uno mismo y expresar el amor incondicional, lo cual es su propia naturaleza. Y por lo tanto, también es la cosa más fácil de hacer. Deja que esa energía penetre cada nervio y glándula y tejido, cada parte de lo que eres. Deja que penetre en todos esos lugares oscuros, todos esos campos mórficos de tu mente subconsciente que quiere hacer otra cosa, y deja que se retome todo ello como modelo del Amor Universal.

Esa es una vida digna de ser vivida. Es nuestro regalo para el mundo porque ese remodelaje, ya que se produce y se muestra al mundo, revela la verdadera belleza.

Así que honro la enseñanza de Jesús y al propio hombre—su resistencia, su integridad, su buen nombre que ha sido manchado por ideas religiosas falsas acerca de él. Hoy día, su enseñanza está siendo rechazada por muchas personas debido a ese veneno. Así que es un honor para mí hacer cualquier cosa que pueda para salvar su nombre en las mentes de las personas. Para sí mismo, no se necesita salvarlo, estoy seguro. Pero si puedo salvar su buen nombre en las mentes de las personas y resucitar el agradecimiento de ellos por su enseñanza del Amor Universal, eso sería un honor para mí. Esto regocijara mi corazón. Esta fue la enseñanza más poderosa que se haya llevado jamás a este planeta.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *