?>

El impulso evolutivo

En mis meditaciones matutinas, antes de partir hacia Columbia Británica el martes pasado, estaba pensando en la frase el impulso evolutivo. Encontré un artículo fascinante de dos científicos con el formidable título “El rol de la urgencia evolutiva en la epigenética y la co-evolución de la cultura genética: una perspectiva de la meta-evolución”.

Cuando Keahi Ewa y yo viajábamos juntos en el avión, tenía el artículo en mi computadora portátil. Keahi estaba escuchando música. Cada cinco minutos, le daba un codazo diciendo: “Escucha esto”, y luego citaba el artículo.

Esto es del artículo:

La necesidad de la especie en sí misma es la razón del cambio en el gen, lo que permite al organismo construir los bloques de construcción químicos correctos, las propiedades que se manifiestan como cambios morfológicos, fisiológicos y anatómicos en la especie.

Proponen que las especies evolucionen no por casualidad, como teorizó Darwin, sino por el impulso de toda la Creación. Aun si piensas en esto a un nivel puramente físico, ¿no hace sentido que cualquier forma de vida se extinguirá, si el deseo de adaptarse y prosperar no esta presente en esa forma? ¿Y donde el impulso de adaptarse y prosperar es fuerte, esa forma tenderá a continuar? Podríamos ver este principio en todos los niveles de la Creación y aplicarnoslo como seres humanos. Un ser humano que no siente el impulso evolutivo y que no se mueve con él, permitiéndole que lo forme como es en el mundo, no va a prosperar. Lo mismo es cierto para nosotros como especie.

¿Cómo llegamos aquí en este momento presente? Somos de una larga línea de adaptadores. Somos de una larga lista de personas que sintieron el impulso evolutivo. Ese impulso, moviéndose a través de nuestro linaje, nos trajo al presente. Así que aquí estamos en los campos en los que funcionamos, sintiendo ese impulso.

Ken Wilber dice que, en la experiencia humana, la evolución creativa ocurre cuando trascendemos e incluimos lo que sucedió antes. Piense en el campo del Attunement. Puedo pensar en dos malas maneras de ir. Uno sería este:

Nada de lo que enseñó el fundador del Attunement, Lloyd Arthur Meeker, en 1936, puede cambiar. Todo lo que sucedió después de eso es irrelevante. No es verdad para el Attunement.

Por supuesto, ese enfoque no funciona. La práctica del Attunement dejaría de tener un significado sobre esa base.

Por cierto, eso no es lo que él hizo. Lloyd Arthur Meeker inventaba constantemente nuevas prácticas para llevar adelante el Attunement, evolucionarlo y hacer que prosperarlo. En un momento dado, en Sunrise Ranch, había una gran necesidad de compartir Attunements y él estaba tratando de idear una forma de cubrir la necesidad. Se apoderó de un juego de cubiertos de plata esterlina y entregó los cubiertos a las personas como conductor de la corriente de la vida y compartió Attunements a larga distancia con las personas que estaban en sus hogares, sosteniendo piezas de plata.

El otro mal enfoque del Attunement sería este:

Deseche todo lo que había en el pasado, es irrelevante. Estamos aquí, los nuevos proveedores del Attunement para el mundo de hoy.

El movimiento creativo incluye y trasciende lo que fue antes. Tiene que pasar por lo pasado para responder al impulso evolutivo dentro de nosotros ahora. Ese impulso creativo tiene inteligencia. Está buscando lo que funciona con lo que está sucediendo, lo que está sucediendo externamente en las formas presentes en las circunstancias en que nos encontramos, y lo que está sucediendo en los factores creativos invisibles que también están cambiando constantemente. Ignoramos estas cosas a nuestro propio riesgo. El campo cambiante, con factores tanto visibles como invisibles, es donde está la vida. El impulso evolutivo nos lleva completamente a ese campo.

El impulso evolutivo está en todas las cosas, y está en nosotros. Aquí hay más del artículo:

Los cambios adaptativos en la especie le permiten aceptar nuevas oportunidades para vivir o resistir el cambio ambiental desfavorable. Pero la respuesta puede ser que sea o no sea exitosa. Es la intensidad del impulso lo que determina el éxito o la incapacidad del organismo para adaptarse.

Si este impulso está dentro de todas las cosas y dentro de todas las personas, la diferencia no es realmente el impulso en sí mismo. Es la apertura de la persona al impulso. Podemos estar insensibles al impulso. Podemos darle la espalda, aparentemente. Está ahí, y puede estar volviéndonos locos porque está dentro, diciendo: ¡Vamos, apúrate, vamos a crear! ¡Muévete, cambia, conviértete! Pero tenemos la opción de no escuchar. Podemos distraernos con los buenos tiempos pasados y lo que no está yendo bien y lo que están haciendo aquellos, y todas las cosas que nos pueden impedir la intensidad del impulso.

Lloyd Arthur Meeker usó esta expresión para hablar con el imperativo de responder a la necesidad de todos nosotros. Según tu respuesta, así queda establecido para ti. Nuestra apertura al impulso y cómo dejamos que nos mueva establece lo que nos sucede. Es la intensidad con la que se registra, y luego la disposición a activarse por ella, lo que importa.

En el proceso de la evolución, un factor crítico en la experiencia humana es saber qué cambia y que justamente no cambia. La esencia de nuestro ser en el centro de nuestra propia alma no cambia, y no debemos tratar de cambiar eso. No estamos aquí para reinventar nuestra esencia interna, y no es necesario mejorarla. Ya es de por si hermosa y relevante. Pero la forma en que nos manifestamos en el mundo evoluciona si nos movemos con el impulso evolutivo.

A veces vemos que la gente vive esto al revés. Tratan de cambiar quiénes son en el centro, o niegan una verdad eterna de su propio Ser. Y luego se vuelven obstinados con respecto a la forma en que viven en su vida, y no cambian lo que tiene que evolucionar si van a prosperar.

Este párrafo del artículo aborda la perspectiva de la meta-evolución de los autores:

Por lo tanto, el proceso de evolución se produce en un plano metafísico donde el impulso de sobrevivir y la percepción de los desafíos ambientales en conjunto conducen al cambio de forma en el dominio metafísico y luego a través de mutaciones genéticas en el dominio físico. Este dominio metafísico tiene que ver con las percepciones del individuo o colectivamente de las especies que son … de carácter electromagnético.

Los científicos están interesados ​​en el reino misterioso que rodea al genoma humano: la epigenética. Nuestra epigenética está ligada a la conciencia humana y la cultura. Incluso sin ningún cambio en los genes, la epigenética está influyendo en cómo se manifiestan los genes en la experiencia de la vida. La influencia de la conciencia y la cultura está configurando la evolución de la experiencia humana y la evolución del genoma humano.

Así que los autores dicen que no solo hay evolución en el genoma, sino que también hay evolución en el dominio metafísico, que es un campo electromagnético para el mundo manifiesto. Nos interesa la paz mundial y el fin del calentamiento global, y mucho más para ser manifestado en el mundo. Pero, ¿cómo suceden tales cosas? Según este artículo, la evolución ocurre primero en el espacio metafísico. El espacio metafísico es el espacio causal del espacio físico. Es donde está la vida y donde tenemos poder consciente. Aquí es donde jugamos como creadores juntos. Por supuesto que nos interesa la realidad física en la que vivimos. Pero eso no se mueve en una dirección creativa sin un cambio en el espacio metafísico.

Por lo tanto, nuestra hipótesis es que los campos electromagnéticos (CEM) omnipresentes [son] el impulso o el instinto, que es responsable de la organización y la forma de los sistemas materiales en todos los niveles de complejidad, no solo en los sistemas vivos sino también en los cristales, moléculas y átomos y núcleos. Estos EMF son responsables de la forma y organización de todos los sistemas materiales. Ellos mismos tienen estructuras características. Y así, todo se deriva de los campos electromagnéticos presentes.

El dominio metafísico que abordan los autores se correlaciona con la capa neumaplasmática que rodea al cuerpo humano. Este es un campo de sustancia áurica que nos conecta con el impulso evolutivo, y que pulsa con ese impulso.

Este es el último párrafo del artículo:

Cabe señalar que la cuestión de la génesis de los impulsos en sí misma nos llevará de la psicología al dominio de la filosofía, al igual que el porqué de la evolución nos lleva de la biología a la psicología. La mente cósmica, que es el repositorio de todos los impulsos, reside en sí misma en la pura conciencia absoluta, que carece de todo impulso. Cualquier análisis adicional de tal aspecto filosófico está claramente más allá del alcance del presente artículo.

Tomaron su ensayo tan lejos como pudieron sobre una base científica. Es posible que tengan su propia filosofía personal, pero observan la realidad desde una perspectiva científica y presionan el sobre en el mundo científico.

Pero aquí estamos, con un interés no solo en estudiar la realidad sino también en una apasionada práctica de lo que están abordando. No estoy dispuesto a esperar un estudio científico para verificar que esto funcione. Sé que funciona desde mi propia experiencia. En cualquier caso, cada uno de nosotros tiene su propio estudio científico personal. Somos observadores de primarios de nuestra propia experiencia humana. Y podemos experimentar con nuestra propia respuesta al impulso evolutivo dentro de nosotros y ver qué sucede. Para mí, quiero demostrar el poder del impulso evolutivo y compartir esa experiencia con el mundo.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *