Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International


El Pulso del Espíritu

Nuevas ideas, inspiración y visión sobre el proceso de transformación espiritual



Uniόn basada en la integridad del amor

David-Karchere_NEW2014.200x243

Ayer, dirigí un taller en el Festival Arise de Música y Camping con Ahva Lenay: Relaciones conectadas a través del corazón. Dirigimos un simple ejercicio en el que una persona le decía a otra que se alegraba de que estaba presente. Algunos participantes admitieron rápidamente que les resultó difícil recibir el agradecimiento. Y entonces, a otros, se les ablandó el corazón.

Nosotros nos acabábamos de reunir en una tienda de campaña en medio del festival. Hubo más de 100 personas presentes. Se podían ver las lágrimas brotando de los ojos de las personas. Me hizo pensar en cuán privados estamos de una conexión a través del corazón sin saberlo. Muchas personas en nuestra cultura occidental son un desierto emocional y ni siquiera lo saben. Por lo que deambulamos sedientos. Y entonces no nos ofrecemos un flujo del corazón, y tenemos dificultades al recibirlo.

¿De qué se trata todo eso? Es el resultado de vivir del cuello para arriba. Vivimos en una cultura que vive de esa manera y nos está matando.

Hoy, estaba viendo Keahi Ewa hacer un hula hermoso. Pensé: ¡Déjala entrar! ¡Déjala entrar! ¡Déjala entrar! Pensé en eso para ella y para todos nosotros que estábamos presenciando la danza. Déjala entrar. Cuando vivimos del cuello para arriba, toda esa energía de vida maravillosa que llega a nosotros desciende a través de la forma humana hasta el nivel del corazón cerrado y no puede entrar. Está bloqueada. El corazón se tiene que abrir para que la energía del cosmos que nos da vida pueda entrar en este cuerpo.

Se supone que la energía vivificadora entre completamente en el cuerpo, vitalizándonos en todos los niveles. Cuando no es así, no estamos conociendo la vida saludable. No somos sabios porque estamos desconectados de nosotros mismos y del ciclo de vida que nos rodea. Y no estamos en condiciones de ayudarnos mutuamente porque la energía vivificadora no está entrando en nosotros, por lo que no puede fluir hacia la otra persona. Las palabras que deberían envolver la corriente de amor y bendición salen como papel seco cuando vivimos del cuello para arriba. Al vivir del cuello para arriba, nos volvemos listos pero estúpidos, todo al mismo tiempo, porque para ser sabio hay que dejarla entrar.

Cuando la dejamos entrar, nuestras palabras vierten Amor Universal en otra persona si la quiere recibir. Estamos destinados a vivir con el Amor Universal y a ser capaces no solo de beberlo en nosotros mismos sino de compartirlo con las personas que nos rodean. Estamos aquí como parte de un gran experimento que trata de dejar que eso suceda. ¿Podríamos formar una comunidad de personas que la deje entrar? ¿Y qué se sentiría? ¡Podría sentirse bastante bien! Podría resultar maravillosamente bien. Podríamos volvernos muy inteligentes.

El Festival Arise es probablemente el festival de música mejor dirigido en el planeta, y se está ganando esa reputación. Esto se debe principalmente a las personas que lo dirigen. Las personas verdaderamente espirituales son personas inteligentes. Son personas verdaderamente inteligentes porque la están dejando entrar, y están siendo guiados. Cuando una reunión colectiva de personas la deja entrar, vibramos juntos y vemos juntos, y la energía que estamos dejando entrar llena el espacio energéticamente. Vemos mejor en el campo coherente que se crea de esta manera. El campo coherente de energía y consciencia está entrando en todos los espacios de nuestro campo compartido para que tengamos visión y tengamos sabiduría y tengamos alcance a todas las pequeñas cosas que importan.

En la cultura en general, tenemos un problema de fases. Nosotros como seres humanos estamos desfasados porque hay una obstrucción en el sistema energético humano al nivel del corazón y la glándula timo. La energía para la cual estamos diseñados a recibir en nuestros cuerpos, que desciende de la glándula pineal, no puede entrar. Es como si sintonizaras una radio anticuada. Hoy en día, a menudo simplemente pulsas el botón correcto. Pero solía ser un dial y, si no se marcaba a la perfección, había interferencias. No podías oír la emisión claramente.

¿Ves alguna interferencia en tu mundo? Mira las noticias de la mañana— ¡interferencias! La comunicación humana está desfasada. Todo el mundo señala a todo el mundo con el dedo, y no hay ninguna solución a la vista.

Estamos tan llenos de interferencias en nuestra cultura, viviendo del cuello para arriba, que empezamos a pensar que es normal vivir así. Y sin embargo, si tenemos una experiencia de entrar en fase con la energía creativa que está llegando a nosotros, no hay interferencias. La energía vivificadora se está conectando a tierra en nuestro cuerpo y se está conectando a tierra en todas las formas de la Creación que nos rodean.

Hace poco, Brook LeVan, un agricultor biodinámico, ofreció sus servicios de asesoramiento en Sunrise Ranch. Nosotros somos muy serios con respecto a la agricultura en este valle y lo hemos sido desde 1945. No ha habido ningún fertilizante químico ni ningún pesticida químico, sino métodos de cultivo progresivos. Lo que Brook nos dijo fue que todo comienza con la tierra.

Lo que dijo fue que en un lugar como este, o en su granja en Carbondale, Colorado, la granja florece cuando los agricultores saben que todo comienza con la tierra. Todo comienza con los elementos que nutren la tierra de modo que la tierra pueda vivir.

Nosotros tenemos un poco de tierra. Deambulamos con ella todos los días. La llamamos carne humana. La energía creativa tiene que venir a ella. Y sin embargo ha habido capa dura, del mismo modo que suele haber aquí en Colorado. Cuando hay capa dura, la lluvia no puede entrar y los organismos vivos tienen dificultades para crecer. Solo cuando somos lo suficientemente humildes como para darnos cuenta de que lo físico importa estamos al servicio de la fertilidad de la tierra y la fertilidad de nuestros cuerpos. No estamos aquí para contaminar la tierra y no estamos aquí para vivir en nuestras cabezas y privar nuestros cuerpos de energía vivificadora. Estamos aquí para disfrutar la madre Tierra y cuidar de ella al igual que estamos destinados a cuidar de nuestros propios cuerpos.

Cuando somos lo suficientemente humildes como para darnos cuenta de que la tierra es importante y nos importa esa tierra, esa tierra cobra vida. Y entonces la vida se eleva desde la tierra. Las plantas crecen. En nuestros pastos crece la hierba, las vacas crecen, y todos los procesos de la vida prosperan. La energía elemental asciende en el ciclo de la vida y se eleva a través de nuestros cuerpos humanos. La energía está ascendiendo, y vivimos. Y, sin embargo, en nuestra cultura, hemos estado comiendo alimentos muertos y pensando que no es importante; alimentos muertos que han estado sentados en un estante, que tienen conservantes en ellos, que son transgénicos, y que de todos modos a menudo ni siquiera son los alimentos adecuados para que coma un ser humano.

Así que tenemos un problema con la comida y tenemos un problema con la tierra, pero también tenemos un problema espiritual porque nada de eso estuviera pasando si no viviéramos del cuello para arriba. Cuando te conectas a un nivel de corazón con toda la Creación y las personas que te rodean, actúas de forma diferente. Intercambias algo diferente; cuidas a otras personas y cuidas del espacio en el que te encuentras de manera diferente. Tienes energía vivificadora para compartir. Tienes amor para compartir. Podrías poner la mano en el hombro de alguien y decir palabras que ayuden a que el amor entre en esa persona. Es la cosa más natural del mundo, una cosa primordial, simplemente decirle a otra persona que agradecemos que esté en nuestro espacio.

Gracias por estar aquí. Gracias por estar en mi espacio. Gracias por estar en el planeta conmigo. Gracias porque podemos compartir juntos esta vida, tú y yo, con todos nuestros amigos y familiares.

En ese agradecimiento, la energía creativa se está vertiendo en nosotros, y está saliendo.


David Karchere

September 22nd, 2017
Copyright © 2017 by International Emissaries

Posted in David Karchere | Print this page

Leave a Reply


back to top