Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International


El Pulso del Espíritu

Nuevas ideas, inspiración y visión sobre el proceso de transformación espiritual



Reclamando la magia de la Creación

David-Karchere_NEW2014.200x243

¿Crees en la magia? ¿Crees en la magia de las flores que se encuentran al aire libre, floreciendo a todo nuestro alrededor? ¿La magia de la creación? ¿La magia de lo que compartes con otras personas?

Recientemente recibí revisiones sugeridas de la editora de mi próximo libro, Becoming a Sun: Emotional and Spiritual Intelligence for a Happy and Fulfilling Life (Convertirse en un sol: Inteligencia emocional y espiritual para una vida feliz y plena). En cada lugar que usé la palabra magia, ella la cambió. A su parecer las personas podrían malinterpretar la palabra magia, la cual potencialmente tiene connotaciones negativas como el engaño o la hechicería. Así que sustituyó la palabra maravilla y otras buenas palabras por la palabra magia. Asegurándome de que el contexto para el uso de la palabra magia estaba claro, he optado por mantener la palabra en el libro. Creo que magia es una buena palabra, si sabemos que estamos hablando del milagro y la maravilla de la vida misma.

A veces nos fijamos en el mundo natural y lo llamamos salvaje. Miramos las criaturas que viven en el mundo natural y las llamamos salvajes. Pero si de verdad miras videos de gatos salvajes en

África, realmente no son salvajes en la misma manera en que podríamos aplicar esa palabra a un ser humano que está fuera de control. Ellos están bajo gran control. En algunos sentidos, no son nada salvajes. Acabo de conducir por el centro de Denver durante la hora pico. ¡Eso sí que es salvaje!

Hay orden en la magia de la Creación. Mientras pensaba en la manera en que actúan algunas de las personas de mi mundo, se me ocurrió esta idea: Dios no quiera que el orden de la Creación actúe en nuestra experiencia humana. Dios no quiera que la inteligencia que vemos por todas partes, la magia que vemos por todos lados, funcione a través de nosotros como seres humanos y de la manera en que funcionamos juntos.

Nuestra opción como seres humanos es vivir en la magia de la Creación—y en el orden que es inherente a esa magia—o inclinarnos por el mundo del drama de la personalidad humana. Cada uno de nosotros elige cuál será.

Imagina a una persona joven que está haciéndose mayor que elige una vida de drama de la personalidad humana. Decide ver todo desde el punto de vista de la personalidad y lo que las otras personas hacen y cómo ella misma reacciona a eso. Esa persona se experimenta a sí misma como una personalidad humana, y nunca descubre algo más. Nunca descubre esa fuerza impulsora de la creatividad que está en su interior que le obligaría a crear realmente en su vida, a construir cosas hermosas, a crear relaciones hermosas, si estuviera abierta a esa fuerza. Esa persona elige verse a sí misma como una víctima de lo que están haciendo las otras personas y por lo tanto en competencia con los demás, obligada a protegerse de las palabras y las acciones de los demás.

Ahora imagina que esa misma persona toma la decisión de vivir a partir del impulso creativo dentro de sí misma que está implorando autoexpresión—que se está llamando a sí misma a conocerse como un creador, conectada con el Creador de todas las cosas. Imagina que esa persona sabe que no está separada de los gatos salvajes en África ni de la Creación a todo su alrededor—los árboles, las flores, las rocas y los mares de donde vive. Y que sabe que no está compitiendo con las personas a su alrededor, sino destinada a vivir en armonía con ellos.

Hay una gran diferencia entre identificarse a sí mismo como una personalidad humana y saber que eres un creador que se expresa a sí mismo a través de su humanidad. Hay una diferencia muy grande entre estar dominado por los pensamientos y sentimientos que están obsesionados con el drama de la personalidad humana y expresarse a través de los pensamientos y sentimientos y la personalidad.

Yo sí creo en el milagro de la creación. Es magia porque hay cosas al respecto que simplemente no podemos explicar. Yo no sé de dónde vino la sabiduría que creó las flores del verano de Colorado. Podría tratar de explicarlo científicamente. Evolucionaron para atraer a las abejas. Aunque es bueno saber eso, puede que no capte lo esencial. La magia de la Creación está presente. Está funcionando a través de las flores y podría funcionar a través de ti y a través de mí. Podríamos estar relacionados como seres que están creando y no están atascados en el mundo de la sospecha, la queja, la acusación, la desconfianza, el victimismo, la perpetración y todas las cosas maravillosas del drama de la personalidad humana.

Esta es la historia de la magia de la Creación. Y luego hay una historia dentro de la historia.

Hace poco estuve viajando por Noruega, Inglaterra y el país de Gales. Viajamos desde la costa este de Inglaterra en Norwich hasta el suroeste de Gales. Realmente es una parte mágica del mundo. Hay una especie de conexión espiritual que hacen las personas en Gran Bretaña que no parece ser tan fácil en otros lugares. Y a pesar de toda la impasibilidad y el intelecto de los ingleses, justo debajo de la superficie hay hadas y magia. Hay un barniz de sofisticación, pero debajo del mismo hay una sintonía con la magia de la Creación.

La historia de esa parte del mundo está llena de magia. Mientras recorres el campo, hay sitios que provienen de la antigüedad—castillos, lugares con piedras colocadas verticalmente como el monumento Stonehenge, y lo que se cree que son sitios de sepultura prehistóricos.

En nuestro viaje reciente charlamos con Tessa Maskell en Malvern y realizamos una sesión de Healing Chant (Salmodia a la Curación) en la Church of the Ascension. Tessa compartió que estaba haciendo un taller que se centra en la leyenda del rey Arturo. Estaban leyendo una versión contemporánea de Le Morte d’Arthur  de Thomas Malory como un texto para el taller.

Mientras charlaba con Tessa, empecé a pensar en la posibilidad de que podríamos crear un taller itinerante basado en las historias arquetípicas del rey Arturo—historias de la Mesa Redonda, Ginebra y Excálibur.

Una semana más tarde, creé un folleto maqueta para dicha gira para ver si pensaba que la idea funcionaría. Solos unos días después, estaba sentado alrededor de una fogata en mi patio con amigos del Foro de Sinergia del Global Purpose Movement. Les estaba contando a mis nuevos amigos, Joseph Rosado y Nina Patrick, sobre mi reciente visita a Inglaterra y mi deseo de dirigir una gira sobre el rey Arturo. Yo había dirigió una sesión de Healing Chant durante el foro, por lo que sabían algo del trabajo que hago.

Al saber de mi interés, Joseph y Nina me invitaron a ser su invitado en un recorrido por los sitios sagrados que estaban llevando a cabo este verano en Glastonbury y Cornwall que tiene como atracción principal a la leyenda del rey Arturo. ¡Y luego a considerar que dirijamos conjuntamente una gira similar el año que viene!

¿Cuáles son las posibilidades de que suceda una cosa como esa? Realmente la magia se trama en nuestra vida si estamos abiertos para verla y vivirla.

Así que ahora la historia dentro de la historia. Esta es la historia seminal de la leyenda del rey Arturo.

En la antigüedad, después de que los romanos habían llevado el cristianismo a Gran Bretaña y luego se marcharon, Uther Pendragon era el rey. Su esposa, Igraine, dio a luz a un hijo. Había nobles compitiendo en la tierra y existía la amenaza de las tribus anglosajonas del norte. Así que, temiendo por la vida de su hijo, Arturo, hicieron que el mago, Merlín, se llevara al niño en secreto para que fuera criado por Sir Héctor. Poco después, Uther Pendragon se enferma y muere. El reino cayó en el caos.

Cuando Arturo tiene 18 años de edad, el arzobispo de Canterbury le pide a Merlín que elabore un método para elegir al próximo rey supremo de Gran Bretaña. Merlín clavó una espada en un yunque sobre una roca con esta inscripción:

Quienquiera que saque esta espada del yunque
El mismo es legítimo rey nato de Inglaterra.

En la época navideña hay un torneo. Sir Kay compite y rompe su espada. Así que le pide a Arturo que le lleve otra. Arturo encuentra la espada en el yunque, la saca fácilmente y se la lleva a Sir Kay, quien reclama que ahora es el heredero legítimo al trono. Pero cuando es puesto a prueba, Sir Kay no puede traspasar el yunque con la espada. Arturo traspasa el yunque y la saca fácilmente, y así es declarado rey supremo.

Hay tantas cosas en esta historia arquetípica que habla de tu vida y la mía y la magia de la Creación. Se habla de nuestra verdadera herencia y de nuestro verdadero llamado en nuestra vida. También se habla sobre el drama de la personalidad humana, actuado por Sir Kay, quien contrasta brutalmente con la inocencia de Arturo.

Conté esta historia en África. Tuvimos una Conferencia del Campo Creativo en Ciudad del Cabo y había una mujer zulú que estaba allí, Mmatshilo. Le hablé del rey Arturo y la espada, y al final de la historia ella estaba llorando. Me preguntaba por qué esta orgullosa y desafiante mujer negra estaba tan conmovida por una historia inglesa; una historia aparentemente tan masculina. ¿Cómo se podría aplicar a ella?

Mmatshilo habló de cómo su abuela había sido la portadora de la magia del pueblo. Y Mmatshilo había sabido que su llamado era seguir los pasos de su abuela para heredar esa magia. De hecho, suabuela le pasó una manta que para Mmatshilo llevaba la magia del linaje del que era responsable. Ella había dejado la manta en casa en un baúl, y se había marchado de su pueblo en circunstancias difíciles. Así que para ella, la manta era simbólica de no reclamar su propia herencia y su legítimo lugar en el mundo como curandera. La historia del rey Arturo le reflejaba todo esto y ella sintió el llamado aún más profundamente y la gran compulsión por volver a su pueblo y reclamar la manta.

Todos tenemos padres terrenales. Los míos fueron Al y Ginny, y de alguna manera yo siempre seré el hijo de Al y Ginny, y estoy orgulloso de serlo. Pero de otra manera, al igual que tú, yo soy un hijo del universo. De alguna manera ellos eran los padres de acogida. Y les estoy agradecido, pero lo que realmente me dio vida fue una magia que no puedo explicar y no quiero hacerlo. No fui creado por ellos, ciertamente no por sus personalidades humanas, aunque les agradezco que sus personalidades humanas jugaron un papel.

Todos venimos de algún lugar mágico que no entendemos, y todos venimos a este mundo con un lugar legítimo en este mundo que se basa en el lugar del que venimos y quiénes somos. Cuando entramos en la magia de quienes somos mediante la forma de vivir, tenemos eso para compartir, y heredamos la orden del reino del que venimos y el reino que traemos aquí. Nos convertimos salvajes, no humanamente sino naturalmente, lo que significa que traemos la orden y la inteligencia supremas de la Creación y del creador que somos a través de nosotros. Conocemos esa realidad, aceptamos esa orden, y aceptamos esa inteligencia y la disciplina más allá de la disciplina humana para ser una encarnación viva de esa orden y esa inteligencia. Y de la misma manera en que los gatos salvajes de África andan las llanuras de África con control supremo en su estado salvaje, nosotros somos salvajes mientras somos guiados supremamente por una orden interna, una realidad interior que trasciende así todas las cosas y las tonterías de la telenovela humana.

Estamos aquí en medio de todo ese drama para usar la manta que es nuestra herencia, para usar el manto de nuestra nobleza y para sostener la espada de nuestro reino. Cuando una persona hace eso, nos recuerda esa verdad a todo el resto de nosotros.

Al igual que el rey Arturo, nosotros tenemos un destino, el cual es traer el reino y crear Camelot. En su caso, el reino era Inglaterra y él fue llamado a llevar la paz a esa tierra. Nosotros tenemos tanto el reino de nuestro propio mundo inmediato como la paz para llevar a esa tierra, y entonces la paz y la orden para traer al mundo más amplio en el que vivimos.

Arturo se atrevió a verse a sí mismo en ese escenario mundial y tuvo un impacto en ese escenario mundial. ¿Eso está más allá de ti o de mí? “¿Quién, yo? ¿Cambiar el mundo?” Yo digo que nosotros estamos cambiando el mundo. Yo estoy cambiando el mundo. Yo estoy influyendo en el mismo de manera profunda.

Nosotros compartimos la magia de la Creación. Yo acepto la magia y renuncio a la locura del drama de la personalidad humana.

 


David Karchere

August 12th, 2016
Copyright © 2017 by International Emissaries

Posted in David Karchere | Print this page

Leave a Reply


back to top