Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International


El Pulso del Espíritu

Nuevas ideas, inspiración y visión sobre el proceso de transformación espiritual



La Resonancia de la Sintonización (Attunement)

David-Karchere_NEW2014.200x243

Tuve un pensamiento extraño esta mañana. Estoy alcanzando la mayoría de edad. Por lo general usamos esa expresión para una persona joven. Tengo sesenta y cuatro años, esa avanzada edad que se celebra en una canción de los Beatles. Estoy listo para el campo de golf. Estoy listo para la playa. Pero siento que se está activando una capacidad creativa adicional. La postcombustión está surtiendo efecto.

Lloyd Arthur Meeker dijo que el primer momento en el que una persona tiene la oportunidad de ser madura es a los setenta. Y ese es el mejor de los casos. Así que quizás sesenta y cuatro es relativamente joven.

Al mismo tiempo, Emissaries of Divine Light está alcanzando la mayoría de edad. Tenemos ochenta y cuatro años como organización. Y relacionamos lo que estamos haciendo con un ciclo más largo que se remonta mucho antes de eso. Pero si mantenemos un registro de la edad de esta organización, son ochenta y cuatro años. Ha habido muchas fases en el ministerio de los Emissaries durante estos años. Hemos tenido nuestros altos y bajos, como los tiene un ser humano. En este ciclo actual, estamos alcanzando la mayoría de edad.

Podrías decir que estas cosas son una visión o una profecía. Pero hay dos maneras de ver una profecía. Una profecía podría ser una previsión del futuro, pero también podría ser considerada como una activación del futuro. Podrías pensar en eso de una manera esperanzadora: Realmente espero que sucedan cosas maravillosas. Para mí, va más allá de eso. Lo veo sucediendo, aunque todavía no está en toda su plenitud. Lo veo sucediendo en y a través de mí. Lo veo sucediendo en lo que estamos haciendo colectivamente. Veo que estamos alcanzando la mayoría de edad. Tenemos que volvernos testigos entusiastas ante lo que se está desenvolviendo para que se pueda manifestar plenamente.

En Génesis hay una maravillosa historia sobre alcanzar la mayoría de edad. Según cuenta la historia, Abraham tenía noventa y nueve años y su esposa, Sarah, tenía noventa. Ambos eran “viejos y muy entrados en años”. Sarah era estéril.

Abraham y Sara experimentan una aparición divina y escuchan que Sarah va a dar a luz. Abraham “se cae de bruces”, riendo a carcajadas. Sarah se ríe para sus adentros. Pero ella concibe y da a luz a Isaac.

Nunca somos demasiado viejos para dar a luz a lo nuevo. Mientras tengamos aliento, nunca somos demasiado viejos para dejar que la vida se extienda. A medida que el ser humano madura, tiene una capacidad cada vez mayor para darle expresión a la realidad del Ser dentro de él. Una persona puede ser vieja y entrada en años, con achaques físicos de varios tipos. Y, sin embargo, hay más capacidad que está poniendose en efecto. Nosotros participamos en el reciente Retiro de Attunement en Edenvale, en Columbia Británica, en el que se mostró un aumento de expresión poderosa. Para muchas de las personas que atendieron, la postcombustión se está encendiendo y hay un nuevo poder que se está conectando.

En mi caso, durante los últimos dos días del Retiro de Sintonización (Attunement) he sentido un intenso llamado que llega a mí y luego a través de mí. El llamado es a estar presente a un nivel superior del Ser del que hemos estado antes y en una mayor plenitud de presencia de la que nos hemos encontrado antes.

En el proceso de Sintonización (Attunement), abrimos la función de las glándulas endocrinas. Hay siete glándulas o, en algunos casos, conjuntos de glándulas. Comenzamos con la glándula pineal y la glándula pituitaria en la cabeza, luego la tiroides, el timo, los islotes de Langerhans en el páncreas, las glándulas suprarrenales y luego las gónadas. En términos místicos, nos referimos a ellas como los siete sellos o las siete puertas.

En mi caso, en el retiro hubo una intensa resonancia a través de las primeras tres glándulas. Sentí una energía espiritual que zumbaba a través de mí con las otras personas que estaban presentes y un gran despertar a esos niveles.

A medida que se produce ese despertar, tiene grandes implicaciones para lo que estamos haciendo juntos. Las glándulas pineales, pituitarias y tiroides son poderosas influencias en toda la experiencia de vida de una persona. La pituitaria se conoce como la glándula principal. La pineal todavía es un poco misteriosa para muchos. Nos conecta a niveles superiores de la realidad más allá del mundo inmediato en el que vivimos. Para vivir una vida sana, es fundamental estar en contacto con algo más que los acontecimientos del día a día. Sin eso, no hay ningún sentido de potencialidad y no hay profecía.

La activación de la resonancia a través de las siete glándulas endocrinas trae despertar. El grado de resonancia determina el grado de despertar. Los altos niveles de resonancia traen altos niveles de despertar. Los niveles más bajos de resonancia traen niveles más bajos de despertar.

Desde un punto de vista mundano, una persona dormida puede ser una persona poderosa. Al final, esa persona no es capaz de crear bondad en el mundo. Pero de todas maneras es impactante porque alguien que realmente no está despierto y es inconsciente puede que también no tenga inhibiciones con respecto a lo que está haciendo. Tenemos un presidente de los Estados Unidos que parece que encaja en esta categoría—parece estar felizmente inconciente de lo irresponsable que está actuando en algunos sentidos. De manera que está teniendo un impacto porque está desenfrenado. Aparentemente está dormido en cuestiones muy importantes. Una persona así puede ser un hombre peligroso o una mujer peligrosa.

Una persona medio despierta con frecuencia tiene menos impacto porque cuando se vuelve autoconsciente y consciente del impacto que está teniendo en el mundo, puede que tenga un momento de:¡Ay, Dios mío! Esa persona ve el impacto que está teniendo en las otras personas y en el mundo, y piensa: ¡Dios mío, no quiero hacer ningún daño! Así que anda con cuidado por la vida como una persona medio despierta. Puede que sea alguien que practica la espiritualidad de la Nueva Era, quien piensa: No tendré mucha importancia en el mundo, pero canalizaré un ser descarnado. O piensa: Me mantendré con la corriente de sintonización de una manera cohibida y tímida y dulce, pero sin realmente traer la plenitud de esa corriente al mundo de una manera que podría tener un impacto.

Así que cuando digo que estoy alcanzando la mayoría de edad y que estamos estamos alcanzando la mayoría de edad, lo que quiero decir es que estamos pasando de estar mitad despiertos a estar totalmente despiertos. Nos estamos volviendo autoconscientes, y estamos siendo conscientes de que si somos irresponsables en cuanto a la manera en que actuamos y hablamos y nos expresamos en el mundo, podríamos hacer daño. Pero nos estamos despertando completamente. Nos estamos volviendo conscientes de que hay un tremendo impulso creativo dentro de nosotros y que el mundo que nos rodea nos necesita. Estas dos comprensiones—la comprensión del regalo de la creatividad dentro de nosotros y la comprensión de la necesidad del mundo que nos rodea—se vuelven imperiosos en la experiencia personal.

Una persona que pasa a un despertar completo se vuelve consciente de su propia esencia individual—la comprensión de que no hay nadie como yo, y no hay nadie que tenga los regalos que tengo para dar. De alguna manera estoy equipado sin igual; soy hecho de manera exclusiva. “Soy un ser único”, lo que de hecho es redundante—aunque merece ser dicho—porque la individualidad es única por definición. Si no eres único, no eres un ser. Un individuo despierto se vuelve consciente de que es único y tiene algo único que expresar que se revela de manera diferente a través de él que a través de cualquier otra persona.

Por lo que ese es el primer despertar—el regalo de uno mismo. Pero hay otro que lo acompaña, y juntos son muy poderosos. La segunda comprensión es que este mundo te necesita y necesita ese regalo único que tienes para dar. Y aunque es posible que imagines que otra persona podría cubrir esta necesidad, tal vez incluso mejor que tú, la verdad es que nadie más la está cubriendo. Tú estás ahí. Tú estás equipado únicamente con el regalo que se necesita.

Sé por mi propia experiencia que cuando esas dos cosas se juntan, es imperioso. ¿Cómo una persona podría encontrarse ante esas dos cosas y no actuar en su vida? ¿Cómo esa persona podría impedir salir de un estado medio despierto, de la timidez, y sentir el coraje de ser ella misma y de dar su regalo? Porque después de todo, esta persona, esta situación, este mundo necesita el regalo que tiene.

Va en ese orden. Cuando despertamos a quienes somos y al regalo que es nuestro para dar, entonces comenzamos a ver cómo ese regalo podría marcar la diferencia.

¿Cuánto tiempo puedes sentarte ahí, viendo una necesidad creativa real que podrías cubrir? No estoy hablando del funcionamiento de manera codependiente, de ayudar a alguien que está necesitado constantemente y no está tomando las medidas para responsabilizarse personalmente. Estoy hablando de una situación o una persona donde hay una realización que es posible, donde hay algo que podría crecer y emerger y convertirse en algo realmente creativo y maravilloso. Y ahí está. La persona está ahí, o existe un proyecto importante, y sin embargo falta algo. Y entonces te das cuenta de que si intervinieras en eso con esa cosa que tienes para dar, la situación podría convertirse en algo hermoso.

Al pensar en nosotros juntos como Emissaries of Divine Light, veo esto a la escala más grande. A mi parecer, si dices que tienes un regalo para dar, podrías estar sujeto a todo tipo de autoavergonzamiento y avergonzamiento por parte de las otras personas. ¿Quién eres tú para dar ese regalo? ¿Qué te hace tan especial? ¿Y qué hay de todos los demás—ellos no tienen un regalo para dar? Quizás podrían dar ese regalo incluso mejor que tú.

Así que a menos que estés creado de manera muy diferente a mí, tienes algunas de esas cosas que surgen cuando empiezas a pensar en lo que tienes para dar. Y por lo tanto quizás te sientas ahí con esos pensamientos. Y, sin embargo, la necesidad continúa. Bueno, esta persona es mucho más inteligente que yo. Esta persona habla mucho mejor que yo. Esta persona se presenta mucho mejor de como yo lo hago. Y, sin embargo, la necesidad existe, y no se está cubriendo. Tú estás ahí. ¿Cuánto tiempo puedes resistir dando lo que tienes para dar?

En relación con el mundo, ¿crees que el mundo nos necesita? Oh, eso sería arrogante. ¿Emissaries of Divine Light? Oh, simplemente están pensando que son mejor que todo el mundo, como si fueran parte de algún tipo de élite espiritual. Es el mismo patrón que se produce a nivel personal. Si nos despertamos completamente a quienes somos, conocemos el regalo que tenemos para dar. Y te reto a conocer el regalo que Emissaries of Divine Light tiene para dar—quiénes somos corporativamente, como un cuerpo de personas, con el conocimiento que está presente y el despertar que está codificado en lo que somos juntos—y luego a mirar nuestro mundo actual y no dar el regalo. ¿Realmente crees que no hace falta lo que Emissaries of Divine Light tiene para ofrecer?

Un regalo, si realmente se da, se da sin ningún compromiso. Aquí tienes el regalo. Simplemente se da sin esperar nada. Se da pensando en lo que pueda hacer, no por el reconocimiento que te va a dar por ser la persona que da. Y aunque al dar tu regalo te da una sensación de orgullo y aumenta tu sentido de quién eres, aún así no estás dándolo con ese fin si realmente se da. Estás dándolo porque lo tienes para dar y la situación amerita ese regalo. Es necesario—eso marcaría una diferencia.

Así es para nosotros como Emissaries of Divine Light, del mismo modo que lo es para cualquiera o cualesquiera en el planeta. Esto se aplica para cualquier individuo, y luego se aplica para cualquier colectivo de personas que tiene motivos para estar juntos. Si están juntos, hay una realidad de quienes son juntos, y luego está la realidad de lo que tienen para dar debido a quienes son. Así que lo que estoy diciendo no se limita a alguna persona o a algún colectivo. Yo me lo tomo como algo personal, como que es relevante para mí, así como es relevante para ti. Pero tengo que preocuparme más por mí en este sentido, al igual que cada uno de nosotros. No puedo hacer nada con respecto a tu regalo y si lo das o no, aparte de tal vez inspirarte o animarte a darlo. Donde tengo soberanía es aquí mismo, conmigo. Y luego colectivamente, juntos, tenemos soberanía sobre lo que ha llegado a nosotros.

He aprendido a apreciar los campos creativos donde realmente tengo soberanía y donde se me da algo como es debido en esa soberanía. Hay muchas situaciones donde estamos involucrados en una circunstancia en la que realmente no tenemos soberanía—estamos trabajando con otras personas, de alguna manera estamos cooperando, trabajando recíprocamente, y simplemente estamos dejando que se desarrolle en base a todos los que están presentes. No es una situación en la que se nos da para determinar cómo van a salir las cosas o para darles un regalo a todos porque no hay necesariamente un “todos”. Es posible que haya un grupo de personas que no tengan una comprensión colectiva y unificada de lo que están haciendo. Por lo que en esa situación, puedes contribuir, puedes ofrecer algo, puedes animar, pero realmente no tienes soberanía.

Pero hay veces en que tenemos soberanía, cuando el campo creativo se nos entrega legítimamente. Por lo que es importante ver cuándo tenemos soberanía como individuos. Y luego se aplica lo mismo colectivamente. Podríamos preguntamos sobre eso en nuestro caso como Emissaries of Divine Light. ¿Aceptamos juntos nuestra soberanía? Esta organización se nos da a nosotros, ¿y si no se nos da a nosotros, a quién se da? ¿Quién pensamos que tiene soberanía si no somos nosotros? ¿Y qué significa aceptar esa soberanía? Significa que damos el regalo que estamos autorizados a dar juntos. Ejercemos esa soberanía.

Independientemente de la edad que tengamos individualmente, celebro que estamos alcanzando la mayoría de edad colectivamente. Celebro la corriente que está fluyendo poderosamente a través de nuestros cuerpos físicos y a través de nuestras glándulas endocrinas. Estamos despertando a un nuevo nivel. Estamos viendo una gran necesidad en el mundo sobre la cual podemos hacer algo, demos nuestro regalo. Legítimamente.

David Karchere
dkarchere@emnet.org
Edenvale, British Columbia
9 de abril de 2017


David Karchere

June 2nd, 2017
Copyright © 2017 by International Emissaries

Posted in David Karchere | Print this page

Leave a Reply


back to top