Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International


El Pulso del Espíritu

Nuevas ideas, inspiración y visión sobre el proceso de transformación espiritual



La oportunidad en medio de la crisis espiritual

David-Karchere_NEW2014.200x243

(Una transcripción del servicio del 14 de agosto en Sunrise Ranch)

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para hacer algo inusual. Me gustaría dedicar este servicio a ofrecer una respuesta a la crisis espiritual que enfrenta América actualmente. Es una crisis espiritual cuando un candidato a la presidencia de los Estados Unidos entabla discursos de odio y mentiras; cuando, con el guiño de un ojo, insinúa que si el otro candidato es elegido un remedio podría ser el asesinato. Si no te has mantenido al tanto de las noticias, esto es lo que ha estado sucediendo. Es una crisis espiritual cuando un candidato a la presidencia de los Estados Unidos 1) afirma que nuestro presidente es el fundador de ISIS; 2) que la persona a la que se enfrenta—alguien que bien podría ser nuestra futura presidenta—es una de los cofundadoras de ISIS, las cuales son mentiras descaradas; 3) dice que si él no gana, que será porque las elecciones están amañadas; y 4) insinúa que el asesinato podría ser un remedio si su oponente sale elegido.

Desde el punto de vista práctico, creo que esto es peligroso. Muchos de nosotros recordamos muy bien el asesinato de un presidente estadounidense. Muchos de nosotros recordamos muy bien el asesinato de personas nobles, como Martin Luther King, Gandhi, Bobby Kennedy, Malcolm X y John Lennon.

Las palabras son importantes. No es un discurso partidista lo que estoy pronunciando aquí. Esto no es sobre política. Esto es sobre lo que es correcto y verdadero y adecuado en nuestra escena nacional, y de hecho en la escena mundial. Esto es sobre las personas, independientemente del partido que apoyan, levantándose y diciendo: “No, esto no me resulta aceptable. ¡Mi país no se trata de esto!”

El veterano de la TV Dan Rather dijo esto:

Mediante cualquier análisis objetivo, este es un nuevo golpe bajo y sin precedentes en la historia de la política presidencial estadounidense. Ya no se trata de política, cortesía, decencia o incluso temperamento. Esta es una amenaza de violencia directa contra un rival político… Si cualquier otro ciudadano hubiera dicho esto sobre un candidato presidencial, ¿el Servicio Secreto estaría investigando?

Así que estamos en medio de una crisis espiritual. Una crisis es un momento tanto de riesgo como de oportunidad. Estoy muy feliz de ver que, aparte del partido que apoyan, las personas se han puesto de pie y han dicho: “No, esto me parece inaceptable. Es inaceptable en nuestro discurso público”. Me uno a esas personas y te invito a que te unas a mí para decir: “No, esto me parece inaceptable”. Democráticos, republicanos—ya no se trata de eso. Se trata de algo diferente: de lo que corresponde a nuestro discurso público y a nuestras vidas privadas.

Que se escuche nuestra voz. Mi voz será escuchada. Así que me gustaría dedicar este momento de servicio a dar la respuesta espiritual a esta crisis y usarla como una oportunidad. Creo que desde que se pronunciaron esas palabras terribles a principios de la semana, ya hay una efusión del espíritu puro que ha roto el dique que ha estado presente en la consciencia. Ya hay victorias espirituales que están apareciendo debido a la constante expresión espiritual de las personas que están despiertas y conscientes y quienes están emitiendo la luz. Gracias por ser uno de ellos.

* * * * * * *

(Siete cantantes llevaron a los fieles a cantar “Entrar en el templo más profundo”.)

Deja tus preocupaciones en la ventana
Deja tus pensamientos en la puerta
Entra en el templo más profundo
Ama para siempre jamás.

* * * * * * *

(David Karchere y Jane Anetrini presentaron “Un llamado espiritual”.)

Llamamos a todos los estadounidenses, todos los canadienses, todos los rusos, chinos y todos los australianos; personas de todas las naciones, únanse como un coro de voces para responder al llamado espiritual de estos tiempos.

Todas las personas blancas, todos los negros, todos los morenos, rojos y amarillos; todas las personas mestizas, los llamamos para dejar atrás la división para abrazar la igualdad en la familia de la humanidad.

Llamamos a todos los hindúes, todos los católicos, todos los judíos, todos los musulmanes y protestantes, todos los emisarios de la luz divina—a las personas de todas las religiones y a las personas que no pertenecen a ninguna religión;

Todos los humanistas, ateos y agnósticos, abracen ese amor que está en todos nuestros corazones de donde sea que viene y proclámenlo en el mundo. Obren en consecuencia en su vida.

Hacemos un llamado a los muy ricos y a los muy pobres, y a todos los que están en el medio. Sean ese creador que están destinados a ser. Juntos, traigamos la creatividad que estamos destinados a traer a este querido planeta. Ocupemos nuestro lugar en el círculo de la vida.

Hoy, dejemos que nuestra conciencia resplandezca con la luz del entendimiento y la visión. Veamos a través de las mentiras que nos hemos dicho a nosotros mismos y entre sí. Transcendamos la sospecha y la desconfianza para abrazar la verdad de nuestro destino común.

Detengamos el odio ahora, aplastado por el poder del amor que está dentro de nosotros, para que realmente podamos vivir…

Como una raza, como un individuo, como un solo pueblo en todo el mundo, como un planeta.

Que la intensidad de nuestra determinación sea más fuerte que las mentiras y el odio que nos rodean.

Que nuestra solidaridad como personas despiertas sea tan resistente como una montaña.

Que nuestras voces sean como truenos.

 Nuestros pensamientos sean como relámpagos.

Que nuestro amor caiga como la lluvia, regando el mundo.

Es un placer estar juntos en esta vibración. Es un placer traer juntos esta vibración al mundo. Es un placer usar nuestras palabras para expresar esta vibración. Como se ha dicho recientemente, nuestras palabras son importantes. Y sin duda alguna necesitamos más que palabras, pero las palabras pueden iniciar algo. Y entonces, cuando pasamos a la acción y cumplimos nuestra palabra, hay algo poderoso moviéndose en el mundo.

Esta semana me ha llamado a pensar en la misma naturaleza de la verdad. Verdad—una palabra que se usa a veces como una porra—se degrada a veces cuando las personas hablan de “mi verdad” y “tu verdad”.

Hay muchos niveles de lo que es la verdad. Está la interpretación más común de la palabra, la cual se trata de los hechos. ¿Cuál es la verdad de los hechos? Y eso es importante. Este es un primer umbral si una persona va a conocer la verdad y a vivir la verdad: la honestidad sobre los hechos.

Me he dado cuenta de que es difícil mentirles a las otras personas sobre los hechos sin mentirte a ti mismo. Y probablemente todos nos hemos encontrado con quienes incluso no pueden ceñirse a la información correcta porque están muy ansiosos por moldear su informe de los hechos de alguna manera que se ajuste a como les gustarían que fueran los hechos o a lo que les gustaría que pienses que son los hechos, a diferencia de lo que realmente son.

Y así, cuando somos niños, nos dicen que no digamos mentiras. Nos desafían a que aceptemos cuáles son los hechos y a que nombremos fielmente cuáles son los hechos. En la vida de cualquiera es un umbral saber que simplemente no merece la pena decir una mentira sobre los hechos, y que el camino a seguir es ser tan sincero sobre los hechos como podamos ser. No es que tenemos que informarle todos y cada uno de los hechos a cada persona que conocemos, pero es importante que los hechos que mencionemos sean verdaderos.

Cuando Donald Trump dice que el presidente Obama es el fundador de ISIS, él está jugando con nuestras mentes sobre los hechos. No es el hecho. Y lo mismo ocurre cuando dice que Hillary Clinton es una cofundadora de ISIS. Bajo ningún concepto esto es cierto. Los hechos son importantes, y ser exactos sobre los hechos es importante. Y si, en nuestro discurso público o privado, los hechos dejan de ser importantes, estamos en un buen lío.

Este es un segundo nivel de la verdad: la lógica. Lógica—A más B es igual a C. En algunos casos, si esto es cierto, entonces eso no puede ser cierto. Está la lógica de nuestro propio proceso de pensamiento, sobre el cual tenemos que ser sinceros porque necesitamos ser capaces de confiar en nuestro pensamiento. Cuán poco fiable sería nuestro pensamiento si nos volvemos ilógicos—si nuestro pensamiento crea una historia como queremos que sea, en vez de considerar detenida y lógicamente primero lo que sabemos que es cierto y luego lo que todavía no entendemos pero que pudiéramos entender con un poco de lógica. La lógica es importante.

Si juntas esas dos cosas, un claro entendimiento y la veracidad sobre los hechos y una lógica clara de pensamiento, estás de camino a la verdad. Pero ese es solo el comienzo del camino. Podrías tener una persona muy lógica y objetiva, al menos a ciertos niveles, que no está siendo realmente sincera porque para ser sincero hay otros niveles de nuestro ser para los que estas cosas de las que he hablado son solo puntos de entrada. También pueden ser descalificadores porque no sé cómo te queda claro y te vuelves sincero sobre el reino de la vibración si no estás siendo sincero sobre el reino de los hechos y la lógica.

Hay algo más con respecto a la verdad que simplemente lo que es y nuestro pensamiento sobre lo que es. Hay lo que podría ser. Podríamos enterrar lo que podría ser si no somos sinceros; si no estamos abiertos a ella, no vemos esa verdad. Si todo lo que vemos es hecho y lógica, puede que no veamos la oportunidad. Puede que no veamos la verdad de una circunstancia, lo que no solo está presente en la misma circunstancia sino en la verdad de lo que está por suceder, lo que está en proceso de nacer. Eso requiere un tipo diferente de ojos.

Y luego está la verdad de la otra persona. Sí, hay una realidad ahí; el hecho puede ser que la persona acaba de hacer algo que no te gusta. Lógicamente, puede que estés pensando en cómo evitar las consecuencias de eso en el futuro. Pero existe otro reino de la verdad, lo cual es la verdad de esa persona. ¿Lo ves? Algunas personas llegan a ser muy petulantes; vaya, tienen los hechos y tienen la lógica. Y sin embargo no ven la verdad de las personas a su alrededor, no conocen realmente esa verdad y no dicen esa verdad, de veras.

¿Qué es la verdad a un nivel superior? Se reduce a esto: Detrás de todo está el Ser. Detrás de todo está Dios, cualquiera que sea su nombre. Detrás de todo está lo Divino. Detrás de todo está lo Amado. Y a partir de la realidad del Ser y de cada persona, hay una emanación de amor. En muchos casos no llega muy lejos; no encuentra una expresión sincera. Pero está ahí. Está en ti y está en mí. Cualquier verdad que existe es la verdad de eso. La verdad no tiene otro significado que no sea la verdad del Ser. Y la naturaleza del Ser es el amor. No existe ninguna verdad del odio, excepto de alguna manera extraña y distorsionada. Una persona que dice palabras que son ciertas para odiar no está diciendo la verdad.

La verdad es una expresión de quienes somos en esencia. Y en esencia, puedo garantizarte, tú y todos los demás en esta sala y todos los demás en este mundo son un ser de amor. Eres un ser de amor, y esa persona que está junto a ti es un ser de amor. No importa lo que han hecho, no pueden detenerlo. Es cierto con respecto a ellos. Es inalterablemente cierto con respecto a todas las personas. Esta es la farsa del mundo en el que estamos viviendo porque no siempre lo sabemos y no siempre obramos en consecuencia. Pero independientemente de lo que decimos o hacemos, no podemos cambiar esa verdad inalterable que es la esencia de todas las personas.

Te invito a entrar en el conocimiento de que, sin importar lo que cualquier otra persona esté haciendo, sin importar lo que esté sucediendo en tu vida, sin importar lo que se te presente, sin importar cuán odiosa o mentirosa sea otra persona, quien eres, por naturaleza—no porque estás tratando de serlo, sino por naturaleza—es un ser de amor. Y si eres un ser de amor, ¿realmente crees que la persona que está a tu lado fue hecha de manera tan diferente?

Existen dos maneras en las que la falsedad puede terminar en la experiencia humana. Puede desaparecer—esa es una posibilidad. Por supuesto, a nivel individual, eso es lo que sucede; desaparece para cualquiera. Podría sucedernos a nosotros como especie. Pero la falsedad termina debido a eso, o termina porque la ronda aparentemente interminable de mentiras y odio termina para una persona o para la humanidad a nivel colectivo. Termina la acusación y la señalización con los dedos y la expresión de rencor y sospecha, y se le da expresión a lo que es cierto en nuestra esencia al vivir la vida, y se implica el poder creativo del amor. Me permito sugerir que cada persona que hemos admirado realmente alguna vez de la manera más profunda y más alta ha sido una persona así. Martin Luther King fue un hombre así. Gandhi fue un hombre así. John Lennon llegó a ser un hombre así. Jesús fue un hombre así. Encontramos personas tan evocadoras e inspiradoras porque nos recuerdan no solo quienes queremos ser sino también quienes somos por nuestra propia naturaleza.

A veces la vida es un paseo por el parque. A veces es el Arise Festival y hay bandas tocando y personas aclamando. Y a veces nos suceden cosas que suponen un reto para cada uno de nosotros. Y ya sabes, ganamos mucho dinero en esos tiempos—nos ganamos el sustento. En esos momentos, abrazamos la verdad de quienes somos en esencia o acabamos en algo menos que eso. Acabamos reaccionando. Nos convertimos en personas de mentiras y odio. Mentimos sobre quienes somos. Mentimos sobre quienes son los demás. Cuando reaccionamos en vez de entrar en el círculo de la vida, estamos entrando en el círculo de la muerte—en una danza de la muerte.

Creo que vemos eso en la política estadounidense actual, aclamada por los medios de comunicación—una danza de la muerte. No me interesa. ¿Qué hay de ti? Si prefieres eso, diviértete—no es lo mío. Estoy interesado en otra cosa. Estoy interesado en el círculo de la vida. Tomo parte en ello cuando ocupo mi lugar en ese círculo. Y mi manera de ocupar mi lugar, y creo que la manera que cada uno de nosotros como seres humanos ocupamos nuestro lugar, es reconocer al Ser que soy, el cual es el creador que soy. Somos creadores por naturaleza.

En un curso que Ruud West y yo enseñamos hace algunos años, solíamos decir que eres un creador por naturaleza. Es solo una cuestión de lo que crearás. Puedes crear una danza de la muerte. O puedes crear a partir de la única cosa que te permite entrar en el círculo de la vida, la cual es el poder del amor dentro de ti; algo muy simple. Y luego expresar ese poder con exactitud. Eso es ser sincero. ¿Quién puede decir: “Yo revelo quien soy al vivir”? Yo conozco a personas así. ¿Qué hay de ti? Lo ves en su cara, lo escuchas en sus palabras, lo ves en su lugar de trabajo y en su casa. Son un creador, son un ser de amor. Han entrado en el círculo de la vida y están trayendo vida.

Eso lo que me gusta. Esta es la expresión de la consciencia de Cristo. Si hay mal en el mundo, es la danza de la muerte. El mal son los seres humanos que viven para eso y luego que lo siembran en el mundo, quienes están tratando de hacer que la danza de la muerte resulte bien para su propio beneficio. Eso nunca me ha atraído mucho. No, estoy interesado en llevar la danza de la vida, en tomar parte en eso con todos los demás que lo harán.

Existe una energía para el mal. Esa energía se extrae de la única energía que hay, la cual es la energía del amor. El mal puede ser alimentado por la reacción. Aunque creo que es importante enfrentarse a una crisis espiritual y decir lo que se piensa cuando es necesario decir las palabras, muy rápidamente se trata del agua que viene sobre el dique que se ha roto, y el agua solo sigue manando. Durante el transcurso de esta semana me he dado cuenta de que eso es lo que ha estado sucediendo ante esta crisis espiritual: están apareciendo la buena voluntad y la sinceridad de las personas en todo el planeta; y entonces, aún más cerca de casa en mi propia vida, se ha estado vertiendo sobre el dique roto, así que está cayendo más y más amor, más y más amor, más y más amor. ¿Y adónde se fue todo el poder de ese odio? No lo sé. Más y más amor, más cariño, más cariño, más sinceridad, más luz, más creatividad, más contacto, haciendo más esto juntos, abrazándonos más mutuamente. ¿Adónde van todo ese odio y esas mentiras? No lo sé.

Estamos enamorados. Estamos aquí por amor. Y estamos trayendo la verdad de ese amor al mundo y declarándola en voz alta y claramente. Estamos viviendo en la cascada de eso. Esto es lo que cambia el mundo.

Algunos de nosotros fueron parte de una cadena de amor al caminar esta tierra ayer por la tarde después del Arise Festival para estar seguros de no dejar nada. Todo forma parte de la efusión. Estamos aquí para ser esa cascada aquí en Sunrise Ranch y con las personas de buena voluntad que están conectadas vibracionalmente con nosotros en muchos niveles en todo el mundo.

Sí que parece que las cosas están llegando a un punto crítico. He estado agradecido de ver, en medio de esta crisis espiritual y la expresión de algo malo, a personas de gran carácter y visión transcendiendo la política, levantándose para ser contadas y decir la verdad. Estemos entre aquellos que con valentía dicen la verdad y se enfrentan a lo que se tiene que hacer frente cuando debe ser afrontado. Y lo que es aún más importante, vivamos una vida de constante expresión de la cascada del amor. Esta es nuestra oportunidad.

Así que es un placer estar aquí en esto con ustedes, en este momento.

 


David Karchere

September 9th, 2016
Copyright © 2017 by International Emissaries

Posted in David Karchere | Print this page

Leave a Reply


back to top