Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International


El Pulso del Espíritu

Nuevas ideas, inspiración y visión sobre el proceso de transformación espiritual



El campo de nuestra creatividad sin límites

David-Karchere_NEW2014.200x243

Ha habido períodos de gran creatividad en la historia de la humanidad. La Edad de Oro de Grecia fue un período de creatividad explosiva de todo tipo—el surgimiento de la democracia, de la filosofía, del drama y las artes, las ciencias y la arquitectura. Lo mismo que durante el Renacimiento, después de la Edad Media. Y luego pensamos en nuestra propia historia aquí en los Estados Unidos, donde desde principios del siglo XVII hasta el siglo XIX y más allá, hubo una tremenda explosión de creatividad de todo tipo y una sensación de tremenda posibilidad para aquellos que venían de Europa, asentándose en el continente.

¿Qué tienen en común todos estos períodos? ¿Qué es lo que da lugar a la tremenda creatividad de un individuo, de ti o de mí, o de cualquier grupo de personas? La respuesta es más obvia cuando observamos el asentamiento de los Estados Unidos de América. Los europeos vieron que un continente se expandía delante de ellos. Se comprenden todas las cuestiones éticas que rodean el tratamiento de los pueblos nativos americanos y africanos, sin embargo, desde el punto de vista de los europeos que asentaron los Estados Unidos, había un potencial enorme y aparentemente ilimitado. Así que si estabas dispuesto a ser aventurero y emprender el camino por las praderas, buscar oro en California o ir a cazar con trampas y comerciar en las Montañas Rocosas, al parecer la oportunidad era ilimitada.

Realmente los recursos del continente no eran ilimitados. Cuando Lewis y Clark regresaron de su increíble viaje por el continente allá por el año 1806, Jefferson estimó que se necesitarían cien generaciones para asentar América. En realidad se necesitaron cinco generaciones. Pero a la gente que asentaron América les pareció que el recurso era prácticamente infinito.

Relativamente hablando, las limitaciones en la creatividad no estaban presentes ya que parecían haber estado en el Viejo Mundo, donde las restricciones del gobierno, la cultura, la religión y la propiedad impedían su búsqueda de la felicidad. Aquí, las limitaciones en la creatividad parecían que se habían eliminado y por lo tanto se desató un notable emprendimiento en el espíritu americano. También hubo una notable creatividad espiritualmente hablando. Hubo una explosión de religión de todo tipo en los Estados Unidos. Así que si nos fijamos en todo el espectro de la religión en América, se fundaron todo tipo de caminos increíbles. Ya en la década de 1730 hubo una revitalización religiosa protestante, llamada el Gran Despertar. América se convirtió en un hogar para la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, los cuáqueros, los menonitas y muchos más.

El nacimiento de Sunrise Ranch en 1945 se produjo en el contexto de la libertad religiosa de América. Uranda, quien fundó Sunrise Ranch, celebró el hecho de que podríamos hacer el trabajo que hacemos aquí en América de una manera que quizás no sería acogida con agrado en otros países.

Hoy en día, gran parte de América se ha asentado. Así que ya no estamos en un período en el que la opción de ir al oeste o establecer una propiedad ocupada es tan fácilmente accesible. ¿Entonces, cuál es la nueva frontera? ¿Dónde vemos el campo de creatividad que está disponible para nosotros sin restricciones?

Hay quienes promueven la toma de restricción del gobierno con respecto a los negocios. Y la actual Casa Blanca es una defensora de la idea de que si tan solo no tuviéramos todas las restricciones del gobierno que tenemos, otra vez pudiéramos tener un emprendimiento desenfrenado. Pudiéramos recordar la creatividad de nuestro pasado y el espíritu de América. Pudiéramos hacer a América grande otra vez porque pudiéramos volver a confiar en industrialismo y quizás incluso en la dominación agrícola del continente en la que confiamos en el pasado.

Muchos estadounidenses desconfían de este enfoque. Los recursos de este continente no son infinitos y se deben respetar. Eso se hizo claramente evidente cuando las prácticas agrícolas incorrectas provocaron el Dust Bowl (literalmente, Cuenco de Polvo)  de los años 1930. El bienestar de los individuos es importante, y por lo tanto se crearon sindicatos y leyes laborales para contrarrestar la explotación desmedida de los recursos humanos. El desarrollo de la riqueza de los Estados Unidos a consecuencia de un pueblo esclavizado es moralmente aborrecible.

Así que en la actualidad existe una comprensión de parte de muchos de que la explotación desmedida del planeta no es adonde deberíamos recurrir para encontrar el campo de la creatividad sin límites que debería ser nuestra hoy en día. La explotación de otros seres humanos no es adonde deberíamos recurrir. Con razón, hay limitaciones en ambos campos.

Aquí mismo en Sunrise Ranch tuvimos, hasta donde yo sé, un sistema séptico perfectamente bueno. ¿Estás listo para un pequeño debate sobre caca? La EPA legó niveles de nitrógeno reducidos que estaban permitidos. Nuestra opinión fue que no cumplimos esos niveles. Por lo que el estado de Colorado, que estaba haciendo cumplir los niveles de la EPA, exigió que reemplazáramos nuestro viejo sistema séptico. Todo el asunto me resultaba un poco sospechoso porque pensaba que era bueno tener nitrógeno en la tierra—lo necesitamos para hacer crecer las cosas. Nosotros estamos tratando de agregar nitrógeno a la tierra en nuestro jardín. Pero no obstante, aceptamos la ley de la tierra, en parte porque es la ley, y luego también porque simplemente tenemos la creencia de que aunque no entendimos muy bien adónde iban con esto, hay una razón para tener ese tipo de limitaciones sobre cómo podemos  relacionarnos con el planeta. Así que ahora estamos construyendo una magnífica estructura de procesar la caca para cumplir los nuevos requisitos.

Para contar al resto de la historia, investigamos e investigamos para encontrar una tecnología sostenible. Patrick Padden estaba promocionando los cañaverales, pero dado el volumen de caca que se estaba procesando en una comunidad de nuestro tamaño, se hubiera necesitado muchos acres. Y no habría funcionado bien durante los fríos inviernos de Colorado. No parecía razonable usar una tecnología de cañaverales, y por lo tanto recurrimos a lo que parecía ser la única solución que teníamos. Más o menos cada seis meses yo le preguntaba a Michael Costello: “¿No hay otra manera en que podamos hacer esto?” Y Michael me volvía a decir: “No, esta es la única manera razonable de hacerlo”.

¡Y resulta que hemos descubierto que el agua que sale de nuestra planta de caca será apropiada para nadar! Ahora bien, yo no nadaría en esa agua, pero no obstante sí que sale así de pura. Y de cada uno a tres meses, los sólidos se tienen que quitar de la estructura, y serán lo suficientemente sanitarios como para que podamos esparcirlos en nuestros campos de heno. ¿Y adivina qué contienen esos sólidos? ¡Nitrógeno! Estamos muy cerca de obtener un permiso para hacer eso.

Lo que digo es que con razón hay límites dentro de los cuales actuamos cuando se trata de nuestro impacto en nuestro planeta. Y cuando aceptamos esos límites, existe la posibilidad de un resultado creativo.

La destrucción del planeta no es el área donde debería existir una “creatividad” absoluta. Según algunos informes, hemos perdido cerca de un tercio de las especies del planeta en los últimos años. Ya estamos tropezando con graves problemas desde el punto de vista del cambio climático y el aumento de la temperatura.

Algunos dicen que la exploración del espacio es lo que deberíamos considerar. Star Trek apodó al espacio como “la frontera final”. Era inspirador enviar a un hombre a la luna y galvanizar una nación, no solo porque los Estados Unidos se vio en competencia con la Unión Soviética sino porque provocó un sentido de posibilidad infinita.

¿Pero el espacio es realmente la nueva frontera? Te sugiero que no lo es—que nuestra tremenda creatividad, si se canaliza en esa dirección, terminará llevando a nada, que es una falsa promesa, sobre todo si no nos resignamos al cuidado del planeta en que vivimos.

¿Así que dónde, para ti o para mí y para nosotros como especie, está el campo que se abre para nosotros, el campo adonde podemos aplicarnos sin restricciones y permite que la tremenda creatividad que está dentro de nosotros salga y se muestre?

Reflexiona sobre Sunrise Ranch en esta conversación. La gente viene al Ranch y les parece que todo está en un cierto orden que quizás no entienden completamente, pero que parece que funciona de cierta manera, como si siempre ha estado pasando así y siempre seguirá así. A menudo parece que su contribución realmente no importa demasiado—que simplemente encajan en una realidad inmutable. Y por favor dime dónde está mi lugar en el organigrama y cuál es la descripción de mi trabajo para que pueda desempeñar mi papel.

Lo que no ven es que Sunrise Ranch es un tren que avanza rápidamente; que está en medio de un cambio fantástico; que si viniste aquí hace dos años sabrías que hoy en día es radicalmente diferente de lo que fue incluso hace dos años atrás, y sospecho que lo mismo será cierto en otros dos años. Realmente, lo que está sucediendo en Sunrise Ranch es resultante de la creatividad radical de algunas personas que están aplicando gran genio y pasión en el área en la que están creando. Y aunque les damos a las personas descripciones y lugares de trabajo en un organigrama, más que todo lo que hacemos es decir: Ve allí y crea. Los estamos animando a encontrar el campo sin límites para su propia creatividad. Por supuesto, para que realmente funcione, la persona tiene que ver cómo lo que está creando encaja dentro de la organización y la cultura y todo el proyecto creativo que es Sunrise Ranch. Así que no se trata únicamente de un esfuerzo creativo individual. Es la tremenda creatividad de las personas que están trabajando juntas para crear lo que es Sunrise Ranch, y la tremenda creatividad de las personas aquí llevándolo hacia el futuro.

Una visible demostración de eso es la poesía de Gary Goodhue. No hay ninguna posición de redacción de poesía en el organigrama. Él no obtuvo una descripción de trabajo como escritor de poesía en Sunrise Ranch. Lo que realmente sucedió para Gary fue que él vio una perspectiva de creatividad tan lejos como el ojo puede ver. Le echó un vistazo a las llanuras de poesía con frutas y vio una enorme tierra virgen de posibilidades y decidió que iba a llevar su carromato a ese campo y ver lo que se podría crear. Lo que ha creado es sorprendente para muchos de nosotros, incluyendo a aproximadamente un centenar de seguidores del Libro de Urantia en Denver la noche del pasado viernes.

Para la persona media, parece que el mundo tiene ranuras en las que se puede encajar. Y si encuentras la ranura correcta, eres feliz. Podría ser una ranura organizacional, una ranura familiar o una ranura comunitaria. Pero una vida de gran creatividad es una en la que las restricciones normales que otras personas ven de alguna manera no se aplican a ellas, y no las detienen. Saben que lo que realmente importa es la creatividad que llega a través de ellas. Encuentran una manera de lidiar con las restricciones del mundo que les rodea. Sortean esas restricciones, o van por una dirección diferente. Al igual que el agua que fluye cuesta abajo, ellos encuentran su camino. Inventan su camino sobre la marcha, y reclutan a otras personas en la creatividad que traen. Son muy emprendedores en cualquier campo en que se encuentren.

¿Entonces, cuál es el campo de creatividad que se abre a nuestro mundo actualmente? ¿Qué campo invita al espíritu emprendedor? La frontera real de la creatividad para nosotros como humanidad hoy tiene que ver con la misma esencia y el corazón de la experiencia humana. Tiene que ver con el funcionamiento de la consciencia humana y la función de esta especie, la humanidad, ya que proporciona un instrumento para la expresión de la creatividad que está contenida en su interior.

Hay historias de la Creación en todo el mundo, incluyendo la nuestra propia de la tradición judeo-cristiana, que hablan de esta intención creativa. Hablan de la intención de que el genio creativo que está dentro del universo y que está creando el universo podría entrar conscientemente en la experiencia de una especie en el planeta y estar vigente a través de la conciencia consciente de esa especie. Como se ha dicho, somos creados para ocuparnos y cuidar del Jardín. Eso es muy diferente de destruir el jardín, lo que al final provoca a la autodestrucción.

Mirándonos como especie, al parecer estamos en un punto de unión: un punto donde nuestra propia función como especie está en juego. En el mismo centro de esa función está el núcleo de la experiencia que tenemos como ser humano. En juego no hay nada menos que lo que significa ser un ser humano. Y por lo tanto el campo de creatividad sin límites que está abierto para nosotros en este campo de la expresión clara de manera consciente de ser el creador que somos en nuestra experiencia de vida. Eso tiene profundas implicaciones en el mundo manifiesto—tiene implicaciones para la planta de caca en Sunrise Ranch y para todo tipo de otras cosas en el mundo manifiesto. En el mismo centro de todo lo que está sucediendo en el mundo humano—si lo rastreas, rastreas y rastreas desde la manifestación más exterior en forma física, lo rastreas a través de la ciencia y la tecnología, lo rastreas en los sistemas de gobierno, lo rastreas en la cultura que los crea, lo rastreas en las creencias que están detrás de esa cultura—en el centro de todo lo que es la misma esencia de la experiencia humana. Y la recreación de esa experiencia central, el renacimiento de ello para nosotros individualmente y luego para nosotros juntos como especie, es lo que es el campo de creatividad sin límites que está disponible para nosotros.

Creo que a menos que cambie esa experiencia central, todos los otros esfuerzos que hacemos como seres humanos no cambian nuestra dirección como especie. Considera todas las obras creativas que se hacen en el mundo actual. Podemos estar agradecidos por todos esos esfuerzos y celebrar a las personas que los están llevando a cabo. Y sin embargo, cuando observa esas actividades que quizás son benéficas y bien intencionadas, que van a alimentar al hambriento y distribuir atención médica y promover la tecnología y así sucesivamente, surge esta pregunta: ¿Esas actividades abordan la cuestión fundamental que está presente para nosotros como humanidad?

Considera algo tan noble como alimentar al hambriento. Por muy noble que es, si ese es el único cambio que está ocurriendo en el contexto de la crisis que enfrentamos como especie, puede que lleguemos a verlo como cuidados paliativos. Alivia un poco del dolor en el cuerpo de la humanidad. Sin embargo, si la riqueza sigue concentrada al ritmo actual, esos cuidados paliativos no pueden mantenerse al nivel de la concentración de recursos para el beneficio de algunos. ¿Y por qué la riqueza se concentra en la forma sin precedentes que existe en el mundo actual? Tiene que haber algún cambio fundamental más sustancial en la experiencia humana para realmente alimentar al hambriento, para realmente hacerse cargo de ese problema y hacer algo más que ofrecer cuidados paliativos para algunos.

No quiero hablar mal de los cuidados paliativos. Si estoy en mi lecho de muerte y necesito cuidados paliativos, de veras espero que alguien venga y me ayude. Pero no confundamos cuidados paliativos con revitalizar la salud. Cuando nos fijamos en la experiencia humana, ¿cuánto de lo que estamos haciendo termina, en el contexto más amplio de nuestro futuro, pareciéndose a cuidados paliativos que no abordan la cuestión fundamental de la experiencia humana obligándonos a hacer las cosas que hacemos que no son creativas?

Tenemos una oportunidad de creatividad sin límites en nuestra propia experiencia consciente, en lo que se vierte a través de nuestra propia experiencia de corazón y mente. Cualquier otra cosa que esté sucediendo en nuestra experiencia humana, volviendo a esa efusión de creatividad es el quehacer de primera prioridad. De cualquier manera que suceda, dondequiera que vaya, cualquier cantidad de dinero que hagas o no de ello, lo que realmente importa al final, más que cualquier otra cosa, es la efusión de tu creatividad a través de tu consciencia para que tengas nuevas conciencias, nuevas ideas, nuevos sentimientos, nuevas formas de relacionarte con otras personas, más inteligencia emocional y espiritual sobre tu vida y más creatividad poderosa que viene a través de ti en todos los niveles. Al final, eso es lo que cambia las reglas del juego. Es para el individuo y es para la humanidad.

Nadie puede impedir que dejes que suceda para ti. Puedes llevar tus carromatos a ese campo cualquier día de la semana y a cualquier cosa que estés haciendo. No importa cuán trivial pueda parecer, es importante, si tu creatividad sin límites viene a tu mundo, porque estás cambiando la experiencia humana, comenzando con el campo más inmediato de la creatividad donde nadie puede decirte que no puedes hacerlo. Las restricciones del gobierno no pueden detenerte. La EPA no te va a perseguir.

Este es el primer campo de la creatividad sin límites para el individuo—la expresión personal y la encarnación del espíritu creativo de uno. Este es el campo número dos. Vivimos juntos con otros seres humanos, en familias y comunidades y redes de personas, en organizaciones y naciones. Por lo que tenemos una gran experiencia cultural con la cual experimentar. Tenemos la oportunidad de juntarnos con otras personas que están haciendo el experimento individual y están experimentando juntas, creando una cultura que es radicalmente diferente de la cultura en que vivimos. ¿Alguien no está de acuerdo con que necesitamos una cultura radicalmente diferente? Parece que cada día se proliferan mentiras evidentes y hay casi una constante descarga de responsabilidad—una pérdida de poder de lo individual constantemente en todo tipo de maneras sutiles y no tan sutiles.

Así que, al entrar en el campo que le da la bienvenida a la creatividad individual sin límites, también participamos en un experimento cultural. Compartimos mayor genio, mayor creatividad y mayor amor. ¿Estás dispuesto para eso? ¿Qué otra cosa haríamos aparte de crear una nueva cultura que se base en la gran explosión de la creatividad en la experiencia individual? Todo para expresar y encarnar al creador que somos individualmente y que somos de forma más grande, juntos, pensando conscientemente y sintiendo y actuando y difundiendo la energía de la creación a través de la forma humana.

Cuando nos involucramos en este gran experimento, en algún momento sobre la marcha podemos reflexionar sobre nuestra propia experiencia y volvernos conscientes de lo que ha cambiado: Soy diferente. No soy quien era. Hay algo más de quien soy que ha surgido en la conciencia, lo que ahora está vigente como yo. Es bastante difícil reflexionar sobre la autoconciencia. Pero no obstante, podemos darnos cuenta de que la manera en que somos en nuestra carne, la manera en que estamos pensando y sintiendo y funcionando, no es la misma manera como era. Y luego, en el contexto cultural en que vivimos, a medida que nos relacionamos con otras personas, nos damos cuenta de que no estamos teniendo la misma experiencia como todos los demás—que estamos teniendo una nueva experiencia que no está sujeta a los mismos tipos de expectativas y normas y restricciones y causas a los que están sujetas las personas que nos rodean. De hecho, hemos heredado poderes que no tienen las personas que nos rodean—poderes de innovación e ingenio, poderes de influencia espiritual creativa, esencialmente el poder del amor en la expresión, el poder de elevar de manera sutil y a veces obvia, el poder de permitir que ocurran cambios conscientes en otras personas y en grupos de personas.

Nos damos cuenta de que estamos cambiando, que somos diferentes, y no hemos terminado. Pero hay algo que está sucediendo en nuestra experiencia humana que nos está ocurriendo, y entonces está sucediendo en la consciencia de las personas con quienes estamos compartiendo nuestra experiencia. En algún momento de ese cambio, nos identificamos más con la realidad emergente del Creador que somos que con todos los sentimientos humanos que resisten esa emergencia y que están atrapados en un viejo estado de consciencia y una cultura antigua. Somos consciente y deliberadamente parte del hecho de traer una nueva consciencia. Estamos trayéndosela a la gente que nos rodea y la estamos trayendo para nosotros mismos.

Eso es madurez espiritual. La persona ha cruzado hasta el punto en que está trayendo consciente y deliberadamente la influencia del Creador a su mundo. No está esperando a que otra persona lo haga; no está esperando encontrarla fuera de sí mismo. Es una persona influyente consciente. Cualquiera que sea mayor de edad puede cruzar ese umbral. Cualquiera puede acudir a ese lugar en ellos mismos donde es una expresión consciente del creador que son. Cuando eso sucede, lo que está sucediendo en la cultura que compartimos se acelera y cambia porque la antigua cultura ya no limita lo que está sucediendo. Hay un campo abierto de creación en la cultura que compartimos juntos.

De eso es de lo que quiero versar con cualquiera que quiera versar sobre ello.


David Karchere

September 8th, 2017
Copyright © 2017 by International Emissaries

Posted in David Karchere | Print this page

Leave a Reply


back to top