Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International


El Pulso del Espíritu

Nuevas ideas, inspiración y visión sobre el proceso de transformación espiritual



Depende de ti

David-Karchere_NEW2014.200x243

Estamos juntos en una muy excelente aventura como comunidad. No todo se trata de la comunidad—no es así para mí; imagino que no sea así para ti. Pero estamos aquí juntos en comunidad con una oportunidad. Tenemos una oportunidad ya sea que estemos o no en una comunidad como esta, pero estamos—en esta comunidad. Y aquí hay una oportunidad, y realmente agradezco las maneras muy realistas en que juntos hemos estado considerando eso esta noche y las maneras en que hemos sido realistas sobre esa experiencia.

Así que voy a continuar, y voy a hablar, quizás en algunos casos, sobre tu experiencia en Sunrise Ranch. Pero deberías estar consciente de que solo estoy haciéndolo porque es donde estamos, y de hecho estoy hablando de algo que es más grande que el lugar donde estamos. Pero estamos aquí.

Así que esto es lo que quiero pedir de ti: ¿Qué es lo que quieres que suceda en tu experiencia aquí en Sunrise Ranch? Cuando piensas en Sunrise Ranch y piensas en lo que te gustaría que fuera, en lo que te gustaría que se convirtiera, cuando piensas en tu propia experiencia aquí, cuando piensas en tu propia vida y en lo que quieres que se cumpla en esa vida—y, de alguna manera, supongo que todos vinimos aquí para eso— ¿qué es esa cosa? Sea lo que sea, te propondría que de alguna manera sea único para ti. Habrá similitudes, pero hay algo muy específico para cada uno de nosotros.

Cuando al principio piensas en algo como eso, podrías pensar en tipos de cosas bastante mundanas, como un bonito paisaje, personas amables o algo que disfrutas hacer. Pero sugeriría que, para todos nosotros, hay algo más profundo detrás de cualquier cosa que sea eso. Hay algo que estamos buscando, y de hecho, de alguna manera, hay algo que defendemos que es importante para nosotros. Y estamos aquí para tener una experiencia de eso.

Y esto es lo que ha venido arrebatadamente a mi propia conciencia de eso que quisiera compartir contigo. Y es tan simple como esto: Depende de ti. Sea lo que sea, depende de ti. No es que las otras personas no van a desempeñar un papel. Lo van a hacer; nosotros no vivimos nuestras vidas solos. Sin embargo, eres tú quien tiene ese deseo, esa visión, y depende de ti ya que está en tu corazón y es tu deseo.

A fin de cuentas, realmente no importa lo que los demás hagan al respecto. Y sé que, probablemente para todos nosotros, hay momentos en que parece que sí importa. No es así. Realmente no importa porque independientemente de lo que hagan los demás de todas formas se aplica la directriz principal. Lo están haciendo bien, están ayudando, están siendo agradables; oh, están fallando en el trabajo, están siendo obstruccionistas. Depende de ti. Depende de ti.

Realmente no importa cuán bien crees que lo estés haciendo al manifestar lo que piensas que se debería manifestar. En algunos días, si eres como yo, probablemente crees que estás haciendo un trabajo terrible. Si eres como yo, probablemente crees que algunos días metes la pata completamente y tu oportunidad ha desaparecido, que nunca va a pasar y que realmente lo has arruinado. Y todavía depende de ti. Quizás pienses que estás muy bien, que todo va a las mil maravillas. Y aun así, depende de ti.

Todo depende de que lleves adelante ese deseo y esa visión y dejes que arda brillantemente en tu mente y arda acaloradamente en tu corazón. Y entonces todo depende de ti para expresar eso, para traerlo al mundo y hacer lo mejor que sabes hacer para dejar que viva. Realmente no sabes adónde va a llevar. Hasta puede que falle el proyecto en el que estás trabajando. Sunrise Ranch podría venirse abajo. Tus amigos podrían abandonarte. Todo en lo que estás trabajando podría fracasar estrepitosamente. Y no importa. No tienes manera de saber todas esas cosas, pero puedes saber que depende de ti. Y no hay nada más creativo que hacer que no sea vivir una vida donde aceptas eso.

Si tienes la suerte de darte cuenta claramente de eso en realidad, eso depende de ti, lo que creo que descubrirás es que se eliminarán las cosas que te preocupan, las cosas que te decepcionan, las cosas que causan ansiedad. Se eliminan cuando te das cuenta claramente y dices: “Depende de mí. Depende de mí”. Y todas esas cosas en las que has estado pensando realmente no importan mucho. Simplemente voy a aceptar que mi vida se trata de que depende de mí. Mi misión sagrada en mi vida depende de mí, y cada momento de mi vida depende de mí para encarnarlo, para expresarlo, para darle voz.

Me parece que todas las diferentes partes de mí forman parte de desempeñar esa misión sagrada. No puedo hacerlo solamente como una pequeña parte de quien soy. Se necesita todo de mí para desempeñar esa misión. Y esa misión es relevante para todo lo que estoy haciendo en mi vida.

Como lo expresé, me di cuenta claramente de esto mientras pensaba en ello la otra mañana. Y me di cuenta de que esa toma de conciencia había salvado mi vida cuando fui un joven de dieciocho años de edad, cuando estuve pensando en un montón de cosas diferentes. Y descubrí a alguien en Martin Cecil, quien más o menos me miró a los ojos y me dijo que dependía de mí. No creía que Martin era un hombre especialmente alentador. No recibí muchas palmaditas en la espalda ni frases como “¡Ánimo, Dave, estás haciendo un buen trabajo!”. No me dijo cómo hacerlo; no me dijo dónde hacerlo. No me dijo que era importante. No me dijo que era un buen tipo. Solo me dijo: “Depende de ti. Todo lo que está en ti, todo lo que te importa, todo lo que deseas, depende de ti”.

La otra mañana tuve otra dosis de esto. Retrocedí a esa época cuando tenía dieciocho años y cómo Martin tuvo una tendencia a transmitirme eso en mi vida. Y eso se quedó conmigo durante algunas decepciones muy fuertes, se quedó conmigo durante los malos ratos, se quedó conmigo cuando no sabía adónde iban a parar las cosas en mi vida y en momentos cuando no sabía adónde iban a parar las cosas en el mundo a mi alrededor por las que me preocupaba profundamente. Todo ello simplemente volvía a la expresión “Depende de ti”.

En esa pequeña expresión está la respuesta para la humanidad. Cualquier cosa que pienses sobre la manera en que va el mundo, cualquier cosa que pienses sobre la inauguración presidencial, cualquier cosa que pienses sobre el estado del mundo, depende de ti. Y te sugeriría que, si estás pensando en ello de algún otro modo, no resultará bien.

“Depende de ti” es realmente la base, la piedra angular y el punto focal para todo de lo que se tratan Sunrise Ranch y Emissaries of Divine Light. Todo se hace patente ahí. Ahora bien, hay cosas más importantes en la vida que la expresión “Depende de ti”. Existen todas las otras personas, y existen todos los pensamientos que tienes sobre cómo puedes ser en estas circunstancias, cómo puedes expresarte, cómo puedes entender inteligentemente lo que está sucediendo para que puedas hacer lo que tienes que hacer. Hay cosas más importantes en la vida que la expresión “Depende de ti”. Pero todo lo demás es el resultado de la expresión “depende de ti”, y todo lo demás se fortalece y se ilumina por una persona que dice: “Depende de mí”.

Por lo que te vuelves brillante cuando sabes que depende de ti porque tu insignificante mente acaba de conseguir un significante trabajo. Si sabes que depende de ti, tu mente acaba de recibir la tarea de entender lo que está sucediendo y lo que podrías ofrecer en lo que está sucediendo que sería verdaderamente creativo, que podría desempeñar la misión sagrada que estás aquí en la tierra para desempeñar. Te vuelves realmente brillante cuando aceptas que depende de ti. Te fortaleces en tu vida.

Alguien me preguntó esta mañana si estaba teniendo un día aburrido. Creo que esa persona simplemente estaba restándole importancia a las cosas. Le dije a la persona: “Bueno, realmente no puedo recordar la última vez que estuve aburrido”. Cuando sabes que depende de ti, no estás aburrido. Estás inspirado, estás energizado, estás fortalecido. Estás desempeñando activamente lo que sabes que es verdad.

Todas estas cosas apuntan a esta piedra angular sobre lo que versamos. El término que usamos para esto es expresión espiritual. La expresión espiritual se aplica a lo que haces, de modo que puedas expresar el espíritu de quien eres, el espíritu de lo que viene a través de ti, en lo que estás haciendo. Y se aplica a lo que piensas porque motiva lo que piensas e inspira e ilumina lo que estás pensando. Por lo tanto es relevante para esas cosas. Es relevante para todas las fases de nuestra vida.

Pero lo que quiero sugerirte es que también es algo en sí: que cuando estás prestando atención a la calidad del espíritu que estás conociendo por ti mismo, que estás dejando entrar en ti mismo, y que estás expresando en tu vida, estás trayendo la piedra angular de lo que se trata toda tu vida y de lo que se trata toda la vida. En otras palabras, cuando esa única cosa se hace bien, cuando en nuestro espíritu humano nos volvemos una expresión lúcida, clara, poderosa y tierna de la realidad espiritual que está detrás de nosotros, todo lo demás suele iluminarse y arreglarse solo.

Lo que quiero sugerirte esta noche para tu propio examen—porque no quiero que nadie acepte esto ciegamente porque yo lo dije y, además de eso, ¡sé que no lo harás! Pero lo que quiero sugerirte es que no hay otra manera de averiguar tu vida que no sea esa, y no hay otra manera de averiguar lo que está sucediendo en el planeta que no sea esa. No puedes averiguarlo todo mentalmente. No puedes tener una creencia sobre ello que lo arreglará; no puedes tener una filosofía que va a resolver lo que está sucediendo actualmente en el planeta. No hay ninguna filosofía, no hay ninguna creencia, y no hay ninguna idea que por sí sola va a resolver nada. Realmente estoy a favor de la filosofía, las ideas y las creencias, pero no lo van a solucionar solas. Y no hay nada que puedas hacer, y no hay nada que yo pueda hacer, para salvar a este mundo, y no hay nada por sí solo que yo pueda hacer que va a permitir que mi vida vaya bien.

El punto focal de lo que va a hacer que este mundo vaya bien y lo va a hacer creativo—el manantial de eso—es que tú digas por ti: “Sí, depende de mí” y que yo diga por mí: “Depende de mí”. Y entonces es aceptar que el componente central de eso es la calidad del espíritu que estoy conociendo y expresando en mi mundo y encarnando. Puedo conocer eso personalmente. Y así es como empieza: individualmente. Puedo ser un instrumento de eso.

Lo que importa más que la forma en la que encuentra expresión, o la brillantez de las cosas que estoy haciendo o la fuerza de ellas, lo que importa más es simplemente que he aceptado para mí mismo que depende de mí. Y la naturaleza espiritual que estoy conociendo, la calidad de ello, refleja lo que he aceptado para mí mismo.

¿Si realmente depende de mí, si mi vida y mi mundo dependen de mí y mi misión sagrada depende de mí, cómo lo desempeño? Ya he afirmado que con la expresión espiritual de una persona las cosas son totalmente diferentes. Pero, ¿cómo cambias eso para ti mismo? No cambia porque de alguna manera trabajo duro en eso. Mi experiencia espiritual cambia porque apelo y tengo acceso al gran y vasto recurso de eso dentro de mí.

Esto sugiere que yo, como ser humano, me estoy abriendo a esa realidad en mí mismo para dejar que venga cada vez más poderosa, cada vez más claramente, cada vez más lúcidamente y cada vez con más integridad en mi propia experiencia. Y estoy tratando de imbuir todas mis relaciones y todo lo que hago y todo lo que creo de esa calidad. Esa intención y la expresión espiritual que se desprende de ello es la piedra angular de todo.

De ninguna manera sirve eludir eso y esperar que alguna creencia en una espiritualidad más allá de uno mismo salve el día. Y no me importa qué nombre quieras ponerle a eso, ya sea Jesús o ya sean los Pleyadianos o cualquier otra persona. En la experiencia de la espiritualidad verdadera, no se puede eludir la expresión “Depende de mí”. Y nada menos que eso será suficiente, lo que significa que ningún nivel más bajo de la función humana, ninguna idea, ninguna creencia, ninguna acción por sí sola va a salvar el día. Cuando realmente aceptamos que depende de nosotros, comenzamos a adentrarnos en una experiencia de superconductividad.

Tu deseo, tu visión y tu misión sagrada no provienen de ningún lugar. Provienen de una realidad que está dentro de ti que quiere expresarse en el mundo a través de ti, como tú. Así que cuando aceptas tu misión sagrada, estás aceptando toda la sabiduría, toda la verdad de eso y todo el poder y el amor de eso que es único para ti, y te estás abriendo para conectarte con eso de una manera que es únicamente tuya porque te estás conectando con algo que es únicamente tú. Por lo que te estás preparando para la lucidez espiritual, la coherencia, la brillantez—la superconductividad.

Así que oro por eso en Sunrise Ranch. Oro por eso contigo y con nosotros. Y como mínimo tenemos momentos de ello, ¿no es así?, ¿momentos donde simplemente se ilumina entre nosotros y sentimos la lucidez y la coherencia de lo que estamos compartiendo? Yo digo que eso pasa porque cada uno de nosotros estamos siendo superconductores. Cada uno de nosotros estamos abrazando nuestra propia misión sagrada y, a cualquier grado, cada uno de nosotros estamos aceptando la expresión: “Sí, depende de mí”. Cuando hacemos eso juntos, nos volvemos brillantes. Nos volvemos poderosos de una manera muy fácil. Nos volvemos inteligentes juntos.

¡Me gusta sentirme inteligente yo solo! Pero realmente prefiero más ser inteligente juntos. Tenemos el gran potencial de ser súper inteligentes juntos—súper iluminados, súper cariñosos, súper poderosos. No porque estamos tratando de serlo, no porque estamos flexionando los músculos, sino porque hemos ganado lucidez, hemos ganado superconductividad.

A esto le llamamos la Third Sacred School (Tercera Escuela Sagrada), donde la First Sacred School (Primera Escuela Sagrada) es física de naturaleza y la Second (Segunda) es mental. La Third Sacred School se hace patente en la expresión espiritual. Es la Sacred School de la expresión Depende de ti.

 Aquí estamos, llegando a este punto en la evolución de la consciencia humana y en la evolución de la espiritualidad que depende de estas cosas. Te estoy planteando la idea de que nada funciona sin esto y todo funciona con esto. No necesitamos solo esto, pero necesitamos esto: Depende de ti. Y esto que he estado diciendo permite que todo ello empiece a ir bien para nosotros individualmente y para nosotros juntos—”nosotros”, una pequeña comunidad de cien personas aquí en Sunrise Ranch; y luego “nosotros”, las personas con las que estamos conectadas y luego “nosotros”, toda la humanidad.


David Karchere

March 24th, 2017
Copyright © 2017 by International Emissaries

Posted in David Karchere | Print this page

Leave a Reply


back to top