Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International


El Pulso del Espíritu

Nuevas ideas, inspiración y visión sobre el proceso de transformación espiritual



Activación spiritual – remedio para el letargo espiritual

David-Karchere_NEW2014.200x243

La activación espiritual no una experiencia que se vive una sola vez. Es la participación en los continuos ciclos de la vida. Si piensa que: “Sí, yo fui activado en una oportunidad”, deja pendiente la pregunta obvia: ¿Y ahora qué?

La activación espiritual se logra mediante el amor y el amor tiene muchas facetas. El amor es el poder universal de toda la Creación. El amor engendra la vida. Sin amor, no hay vida. De manera que cuando estamos hablando sobre activación espiritual, estamos hablando sobre activación mediante el amor y estamos hablando sobre cómo estar realmente vivos. No sé realmente si se puede estar vivo sin estar activado mediante el amor. Cuando el poder del amor no está operando a través de nosotros, no hacemos más que ir por la vida como sonámbulos.

Cuando no hay activación mediante el amor, caemos en el letargo espiritual. ¿Nunca se ha sentido así cuando se despierta en la mañana? El letargo espiritual trae consigo desánimo y futilidad y, a menudo, culpamos a otros por circunstancias en nuestras vidas. Nos trae un sentido de rutina— actividad sin significado alguno que se realiza bajo un sentido de esperanza y posibilidad. El letargo espiritual trae consigo un sentido de soledad.

Me gustaría contemplar con ustedes lo que realmente crea la activación espiritual. En círculos religiosos, las enseñanzas en torno a la activación espiritual tienden a ocurrir en medio de mensajes en los que se apunta con el dedo y se declaran culpas: eres malo, te equivocaste, nunca serás lo suficientemente bueno. En la iglesia cristiana, a menudo se presenta como mensajes llenos de culpas, con la idea de que Dios, de alguna forma, nos va a penalizar por no haber hecho lo que debería haberse hecho espiritualmente. ¡Oh, eres una mala persona por qué no eres espiritual!

La realidad de la activación espiritual es muy simple y científica. Es también fácil de entender y aceptar cuando funciona. Contamos con el gozo y la emoción de lo que significa permitir que el amor nos active y nos permita sentirnos vivos. Cuando la tecnología que trae consigo la activación espiritual se quiebra en nosotros, caemos en el letargo espiritual, no porque algún Dios cruel y furioso nos esté penalizando por ser malos. Es simplemente una cuestión de tecnología quebrada.

La tecnología de la activación espiritual no es mecánica, como lo sería un motor a gasolina. No es electrónica, como un sistema de audio o un teléfono celular. No es ese tipo de tecnología. Es una tecnología biológica que funciona a través del cuerpo físico. La activación espiritual puede medirse en el cuerpo a medida que cambia el ritmo del corazón, el patrón de respiración, los niveles hormonales y la energía electromagnética. Pero la activación espiritual no comienza en el cuerpo físico y la activación espiritual no es puramente biológica.

Lo que ocurre a nivel biológico, en parte, es un reflejo de la consciencia humana. Los pensamientos de actividad espiritual aceleran la activación del cuerpo físico. Pero si bien los pensamientos son clave en el proceso de activación espiritual, tampoco se inicia el proceso con ellos. Es el cuerpo emocional el que se entona con el amor universal y la posibilidad de que el poder del amor fluya en su vida. Entonces el amor tiene la oportunidad de llegar. Ese poder activa el corazón y luego cambia nuestros pensamientos y nuestra biología.

Cuando usamos la palabra amor puede que nos estemos refiriendo al amor romántico o sexual. Indiscutiblemente el romance es parte de lo que es el amor. Pero el amor es algo mucho mayor que el romance que pueda surgir entre dos personas. El amor es el poder de activación del universo. El amor nos conmueve en formas místicas que traen significado e importancia a nuestras vidas. La expresión del amor nos confiere una verdadera razón para actuar en el mundo. Nos confiere una apreciación por todas las manifestaciones del amor universal alrededor nuestro.

De manera que, ¿cómo ocurre realmente la activación espiritual? Considero que es algo que vale la pena saber y entender, particularmente de forma en la que pueda valerse en su propia vida.

La poesía de Mary Oliver titulada “Wild Geese” lo dice de esta manera:

No es necesario ser bueno.
No es necesario caminar de rodillas,
arrepintiéndonos, por 100 millas a través del desierto.
Sólo tiene que permitir que el suave animal de su cuerpo ame lo que ama.
Háblame de desesperación, la tuya, y yo te diré la mía.
Mientras, el mundo continúa su curso.
mientras, el sol y las claras gotas de lluvia
se desplazan por el panorama,
sobre las praderas y los profundos árboles, las montañas y los ríos.
Mientras, los gansos salvajes, en las alturas del claro aire azul,
nuevamente se dirigen a su hogar.
No importa quién sea, no importa cuán sólo,
el mundo se ofrece a su imaginación,
llamándolo igual que los gansos salvajes, severos y emocionados—
una y otra vez anuncian su lugar
en la familia de las cosas.

Si bien existen muchos caminos espirituales que ponen de manifiesto el proceso de activación espiritual como algo extremadamente difícil–tal vez casi imposible— en realidad es muy simple. Es el poder del amor lo que descansa en el corazón de toda la Creación, en el centro de nuestro ser. Ese poder se nos hace presente en toda una gama de formas. No es sólo una fuerza invisible. Es una idea, una visión, un sueño o una obra de arte. Es un bebé, es un anciano, una sinfonía o un roble.

Sin embargo, nos da la impresión que la clave está en reconocerlo cuando nos llega y responder. Encontrar las formas más majestuosas, las más hermosas, disponibles a nosotros. Encontrar las representaciones más elevadas del amor disponible para nosotros. Al responder de la manera en que el amor universal lo visita, se encontrará respondiendo al propio amor. Esta es la segunda parte del proceso— dejar que toda su humanidad responda al amor, sacando ventaja de las oportunidades específicas que llegan a diario.

Nuestra respuesta al amor según se nos presenta establece la naturaleza de nuestras experiencias en la vida. De modo que… ¿cuán plena será su respuesta? ¿Cuán apasionada?

Una respuesta plena y apasionada al amor nos lleva a la unión con él. Es la unión entre toda nuestra humanidad con el poder del amor universal lo que crea la activación espiritual. En la cultura occidental, esa activación no es lo mismo que ser bueno de la manera que bueno se define culturalmente. Fervientes oraciones no nos convierten en buenos en nuestra cultura. Amar a otros no es ser bueno. Llevar una vida transformada no es ser bueno.

Es interesante ver que esos cristianos que elevan sus dedos acusatorios y dicen: debería darte vergüenza ser tan miserable pecador, están siguiendo enseñanzas que critican a la gente por ser “buenos” sin haber sido activados espiritualmente. Me gustaría valerme de una cita bíblica del Libro de Revelaciones, capítulo 2, que se refiere a esto:

El ángel de la iglesia de Éfeso escribe: Estas cosas dijo el que mantuvo las siete estrellas en su mano derecha, que caminó en medio de los siete candelabros dorados…

De modo que, ¿quién es el que camina con las siete estrellas en su mano derecha y en medio de los siete candelabros dorados? De hecho, somos nosotros— la realidad del Ser que somos. Somos un Ser de amor que camina en medio de la experiencia humana. He aquí la parte en que dice: “Sé cuán bueno eres, pero…”

Sé que trabajas, que eres laborioso, que eres paciente, y cómo no puedes soportar a los malos…

¡Se percibe una actitud santurrona ahí!

… y has tratado a esos que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y has descubierto que son mentirosos:

y has soportado, y has tenido paciencia, y a nombre mío has laborado sin desmayar.

No obstante, tengo algo contra ti, porque has abandonado tu primer amor.

El primer amor es tanto el poder de activación en nuestro interior como la respuesta de nuestro corazón ante ese poder de activación. Ayer, tuve la oportunidad de recibir en mis brazos a Gracie, una bebé de ocho meses descendiente de aborígenes australianos. La hice saltar sobre mi rodilla y la abracé. Me percaté que era la primera vez en varios años que tomaba a un bebé en brazos. Parecía poder absorber cualquier cantidad de amor y atención que la gente a su alrededor le estaban ofreciendo. En su inocencia, estaba modelando la capacidad natural que todos tenemos, no importa a qué edad, de responder al amor que se nos entrega. Por lo menos, si estamos dispuestos a recibirlo.

Juan, el autor del Libro de Revelaciones, continúa diciendo lo que ocurre cuando una persona no se conforma con ser bueno ante sus propios ojos y regresa a su primer amor:

Para aquel que se siente sobrecogido le doy a comer del árbol de la vida que se encuentra en medio del paraíso de Dios.

¡Los que superan el letargo espiritual viven!

En el capítulo 3 del Libro de Revelaciones, Juan dice:

El que logra superarse, el mismo que vestirá de blanco; yo no borraré su nombre del libro de la vida, sino que confesaré su nombre ante mi Padre, y ante los ángeles.

He aquí una imagen de activación espiritual. Si considera que las palabras le suenan poco familiares, ¿de qué otra forma le sonarían teniendo en cuenta la poca familiaridad con la activación espiritual que existe en la cultura occidental? La vestimenta blanca simboliza el aura de alguien que se encuentra espiritualmente activado. Estar en el “libro de la vida” es estar realmente vivo y ser parte de la historia de la vida en el planeta. Contar con alguien que confiese su nombre ante el Padre y los ángeles significa su desplazamiento hacia un campo de consciencia que incluye el cielo del Ser.

Esa representación del amor se reduce a nuestra capacidad humana y habilidad de recibirlo. Al recibirlo, contamos con la capacidad de entregarlo también a otros. El letargo espiritual deja a la persona seca, sin mucho amor que entregar a otros. Nos tornamos viejos, personas secas, si no podemos abrir nuestros corazones y recibir el amor.

La parte de la “vejez” parece ser inevitable. Estoy a punto de cumplir 65 años. En Norteamérica, eso significa que ya tengo derecho a recibir asistencia médica del gobierno federal (Medicare). ¡Qué impresionante! No me siento de 65 años. Pero la verdad es que me estoy poniendo viejo, tal como todos los de ustedes que no quieren enfrentar esa triste realidad, que es la salida temprana de la vida. Si bien la vejez es inevitable para todo el que está vivo, no tenemos que secarnos.

Podemos recibir amor a cualquier edad; y luego, porque lo estamos recibiendo, tenemos amor para entregar a otros hasta el último momento de nuestras vidas. Ese es el primer amor. Es el mismo amor que Gracie ofrece. No tiene edad si permitimos que así sea. Nos anima y nos hace entrega de una firma espiritual única en el mundo.


David Karchere

March 2nd, 2018
Copyright © 2018 by International Emissaries

Posted in David Karchere | Print this page

Leave a Reply


back to top