Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for March, 2018

La vida es un caleidoscopio

David-Karchere_NEW2014.200x243

Activación espiritual. La frase hace referencia a la existencia de algo que está ocurriendo en nuestro interior. Es un proceso interno. Pero, cuando lo experimentamos ¿es realmente algo totalmente interno? En otras palabras, ¿se experimenta la activación espiritual de manera aislada de otras personas? ¿Es posible que la activación espiritual ocurre para usted, para mí, en relación con alguien más? ¿Es posible que otra persona le haga llegar a usted esa corriente? Claro está que todos tenemos la opción no sólo de vernos activados, sino decidir qué ha de ser lo que nos active.

He notado en la cobertura de los medios de comunicación de los asuntos políticos en los Estados Unidos, que no hemos estado prestando atención a nuestros mejores ángeles, a nuestros más elevados ángeles. La imagen que surge en mi mente es la de un ángel que vuela sobre nuestras cabezas pero no se detiene a visitarnos. ¿Cómo puede ser eso? Hay algo que se aproxima en el planeta para toda la humanidad. Existe un camino hacia adelante. Sin embargo, y en lo que a mí respecta, podría pasarnos por encima sin darnos cuenta. Puede pasar frente a usted, sin que se dé cuenta, si se encuentra obsesionado con alguna otra cosa. Puede pasar frente a nosotros aquí en Sunrise Ranch. Podemos estar aquí, cortando el heno y cocinando nuestras comidas, y no ver los ángeles más elevados que pasan sobre nosotros dejándonos en una existencia mundana que no nos lleva a nada. Puede ocurrir para la organización de los Emisarios de la Luz Divina. Es un hermoso nombre y una maravillosa herencia, pero nuestros ángeles más elevados pueden pasar sobre nosotros si no estamos alerta a ellos.

La vida es un caleidoscopio. Cuando se mira a través de un caleidoscopio, se hace girar levemente y con cada giro surge un nuevo patrón, un nuevo color. La vida es así. Lo que existió antes puede haber cambiado. De hecho, el patrón de nuestra vida está cambiando constantemente. Si todavía estamos regodeándonos con el patrón anterior, incluso el último que se manifestó hace cinco minutos, bien podemos estarnos perdiendo lo que ocurre ahora.

Para poder recibir nuestros ángeles más elevados, tenemos que abrirnos al patrón emergente. El patrón contiene dos cosas, y ambas las captamos en la frase de activación espiritual. Existe lo que activa y lo que está siendo activado. El vigor de una vida medrando requiere de ambas cosas. Es la imagen de dos realidades uniéndose – el elemento que activa y lo que es activado. No existe activación espiritual alguna, ni Creación, sin esa unión co-creativa. Tenemos que estar en unión con nuestros ángeles más elevados. Tienen que visitarnos. Tenemos que atenderlos y vernos activados por ellos. En esa unión, todo tipo de cosas pueden ocurrir. Hay todo tipo de ideas, visiones, posibilidades que nos vienen a la mente. Hay amor que se reactiva en nuestro corazón. Todo lo que existe se torna nuevo. El mundo se refresca. Pero, nuestros ángeles más elevados pueden pasar sobre nosotros sin parar a visitarnos.

Está lo que activa y, luego, está usted para ser activado. A través de la magia de la reciprocidad, cuando estamos siendo activados nos convertimos también en activadores. Llevamos visión y la energía de la creación del  mañana. Llevamos vida a todo nivel de nuestro Ser y entonces estamos disponibles para la unión de co-creación con otras personas. Todo lo que es bueno surge de esa dinámica de seres humanos, uniéndose y llevando consigo el poder de activación de la Creación hacia todos los demás. De esa manera, nos unimos en la creación de un campo de activación espiritual con personas alrededor del mundo, todos unidos, creando un campo unido de co-creación. Invitamos a nuestros más elevados ángeles a ese campo. Invitamos a los más elevados ángeles de amor a ese campo – no sólo amor romántico y afectivo, aunque ¿quién se negaría a recibirlo? Yo traigo a los ángeles más elevados de Amor Universal a este campo para activarlo.

¿Qué tendría todo esto que ver con un futuro creativo para el mundo? Nuestros ojos se fijan en todo lo que está ocurriendo en el mundo actual. Proyecciones que no son buenas y todas las trifulcas políticas ocurriendo en los Estados Unidos y el resto del mundo. En 2017 desastres climatológicos costaron $306 mil millones de dólares a los Estados Unidos. Sin embargo, mientras nos enfocamos en tales cosas y los malabarismos políticos relacionados, no estamos abiertos a fijarnos en nuestros más elevados ángeles, no estamos trayendo respuestas positivas al mundo. Es obvio que en general en la humanidad, nuestros ángeles más elevados no están presentes para la mayoría de los seres humanos. Pero a través de seres humanos despiertos y despertando, nuestros ángeles más elevados están trabajando para hacernos llegar otra posibilidad.

En toda fase de nuestra experiencia humana, contamos con la oportunidad de unirnos en co-creatividad. Tenemos la oportunidad de unir genio con genio. Tenemos la oportunidad de unir corazón con corazón para crear un campo de corazones donde las personas puedan crecer. Es en nuestra unión, a medida que el caleidoscopio gira, que podemos reconocer y encarnar los nuevos patrones del Ser.

Hay muchas tendencias en nuestro mundo actual que ponen de manifiesto la desintegración de lo viejo. Eso es ciertamente el caso para nosotros en nuestras vidas individuales. Hay cosas para las cuales se vence “la fecha de venta” y no pueden continuar igual, por más que queramos lo contrario. Está ocurriendo a todo nivel de nuestra experiencia humana. Está ocurriendo en nuestros cuerpos físicos. Está ocurriendo en los patrones de nuestras vidas, los patrones de nuestras relaciones, los patrones de nuestra comunidad, los patrones de las organizaciones que integramos, los patrones de nuestro país y los patrones del mundo natural que nos rodea.

En la Ciudad del Cabo en Sudáfrica, anticipan que en mayo se les terminará el agua pública potable. Esto es algo real e inmediato pero, por supuesto, hay muchas otras cosas inmediatas y reales ocurriendo en el mundo que nos rodea. De esa manera,  ¿podemos percatarnos de los ciclos de desintegración que nos llegan? La desintegración es obvia a todo nivel, no cabe duda. Me atrevo a decir que no importa lo que hagamos ahora, eso no va a cambiar.

Conocí a un físico que cree que si invirtiéramos algo similar a las sumas que Estados Unidos aporta al presupuesto militar en nuevas tecnologías para extraer carbón de la atmósfera, podríamos revertir el calentamiento global. Es una idea noble y tal vez algún día ocurra. Yo apoyaría la idea de presentar la idea a consideración de los que toman estas decisiones en el gobierno. Pero, ¿cree que realmente sucederá? Podría ser, pero no sin antes ocurrir un despertar de consciencia de mayor envergadura.

La pregunta más abarcadora es: ¿estamos listos a revertir las tendencias desintegradoras tal como se manifiestan ahora en el planeta? Probablemente no. Pero podemos crear una nueva tendencia y vivirla nosotros mismos. Podemos ser el comienzo de lo que es nuevo mientras lo que ya no funciona deja de funcionar totalmente. Existe una cierta lógica en ese enfoque, ¿no es así? Lo que ya ha visto caducar su “fecha de venta” no funciona. El caleidoscopio gira. “Todos los caballos del rey y todos los hombres del rey no pudieron unir todos los pedazos de Humpty Dumpty”… no hay forma de volver a unir los pedazos del pasado. ¿Por qué no enfrentar esa realidad, ver el cuadro más abarcador y decidir ser parte de lo que está naciendo ahora? Acabo de cumplir 65 años y estoy renaciendo. ¿Y usted?

A menudo escucho a personas hablando – aparentemente con mucha lógica – sobre algún tema de actualidad. Puede ser política o asuntos mundiales. Puede ser sobre asuntos familiares, comunitarios o de organizaciones. Si extraemos un segmento de lo que se ha dicho, suena sumamente inteligente y sabio. Pero cuando lo pensamos con más detenimiento, nos damos cuenta que: “No están viendo lo que realmente está sucediendo. No se han percatado del cuadro más abarcador”. Retractándose un poco, usted comienza a ver lo que realmente está ocurriendo. Aparentemente brillante, ese extracto de 20 segundos comienza a perder todo sentido. En algunos casos, tal vez los interlocutores se encuentran enraizados en santurronerías. Todas sus aseveraciones se ubican dentro de una realidad que está muriendo, no existe ya resolución alguna para ese pequeño espectro de manera de pensar, esa estrecha perspectiva. Para esas personas, no existe una visión más abarcadora. No han podido todavía darse cuenta que ha caducado la “fecha de venta” y que lo existente ya no funciona. No importa lo que hagan, el mundo al que se refieren en ese pequeño espectro de su conversación se está desmoronando.

Simultáneamente, no ven lo que está emergiendo que sí funciona. Lo que puede nacer a través de cada uno de nosotros si lo permitimos. Cuando llegan nuestros ángeles más elevados tenemos que decirles: “¡Sí, vengan! ¡Acompáñenme y guíenme! Traigan su poder, su gloria”. Sólo entonces vemos la realidad emergente en la que el caleidoscopio está girando. Estoy observando lo que surge y me encanta. Hay vida en ese nuevo patrón. Hay vida para usted: hay vida para mí. Existe continuidad. Estamos en busca de la continuidad de la vida, no lo muerto para lo cual ya ha caducado la “fecha de venta”.

Estamos en busca de lo que avanza, donde la vida se manifiesta en el nuevo patrón que se está formando. Para nosotros, a nivel individual, el nacimiento de una nueva vida siempre está presente si nos internamos en el nuevo patrón y nos desplazamos con él. O tal vez estamos pensando: “estoy tratando de recordar la manera como se veía el caleidoscopio hace 20 años, tratando de re-crearlo ahora”. ¿Qué tal le está resultando ese esfuerzo? Hay un nuevo cuadro en el caleidoscopio y hay vida en ello.

¿Conoce personas que viven de esa manera? Debemos celebrarlas porque son terriblemente inspiradoras cuando nos encontramos con ellas. Expresan un tipo de efervescencia, un tipo de alegría, se sienten inspiradas e inspiran a otros. Llevan consigo el poder de Creación que cursa a través de ellas. Por supuesto que, el poder de Creación siempre está presente. Está en todo nuestro entorno. Hay cosas que están naciendo y cosas que están siendo descartadas. Hay un nuevo patrón que quiere nacer.

El problema para nosotros, los seres humanos, es que contamos con una faceta problemática. Se llama nuestra mente. La designo como “problemática” porque requiere de nuestra participación consciente para desplazarnos con los patrones cambiantes del caleidoscopio en nuestras vidas.

El mundo natural no requiere de una mente consciente para desplazarse con el proceso de la Creación. Simplemente lo hace. Las rocas, los osos, las aves. Simplemente se deslizan a través del proceso. Los patrones de la Creación están integrados a sus experiencias. Nosotros tenemos que pensar que es un reflejo de los giros del caleidoscopio. Tenemos que pensar que eso es estar consciente de nuestros ángeles más elevados. Y entonces, con esa manera de pensar, tenemos que tener el corazón para decir: “¡Sí!” Requiere de participación consciente de esa manera, con pleno corazón y mente.

De modo que mientras la mente humana es una faceta problemática de nuestra composición humana, es también una faceta gloriosa de ella. Podemos participar conscientemente con nuestros ángeles más elevados. Yo puedo participar en co-creación con usted y usted conmigo, y todos juntos. A todo nivel de consciencia encontramos los patrones del caleidoscopio que están emergiendo, llamándonos a unirnos, a crear juntos y traer algo nuevo al mundo.

¿Qué traerá usted?

David Karchere

March 30th, 2018
Copyright © 2018 by International Emissaries


back to top