Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for June, 2016

Convergencia

David-Karchere_NEW2014.200x243

Hemos tenido un calendario maravillosamente lleno en Sunrise Ranch durante la semana pasada. Para mí, personalmente, ha sido un tiempo muy rico y completo. Después de mi viaje de 19 días a Noruega, Inglaterra y el país de Gales, di la vuelta y viajé a Edenvale y Kamloops, en Colombia Británica.

A mi regreso a Sunrise el 18 de mayo, asistí a la sesión de clausura de una capacitación en Justicia Unitiva y luego a un Foro de Sinergia del Global Purpose Movement. GPM es una colaboración de varias organizaciones y personas, incluyendo The Fetzer Institute, el Instituto de Ciencias Noéticas, la Fundación para la Evolución Consciente, Greenheart International y Sunrise Ranch.

Cincuenta y cinco personas participaron. Muchos de ellos se están haciendo amigos, y estamos explorando posibilidades de colaboración.

El liderazgo visionario de Barbara Marx Hubbard jugó un papel importante en el Foro de Sinergia. A los 86 años de edad, ella es una voz inspiradora para una visión emergente del futuro.

El viernes por la tarde en el Foro, Ken Wilber se dirigió al grupo a través de Skype y presentó una fascinante visión de la evolución de la consciencia humana. Ken es un filósofo y escritor que es más conocido por su Teoría Integral, la cual intenta sintetizar todo el conocimiento y la experiencia humanos.

La charla de Ken abordó dos elementos de la evolución de la consciencia: el despertar y el crecimiento.

Fue profundamente reveladora y contuvo ideas que me son familiares en mi propia observación de las personas.

El despertar es activación espiritual.  Se materializa a través de la meditación, a través de la oración o en un sinnúmero de otras maneras. No todos los que son religiosos o se encuentran en un camino espiritual llegan a un lugar de despertar espiritual, pero algunos sí. Es una conciencia de la trascendencia de cualquier manera que se describa.

Ken estaba diciendo que cuando una persona se despierta, la conciencia espiritual se activa a través de cualquier nivel de madurez que esté presente en la persona. Por lo tanto, podría haber una persona que no es madura desde el punto de vista de su propio crecimiento humano, pero aun así está despertando espiritualmente. De hecho, podrías tener una cultura de personas que son inmaduras y, sin embargo, están despertando espiritualmente.

Él plantea que existen niveles de desarrollo para la persona. El estudio del desarrollo humano ha sido descrito por personas como Abraham Maslow y Jean Piaget durante el siglo pasado. Esos niveles de desarrollo también son relevantes para la cultura.

En un nivel inferior, una persona o cultura es orientada egocéntricamente—todo sobre mí. A medida que una persona o cultura se desarrolla, se puede volver todo sobre nosotros.  Este es un punto de vista etnocéntrico.

Ken describe el estado más evolucionado de la consciencia y la cultura como integral.  Integra todos los niveles inferiores. Un nombre que yo usaría para un estado de consciencia más evolucionado es universal. En ese estado somos conscientes de que todos los niveles de la experiencia humana están incluidos. También somos conscientes de que aunque cualquier experiencia puede ser relevante para mí y para nosotros, también tiene una dimensión universal. Esto es concerniente a todos y a todo.

El despertar ilumina cualquier estado de crecimiento que una persona puede haber logrado.  Si una persona está centrada en el ego y tiene una experiencia de despertar, puede que tenga un grado de inspiración espiritual. Pero es visto en términos de mí y mío. Estoy ilustrado y nadie más lo está. Estoy iluminado y nadie más lo está. Soy virtuoso y nadie más lo es.

Cuando una persona etnocéntrica despierta, se inspira en algo que considera concerniente a su grupo—su credo, su camino, su cultura. Es fácil ver cómo hay personas de muchos caminos religiosos y espirituales que creen que solo ellos han encontrado el camino a Dios, la iluminación o la salvación. Otros pueden ser considerados que irán al infierno, o como parte de una alianza que está luchando contra las buenas personas. La guerra religiosa es creada por la intersección del despertar y un estado de consciencia etnocéntrica.

El crecimiento es importante.  Cuando asumí la responsabilidad del liderazgo de los Emissaries en el 2004, estaba tratando de averiguar qué diablos estaba pasando. ¿Qué estaba pasando con Sunrise Ranch en aquel momento? ¿Qué estaba pasando con Emissaries of Divine Light? ¿Y por qué estaban pasando las cosas de esa manera? ¿Y por qué las personas que estaban despiertas espiritualmente, hasta cierto punto en cualquier caso, no siempre actuaban con madurez? Me preocupaba profundamente por el proyecto que estaba dirigiendo. Y por lo tanto hice algunas preguntas profundas.

Llegué exactamente a la misma conclusión que Ken llegó: que el despertar espiritual no garantiza el crecimiento, y que realmente necesitamos ambas cosas. Si una persona es inmadura desde el punto de vista del desarrollo, ¿realmente quieres iluminarla con altos niveles de despertar espiritual? Como Marianne Williamson señala, los terroristas que cometieron los actos horribles del 11 de septiembre no tenían falta de inspiración y compromiso. Estaban iluminados. Sin embargo, estaban en un estado etnocéntrico de la consciencia y la cultura.

Las personas de Sunrise Ranch en el 2004 no eran terroristas ni nada parecido. No obstante, había muchas pruebas de estados limitados del desarrollo humano. Llegamos a la conclusión de que necesitábamos un programa de educación que abordara tanto el desarrollo de la individualidad—el crecimiento—como el despertar espiritual, o el despertar.  Y así desarrollamos nuestro programa de Surgimiento Pleno de Uno Mismo. Se basa en la idea de que antes de que iluminemos al ser humano, deberíamos tener un estado sustancial de desarrollo humano que pueda soportar la llama.

Hace algún tiempo, algunos criticaron mi liderazgo espiritual por no ser tan brillante y esclarecedor como debería ser. Recuerdo que pensé, ¿Realmente quieren iluminar esto?  Yo quiero construir algo que podría cargarse. Quiero construir algo en la conciencia y en la experiencia que otros y yo hemos tenido en el que haya suficiente madurez, suficiente sustancialidad como para que pudiéramos dejar que el fuego caiga del cielo y nos iluminemos de una manera hermosa. Quiero ser Emisarios de la Luz Divina, no Emisarios de la Humanidad Quemada.

En la realidad, el despertar y el crecimiento pueden ocurrir juntos, uno alimenta al otro. Cuanto más crecimiento haya, más capacidad hay para la iluminación. Para que eso ocurra, las personas implicadas tienen que estar dispuestas a seguir despertando y a seguir creciendo. Mientras lo hacen, la conciencia universal se activa en una persona. Tienen más y más capacidad de influir en lo que está pasando en los niveles individuales y grupales de la experiencia humana, los cuales se han caracterizado previamente por el egocentrismo y el etnocentrismo.

Ken aclaró que el despertar espiritual de un individuo de por si mismo no garantiza que este vea los estados limitados del desarrollo humano que pueden estar presentes. Interesante… A partir de mi observación de las personas durante muchos años—y desde mi propia experiencia personal—tendría que estar de acuerdo. Al menos si defines el despertar espiritual de forma limitada. Mi experiencia me dice que se necesita interés agudo en tener una perspectiva más amplia sobre la experiencia humana propia para comenzar a ser capaz de verla por lo que es, sin juzgar. Y luego hacer algo al respecto.

Definido en términos más generales, una verdadera práctica espiritual incluye este tipo de trabajo. No es algo que ocurre solo porque meditas, haces yoga, practicas attunement, vas a la iglesia o rezas. Ocurre porque arrojas luz sobre tus propios estados de ego y tus propios estados culturales limitados—tu propio etnocentrismo. Se necesita eso para estallar en lo trascendente y lo universal.

¿Qué crees que constituye una masa crítica de personas que están despiertas espiritualmente desde una perspectiva universal? ¿Qué porcentaje de la población mundial se necesitaría para conducir toda la población a esa experiencia? Yo mismo no puedo decirlo con total seguridad. Puedo decir que esto es a lo que estoy dedicado personalmente.

Convergemos a medida que ascendemos a esa experiencia. Nos unimos. Al subir a la cúspide de la pirámide de la consciencia, nos encontramos allí. No estamos deambulando en la base de la pirámide de la consciencia, de modo que a veces nos topamos los unos con los otros pero nos sentimos aparte y no sabemos cómo encajar. Al subir a lo universal, lo cual se encuentra en el ápice, estamos trascendiendo el ego y la cultura humana. Ya no estamos atrapados en esos niveles de experiencia, sino nos convertimos en los maestros de ellos—en maestros de la individualidad y maestros de la cultura. Ya no estamos atrapados en el ego y no tropezamos por el ego de los demás. Ya no estamos atrapados en nuestra propia cultura y no tropezamos por la cultura de los demás.

Como consecuencia, estamos juntos como seres humanos, despiertos con respecto a quienes somos y despiertos con respecto a nuestro destino como humanidad: ser verdaderamente el homo universalis, el ser humano universal.

David Karchere

June 17th, 2016
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top