Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for May, 2016

Inteligencia emocional

David-Karchere_NEW2014.200x243
Hasta finales del siglo XX, el debate en torno a la inteligencia fue definido específicamente en los círculos académicos y a menudo se midió por el CI. Se le prestó poca atención a lo que podría significar ser emocionalmente inteligente. Hoy en día, hay un debate que se está abriendo, originado por las investigaciones que fueron realizadas por dos psicólogos, Mayer y Salovey. En 1995, Daniel Goleman publicó un libro muy famoso titulado Inteligencia Emocional, el cual inició un debate más amplio en torno a este tema esencial.

La cuestión de la inteligencia emocional tiende a estar dominada por los psicólogos que a menudo tienen la función de tratar con clientes que tienen dificultades emocionales graves. Así que naturalmente, el debate sobre la inteligencia emocional puede girar en torno a lo que puede ir mal para las personas y lo que podría significar obtener un nivel de funcionalidad emocional que permitiría que una persona se desenvuelva en el mundo.

También hay cierto interés por la inteligencia emocional en los círculos empresariales, con la idea de que las personas se volverán más eficaces como líderes organizacionales si hay un aumento en la inteligencia emocional.

Me alegro por el trabajo que se ha hecho hasta ahora para abrir este campo. Pero existe la posibilidad de que no se entienda lo esencial con respecto a lo que está abriéndose paso a través de la consciencia humana, lo cual va mucho más allá de la capacidad de desenvolverse o la capacidad de superar en los negocios con más inteligencia emocional. Creo que necesitamos una definición de inteligencia emocional que se vea en el contexto de nuestro potencial creativo como seres humanos.

La verdadera evolución que se está produciendo en la experiencia humana es un adelanto muy importante hacia la verdadera fluidez emocional. La fluidez emocional habla el idioma del alma y el idioma de la Creación. Es la capacidad de hablar lo que es cierto de una manera que es cierta. Es la capacidad de darle expresión exactamente a lo que sería más creativo ahora, en el momento actual. Esto contrasta la expresión emocional que está en reacción a lo que se ha producido en las circunstancias que rodean a una persona. La expresión emocional a partir de esto casi nunca es creativa. Demuestra falta de fluidez emocional.

Hay una conciencia creciente de la necesidad de darle expresión creativa emocionalmente a cualquier cosa que serviría en un momento dado, a lo que sea verdaderamente apropiado—no solo socialmente apropiado, sino a un nivel mayor de idoneidad que es la participación en el proceso de la Creación. Después de todo, somos seres Creadores. Las palabras y la música de nuestra creación tienen que estar alineadas. Tanto la forma de nuestra expresión como el componente emocional tienen que estar alineados con nuestra intención creativa si queremos llevar una vida creativa y plena.

La mayoría de las personas se resistirían a admitir que miran su mundo a través de su cuerpo emocional. Como se dice, puede que veamos por espejo oscuramente. Puede que nos encontremos mirando a través de un cuerpo emocional que tiene todo tipo de cicatrices, todo tipo de patrones, todo tipo de turbiedad. Eso es verdad del cuerpo emocional de la humanidad en su conjunto. Por lo que no sería sorprendente si nuestra propia experiencia se ve afectada por los fenómenos de mayor tamaño. En consecuencia, aunque puede que miremos el mundo y supongamos que vemos lo que hay realmente allí, es posible que no sea así. Vemos a través del cuerpo emocional. Por supuesto, no solo miramos el mundo—nos miramos los unos a los otros y nos vemos los unos a los otros, no necesariamente a través de lentes de color de rosa, sino a través de lentes turbios. Cuando nos relacionamos con el pulso mismo de la vida que está dentro de nosotros, incluso esa relación con la vida misma puede ser coloreada por la falta de fluidez emocional y transparencia.

La importancia del estudio de la inteligencia emocional en la actualidad es que una conciencia está abriéndose paso a través de la superficie de la consciencia humana. Esa conciencia es algo que los profetas de todos los tiempos sabían que era necesaria. Cualquier líder espiritual con una visión a través de los milenios ha sabido que tendría que llegar el día cuando la humanidad finalmente llega a un punto de fluidez emocional y transparencia.

El profeta espiritual en quien se confiaba en la civilización occidental en la mayoría de los casos, Jesucristo, hizo esta declaración:

Bienaventurados los de limpio corazón: porque ellos verán á Dios.

¡Qué hermoso! Es difícil llegar a aceptar estas palabras si no se tiene un verdadero entendimiento transparente de la verdad. El cristiano promedio podría pensar que es blasfemia si tú o yo dijéramos que vemos a Dios a través de un corazón puro.

Ver a Dios—eso significa que estamos viendo la realidad de Dios dondequiera que miremos—en otras personas y en la Creación alrededor. Estamos conociendo esa realidad y la estamos viendo. Y sí, también estamos viendo otra cosa: estamos viendo el mundo humano, las chimeneas y el asfalto y todo el resto, y en el seno de la humanidad estamos viendo algo que está bloqueando el poder creativo de Dios que está dentro de todas las personas y dentro de todas las cosas. Sí, podemos ver lo que está bloqueando la realidad de Dios, pero con un corazón puro también podemos ver esa realidad que está en todas las personas y en todas las cosas.

Hoy en día, muchos incluso han dejado de pensar en la pureza de corazón. Ha dejado de ser un objetivo para ellos porque ven la pureza de corazón como algo irrelevante. Es comprensible dado las ideas mojigatas y puritanas sobre lo que podría ser la pureza de corazón—algún tipo de castidad, algún entendimiento inmaduro de ser bueno. Si yo pensara que esto es lo que la pureza de corazón significa, también rechazaría la idea.

Un corazón verdaderamente puro es un corazón con fluidez emocional. Es un corazón que es emocionalmente inteligente. ¿Y qué es la inteligencia emocional? ¿No es estar conectado profundamente con el poder de la Creación y con el Creador Mismo? ¿No es conocer ese poder dentro de uno mismo en nuestra propia condición de ser el creador?

La fluidez emocional no es una especie de estado de pureza estática y prístina, sino un estado muy dinámico en el que uno se mueve con el poder de la Creación al ser un creador y expresa el poder creativo que se desplaza por el cuerpo emocional. La verdad es que vivimos cada aspecto de nuestra vida, y funcionamos en cada ámbito de nuestra humanidad, a través de nuestro cuerpo emocional. Pensamos con la energía que tiene que desplazarse por el cuerpo emocional. Y por cierto, si ese cuerpo emocional es agitado no pensamos muy bien.

Cuando nos relacionamos con otras personas, nos estamos relacionando a través de nuestro cuerpo emocional. Es posible que nos guste pretender que estamos siendo tan inteligentes acerca de las cosas, tan apropiados acerca de las cosas. Pero para muchas personas, las palabras y la música simplemente no tienen sentido—no cuajan. Existe la forma externa de sus palabras y acciones, pero la energía emocional de lo que se está compartiendo en la relación es algo totalmente diferente. Todo se cuaja para nosotros cuando las palabras y la música se cuajan, cuando la forma de cómo vivimos en nuestra vida coincide con la energía que viene a través del cuerpo emocional.

Esta es la hora de la verdad. Realmente es algo muy sencillo y no debería ser tan difícil aprender a ser emocionalmente inteligente—a superar las cosas que nos impiden expresar lo que es apropiadamente creativo en cualquier momento. Sin embargo, parece ser todo un obstáculo para toda la humanidad. Mira en cualquier parte—la política, las relaciones personales, las relaciones entre las naciones—las palabras que son habladas y las medidas que se toman, en su mayoría, se expresan a través de un cuerpo emocional reactivo y turbio. Por eso es que salen así. Los profetas de todos los tiempos sabían que esto iba a pasar—viviremos o moriremos como una raza dependiendo de si obtenemos inteligencia emocional o no. Seguimos adelante para cumplir nuestro destino como raza si nos volvemos emocionalmente inteligentes, si hay una pureza de corazón que permite que el poder del Creador que está dentro de nosotros emerja de manera clara y efectiva. Se reduce a eso, y nada más será suficiente.

La religión por sí sola no será suficiente. La religión tal como es no nos va a llevar a un lugar donde vivamos creativamente en el planeta Tierra y no solo sobrevivamos sino que prosperemos los unos con los otros y vivamos en armonía. No puedes llegar allí solo por ser religioso. Una persona tiene que volverse emocionalmente inteligente si va a abrazar el poder de la Creación que está dentro de su propia alma.

No puedes llegar allí solo por ser espiritual, como podrías pensar al respecto, a menos que ser espiritual significa llegar a un lugar de transparencia en ti mismo donde la energía que viene a través de ti es la energía del Creador que está dentro de ti, y es evidente y apropiado y preciso para la medida creativa que se debería tomar exactamente en la actualidad en el proceso de la Creación con relación a lo que está en juego ahora en el proceso de la Creación en tu campo. Si eso es ser “espiritual”, eso es lo que se necesita. Pero sin eso, podrías ser tan espiritual como desees, y puedes canalizar los extraterrestres nórdicos, y puedes alcanzar el nirvana, la salvación, la ascensión o cualquier otra cosa que quieras intentar, pero no se logrará lo que se debe lograr si vamos a cumplir nuestro destino como seres humanos y como raza humana sin un cambio en tu estado emocional.

Debemos volvernos emocionalmente inteligentes. Y ser emocionalmente inteligente es ser emocionalmente transparente para que la realidad del Creador que somos se haga evidente.

Tengo una visión de una cultura de personas con fluidez emocional. Hoy en día, es más visión que realidad. Porque aunque conozco la fluidez emocional personalmente, a cualquier grado, y comparto esa experiencia con un círculo de personas relativamente pequeño, la experiencia general de la humanidad como un todo es de reacción emocional. Eso limita mucho la fluidez emocional de una persona. Para muchas personas, hace que su capacidad emocional, con su posibilidad de alteración, ira, resentimiento y miedo, se sienta más como una carga que como una bendición.

¡Creemos una cultura de fluidez emocional! Hablemos el idioma del alma y del espíritu del Creador en el mundo de un modo positivo que afirme la vida y traiga el poder del amor.

En el Pulso del Espíritu de la próxima semana, exploraré aún más la relación entre la inteligencia emocional y la constelación de la Realidad del Ser en nuestra experiencia humana.

 

David Karchere

May 20th, 2016
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top