Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for February, 2016

Decir que “sí” al corazón hambriento

JaneAnetrini_NEW2014.200x243He descubierto con las personas que me encuentro una mezcla de añoranza y recuerdos nostálgicos, todo sucediendo al mismo tiempo. Me encuentro con personas que tienen la experiencia de saber algo que no pueden nombrar. Puede ser interpretado como algo que recuerdan y no pueden recordar por qué lo recuerdan. He tenido esa experiencia. He estado en medio de un sentido pacífico y glorioso de la creación que me resulta tan familiar, y no recuerdo un momento en mi vida que alguna vez fuera así. Quizás fue así cuando era una niña y el recuerdo está en mis células. Creo que es parte de la experiencia humana. Hay células resonantes en cada ser humano vivo que tienen ese conocimiento, ese recuerdo de cómo funciona realmente la vida y de que una vez funcionó así.

Hace años, un amigo escribió un libro titulado Memories and Visions of Paradise (Recuerdos y visiones del paraíso). Hay personas que tienen recuerdos y visiones de un tiempo del paraíso, un tiempo del Edén, un tiempo en que las cosas estaban funcionando conjuntamente, donde los ángeles se conocían y estaban creando un murmullo de asombro en el planeta.

Esta es una cita del Libro de Lucas en el Nuevo Testamento que es relevante para mí en este sentido: “Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente”. (Lucas 15:10) Ahora bien, eso podría parecer muy religioso. Pero para mí, no se trata de arrepentirte de tus pecados. No significa ponerte de rodillas y golpearte la espalda con un látigo de nueve colas.

Yo solía pensar que el arrepentimiento significa “Lo siento, lo siento, realmente lo siento”. Hay valor en una verdadera disculpa, pero el arrepentimiento se trata de volverse—en esta consideración una vuelta hacia eso que te recuerda algo maravilloso. Es el júbilo de los ángeles de Dios cuando un ángel recuerda.

El arrepentimiento significa volverse, cambiar de dirección. Hay júbilo en mi corazón cuando estoy con alguien que tiene esta experiencia de arrepentimiento, esta experiencia de añoranza que resulta en una vuelta. Es posible que es porque estamos en presencia de una bandada de ángeles que viven juntos en la maravilla de un murmullo. Doy gracias porque hace años entré en una atmósfera donde tuve una respuesta emocional que no tenía ninguna razón lógica. Yo estaba en medio de algo que pensé, cualquier cosa que sea esto, no lo voy a dejar; o quienquiera que seas, me voy a quedar a tu lado.

Esta es una gran oportunidad para poder aceptar el despertar de alguien y decir que sí. He tenido a muchas personas que acuden a mí, queriendo conectarse, donde la respuesta fácil para mí sería “No, eso sería demasiado complicado; no entiendo cómo eso encajaría; realmente no sé quién es usted; usted podría arruinar todo aquí en Sunrise Ranch; así que no, gracias”.

Entonces, ¿cuál es la manera más creativa y eficaz de decir que sí? ¿Puedes decir que sí y todavía cuidar de un recipiente del que eres responsable? Esta es una manera: “Dime más. Estoy interesado”.

Estuve agradecida por aquellos que no me rechazaron. Yo era una neoyorquina y no parecía encajar en la realidad que se estaba viviendo en Colorado. Cuando me mudé aquí desde Búfalo era más inquieta, más extrovertida que muchas de las personas que me rodean. Trabajé en una clínica y hubo personas con quienes trabajé que me decían que necesitaba cambiar. Estoy tan agradecida por aquellos que me dieron la bienvenida y disfrutaron de estar conmigo tal como me expresaba en ese momento de mi vida. Me recibieron de tal modo que me pudo ayudar a llegar desde donde estaba adonde quería estar y a ser quien quería ser.

Así que, ¿cómo podemos hacer eso con gracia e invitación? ¿Cómo hacemos las preguntas correctas que hacen que una persona se sienta bienvenida, que sienta que estamos interesados, que vemos el brillo de sus ojos, que vemos que es parte de nuestra familia? ¿Qué podemos decir o hacer para recordarle que es un ángel? ¿Y cómo podemos decir: “Sí, me alegra que estés aquí; tengo muchas ganas de conocer más sobre usted”, sabiendo perfectamente que es posible que esa persona venga precipitadamente de una cultura muy diferente a la nuestra? Esa persona está familiarizada y cómoda con sus viejas maneras de ser, mientras toca algo nuevo que está ansiosa por conocer. Todavía no ha sabido cuán increíble es realmente por dentro porque ha trabajado duro para encajar en el mundo exterior.

Actualmente estamos recibiendo solicitudes para nuestro programa de Emergencia Plena de Uno Mismo, el cual comenzará de nuevo en abril. Yo estaba entrevistando a una mujer por teléfono, preguntándome cuáles eran las cosas correctas que debería preguntar para que ella pudiera sentir mi interés en saber quién es ella. ¿Cómo puedo hacer que se sienta bienvenida lo suficiente como para darse a conocer? No por mi curiosidad, sino para satisfacer el deseo de conectarse, de sentirse bienvenida tal como ella es. Podría empezar preguntándole sobre todas sus limitaciones y nombrar algunos de los retos que puede enfrentar en el programa. En cambio, le hice la pregunta: “¿Qué hay en su primera fila espiritualmente y por qué quiere estar aquí?” Espero que ella pudo notar que estoy ansiosa por conocerla. Espero que ella pudo sentir mi sí. Sí, ven y estate en medio de los ángeles que estás buscando.

Hay una manera de decir que sí que aumenta la conexión entre las personas mientras todavía se mantiene y se protege el recipiente en el que están entrando. ¿Crees que puedes hacer eso? Muchas personas piensan que no pueden, por lo tanto simplemente siguen diciendo no. “No, es demasiado; no necesito más gente”. Tengo un amigo que solo se permite tener tres amigos. Y él es serio—dice: “No puedo manejar más de tres, y si encuentro a alguien que es más bueno voy a dejar de lado a uno de los tres que ya tengo”. Lo dice con humor, y sé que él tiene mucho más de tres amigos. Pero, en su cabeza, él tiene la creencia de que es mucho trabajo tener amigos, rodearse de ellos, caerles bien, hacerles saber que se preocupa por ellos… y no para de hablar… “Yo realmente no quiero tener que recordar cumpleaños o llamarlos y preocuparme”. Pero se ha esforzado; se ha acercado a mi casa con lirios que ha cortado en su jardín porque sabe que me encantan. ¡Tal vez yo era uno de los tres mejores de esa semana!

Hay un patrón de poder que se produce cuando los ángeles están volando en un murmullo porque el acuerdo es con algo superior. Crea una atmósfera tangible. Las amistades, las aventuras amorosas y los matrimonios que están basados en ese tipo de acuerdo son una experiencia increíble. Las amistades, las relaciones y los matrimonios que se basan en acuerdos terrenales son muy peligrosos porque las cosas terrenales cambian todo el tiempo.

Quiero volver a leer la cita de Lucas: “Hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente”. Hay tanto júbilo en mi corazón cuando alguien viene aquí y dice: “Me encanta lo que está pasando aquí”. Sé que se está arrepintiendo; está volviéndose hacia la realidad de la posibilidad celestial. No tengo que averiguar por qué le gusta. Hay júbilo en saber que alguien ve algo hermoso que resuena en su corazón. Lo reconoce diciendo: “Me encanta lo que están haciendo aquí”. Ahora estoy en condiciones de ofrecerle un sí. Puedo hacer que le resulte fácil ofrecer su amor, participar en la bandada de ángeles.

Sé que la mayoría de ustedes saben cuán guerrera soy con respecto a la protección de este recipiente en Sunrise Ranch. Estoy muy interesada en que haya un campo de acuerdo, una grey de personas de acuerdo manteniendo la cabeza del tambor tensa, de modo que la Palabra creadora pueda descender y hacerse sonar en el mundo. Esto es de vital importancia para mí. Pero para mí también es sumamente importante que las personas encuentren un camino a casa, lo que significa que cuando vienen yo puedo mantener el recipiente y dejar que ellos vengan y sepan que estarán a salvo. Puedo mantener algo sagrado, permitir que penetre en mi mundo y mantener la respuesta que devuelve. ¿Cómo sabes que esa persona no viene especialmente debido a la radiación que emites? Puede que esa persona esté escuchando y recordando, en busca de algo. Has dado la bienvenida, y luego viene y tienes la oportunidad de decir que sí. Solo di que sí—no sí a todo. Solo di: “Sí, te veo. Bienvenido a casa”.

He sido privilegiada al estar expuesta a la formación durante muchos años. Muchas personas sabias me han abrazado y me han querido y siguen haciéndolo en mi proceso. Yo no soy perfecta ni estoy rendida y no estoy esperando a personas perfectas. Estoy esperando a las personas. Estoy dándoles la bienvenida a las personas.

Estoy dándoles la bienvenida a ángeles—personas que podrían estar sintiendo un poco de nostalgia y anhelo por un deseo que apenas pueden nombrar. A veces todavía tengo esa añoranza de experimentar que todo el planeta sea un hogar para el espíritu de Dios, el espíritu de la Creación que ocurre todo el tiempo. Está en mis células—lo sé. Y he encontrado un hogar y tengo el privilegio de decir que sí a aquellos que buscan. Sí, es posible; sí, es real. Déjame ayudarte a encontrar lo que buscas. Bienvenido aquí. Bienvenido a casa.

Jane Anetrini

February 26th, 2016
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top