Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for November, 2015

Activado

David-Karchere_NEW2014.200x243

Acabo de regresar de un maravilloso viaje de dos semanas a Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Son nueve horas de Denver a Londres, una escala de nueve horas en Londres, y luego un vuelo de once horas a Ciudad del Cabo. Y luego la misma cosa al revés de vuelta a casa.

He estado cuidándome la espalda debido a algunos espasmos y este tipo de viaje ciertamente la pone a prueba. Mientras estuve en Ciudad del Cabo me ayudó una talentosa terapeuta, Meryl Abrahams. Ella ejerce la quinesiología. Fue interesante ver su enfoque. En su idioma, había músculos que se estaban “desactivando” que necesitaban ser reactivados. Ella tenía maneras delicadas y eficaces de reactivarlos.

En los huesos, ligamentos y músculos del cuerpo se puede desarrollar una debilidad que da lugar a una espalda espasmódica. Ante esa debilidad, los músculos pueden tener espasmos para que la estructura física del cuerpo no esté más fuera de lugar. Así que los músculos no tienen espasmos sin razón. No obstante, puede ser doloroso. Parece que los músculos estuvieran diciéndote: “No te muevas”. Están tratando de ser útiles y proteger el cuerpo de daños. Pero la verdad es que no están funcionando como debieran funcionar.

Para volver a estar saludables, tiene que haber algún estiramiento de los músculos, una reestructura de su función y también un fortalecimiento de modo que los músculos no se preocupen porque las cosas vayan a estar fuera de lugar.

He intentado todo tipo de cosas para tratar este problema. Tengo una querida amiga, la Dra. Jane Anetrini, quien es una quiropráctica maravillosa y ha sido de gran ayuda para devolverle el equilibrio a las cosas. Y he descubierto que el masaje tailandés es una forma muy efectiva de ayudar con estos problemas. Lo que es realmente fortalecedor es que los remedios más eficaces son cosas que puedo hacer yo mismo—estiramiento y ejercicios.

He llegado a ver que los espasmos de la espalda son una metáfora de lo que ocurre en los otros niveles de nuestra experiencia humana. Del mismo modo que existen músculos cuya función apropiada puede ser “desactivada”, hay dinámicas creativas en nuestra psiquis que se desactivan. Hay músculos que adoptan una función protectora y dejan de impulsar nuestra movilidad, y un fenómeno similar puede ocurrirnos espiritualmente. Es muy comprensible que esto nos ocurra como seres humanos. Hay trauma en nuestra experiencia humana que puede poner en marcha estos mecanismos de protección para que las dinámicas dentro de nosotros que están destinadas para la creatividad terminen siendo usadas para la protección, de manera que al final sean antinaturales y poco saludables para nosotros. Tenemos que encontrar una manera de activar esos mecanismos para lograr una dinámica creativa.

Entonces, ¿qué surge en la consciencia que desactiva nuestra creatividad? ¿Y qué la vuelve a activar?

Hay dos dinámicas creativas principales implicadas. La primera es la capacidad de entregarse. No entregarse a las fuerzas del mal en el mundo que nos rodea sino entregarse a la fuente del amor y poder y verdad que está dentro de nosotros; entregarse a la única cosa a la que nos podemos entregar que nos fortalece y no nos esclaviza, la cual es la fuente creativa dentro de nosotros.

Una de las cosas que se confunde en la experiencia humana es la manera en que nos protegemos de nuestra fuerza. Necesitamos tener cierta protección para vivir en el mundo tal como es, pero cuando tomamos esa capacidad para proteger nuestro corazón y la volvemos hacia la misma fuente de nuestra propia verdad y poder, nos convertimos en personas desnutridas espiritualmente. Perdemos nuestra capacidad de ser blandos internamente, y entonces nos volvemos blandos con las cosas a nuestro alrededor que nos debilita.

Personalmente, yo me expongo conscientemente a experiencias que abren las capas protectoras de mi corazón, de modo que pueda ser calentado y alimentado, ennoblecido e inspirado por la fuente espiritual que yace muy profundo dentro del mismo. Para mí, las experiencias de una profunda comunión y adoración con los demás son una parte vital de ello. Mi corazón se abre en presencia de la verdad, lo sagrado y la profunda belleza que los demás comparten. Así que no solo busco esas experiencias; yo creo la oportunidad para que se den esas experiencias. Conspiro con amigos para ofrecerles esa experiencia a los demás.

De esta manera la blandura le abre la puerta al valor para actuar poderosamente en nuestro mundo. Nos da el alimento y la inspiración espirituales para llevar lo que tenemos para llevarle al mundo y para soportar al llevarlo con el paso del tiempo. Esta blandura libera el agarre protector y espasmódico que a veces una persona tiene sobre su propio corazón, y le permite usar su fuerza para la creatividad para la cual fue diseñada. Le permite vivir una vida sana espiritualmente.

Para activar estas dos dinámicas creativas poderosas—la capacidad de volverse blando en el interior y el valor para actuar enérgica y creativamente en nuestro mundo—una persona tiene que afrontar de manera consciente los factores en su propia psiquis que las han desactivado. Tiene que hacerle frente a los mensajes negativos en su propio corazón y mente que forman parte de su propio mecanismo personal de pérdida de poder.

Con la ayuda de Keahi Ewa, dirigí Becoming a Sun:  7 Steps to Embrace Your Personal Destiny (Convertirse en un sol: 7 pasos para abrazar su destino personal) en el Gate House Spiritual Centre en la Ciudad del Cabo. Este es un taller que está diseñado para activar las dinámicas creativas dentro de una persona que le permiten llevar una vida plena. Un ejercicio tras otro le dio a los participantes la oportunidad de tomar las dinámicas y liberarlas, las cuales pueden haber estado latentes y atrapadas en algún tipo de reacción protectora poco saludable. Los participantes recibieron mensajes positivos que fortalecen el corazón y la mente, y crearon mensajes positivos para sí mismos. ¡El resultado fue extraordinario! ¡Amor profundo! ¡Paz en el corazón! ¡Vigor y entusiasmo!

Así que te recomiendo el taller si tienes la oportunidad de participar. La próxima sesión será del 9 al 13 de mayo de 2016 en Sunrise Ranch. Sin embargo, por muy significativo que podría ser el taller para una persona, esa es solo una oportunidad específica de todas las oportunidades que tenemos para abordar los mensajes negativos que hayamos abrazado inconscientemente. Estos son algunos ejemplos de esos mensajes negativos.

Acabo de leer un artículo sobre el calentamiento global por Foster Gamble. Él argumentaba que la creencia en el calentamiento global está siendo difundida para quitarle el poder a las personas y las naciones. Sea cierto o no, es interesante reflexionar sobre el impacto de la creencia en el calentamiento global en la psiquis de la humanidad. Las graves consecuencias de ello, y la idea de que ya es demasiado tarde para hacer algo al respecto, puede provocar fácilmente una sensación de fatalismo y la creencia de que no hay nada que el individuo pueda hacer para realizar su propio destino personal o para cambiar el destino del mundo debido a estas graves predicciones. Para una generación anterior, la amenaza de la guerra nuclear tuvo el efecto similar de restringir cualquier sentimiento de esperanza y optimismo. Así que muchos terminaron pensando: El mundo va de camino a la destrucción independientemente de lo que haga.

Es fácil ver cuán desalentador puede ser el pesimismo del calentamiento global en la psiquis de las masas. Cualesquiera que sean los hechos—y hay que enfrentarse a una Verdad Incómoda, como Al Gore lo expresara—¿por qué el individuo debería reaccionar ante los hechos de una manera que le quite poder?

En el lugar que acabo de visitar en Sudáfrica escuché a personas políticamente astutas con una preocupación cada vez mayor por la corrupción del Congreso Nacional Africano, el cual controla el gobierno nacional. Al igual que en Zimbabwe y otros países de África, los líderes políticos parecen estar tomando acciones que le sirven a ellos y no a su país y al pueblo del mismo. Y al hacerlo, están traicionando el futuro de una nación. Para lograr esto, han estado culpando la grave situación del ciudadano promedio a la población blanca, aunque el Congreso Nacional Africano ha sido el partido dirigente en Sudáfrica desde 1994. Algunos creen que el país es dirigido hacia el malestar social y el declive económico por varias décadas; a una época más allá de la vida de algunos de mis amigos de Sudáfrica.

Tengo compasión de las personas en Sudáfrica que están enfrentando el destino de su nación y su propio papel en ello. ¿Pero aun así, por tan difíciles que puedan ser esas cosas, tienen que definir la propia vida de una persona? ¿Y es una ayuda dejar que esas cuestiones desactiven la dinámica creativa dentro de uno mismo como individuo?

Los hombres y mujeres blancos de Sudáfrica también tienen que lidiar con la versión sudafricana de lo que nosotros en América llamamos “acción afirmativa”. Cuando más de dos personas presentan una solicitud para un trabajo, es posible que la persona más cualificada no sea contratada. En esta forma de discriminación inversa, los hombres blancos son los últimos en ser contratados, seguidos por las mujeres blancas.

Sé que si viviera en Sudáfrica y deseara formar parte de la fuerza de trabajo, tendría que aguantar enormes sentimientos de desaliento. Y eso me parece muy injusto, a pesar del hecho de que la discriminación de los blancos contra los negros estuvo muy generalizada en la época del apartheid. No obstante, sé que hubiera decidido no desactivar mi propia fuerza de voluntad creativa, no caer presa de la desilusión y la decepción y el sentido de imposibilidad. De alguna manera, en cualquier parte que esté, quiero seguir entregándome y abriéndome y ablandándome ante la fuente de sabiduría y poder que está dentro de mí, y quiero estar creando. Y si me pagan por ello, ¡genial! Pero tengo algo que traerle al mundo y no estoy siguiendo el ejemplo de algún gobierno, de otras personas o de la sociedad en general. Y si hay aspectos de mí que se han desactivado, quiero volverlos a activar. Quiero vivir una vida fortalecida, una vida cumplida. Quiero hacer lo que vine a hacer aquí. Tengo un regalo que traerle al mundo, y creo que todos lo tenemos. No podemos llevar ese regalo si seguimos el ejemplo del mundo que nos rodea.

Cuando somos blandos por dentro, seguimos el ejemplo de la fuente de nuestra propia sabiduría y poder; del Creador que está dentro de nosotros. Nos convertimos en creador nosotros mismos.

He tocado una realidad dentro de mí que tiene fe en quien soy como ser humano y tiene fe en el regalo que tengo para traerle al mundo—una realidad que me fortalece en cualquier circunstancia para traer esos regalos. Creo que eso es cierto para cada uno de nosotros. Pero todos tenemos que activar esa función que pregunta, al igual que Meryl: ¿Cómo he dejado que mi espíritu creativo sea desactivado? ¿Cuándo dejé de amar? ¿Cuándo dejé de crear? ¿Cuándo dejé de expresar la fuerza de voluntad creativa de quien soy? ¿Cuándo dejé de creer que quien soy y lo que tengo para darle a este mundo es importante? Al encontrar los lugares que están “desactivados” dentro de mí, puedo volverlos a activar.  Cualquiera de nosotros podría hacer eso.

Este proceso implica el cuerpo emocional y la mente subconsciente, los cuales almacenan los mensajes negativos que hemos absorbido. Por lo que se puede sentir muy emotivo y dramático cuando tratamos las dinámicas creativas que se han desactivado y las activamos. Se puede sentir catártico. Se puede sentir atormentador y se puede parecer al éxtasis.

No importa cómo se sienta, el proceso de curación no es sobre el drama de ello. El proceso de curación es el despertar de nuestra creatividad. ¡Ese es el propósito! No importa cómo se sienta. El objetivo del proceso no es el drama del proceso de curación, aunque sí hay drama en el proceso. Se siente catártico para nosotros cuando nos abrimos y cambiamos. Y hay algo que se puede disfrutar en esa catarsis de modo que podamos estar en el proceso y podamos dejar que suceda. Al final, no se trata del drama, y si hacemos que se trate del drama probablemente nos quedaremos atascados en el proceso y no saldremos por el otro lado.

Al salir por el otro lado, es nuestra función creativa la que prospera. Eso es vivir una vida feliz y plena. Estamos activados. Descubrimos que tenemos un poder creativo que los gobiernos no pueden reprimir. Independientemente de las leyes que se aprueben, eso no va a cambiar el poder creativo que tenemos que traer. Muy a menudo, las personas piensan que el poder pertenece a otra persona que está en una posición de poder, ya sea gubernamental o corporativa, financiera, religiosa o científica, y se olvidan de que hay instrumentos de poder que todos tenemos como seres humanos, inherentes dentro de nosotros.

He aprendido que este es el mensaje de lo que sucedió al final del apartheid. Había un poder presente en el país que era más grande que el poder gubernamental, y ocurrió un milagro porque ese poder más grande estaba funcionando a través de las personas. Si pudo pasar entonces en esa circunstancia, podría pasar ahora con cualquiera. Podríamos soltar el agarre protector y espasmódico que tenemos alrededor de nuestra propia supervivencia y activar los instrumentos del poder creativo que están innatos en nuestra espiritualidad primaria.

En la historia de Pascua, Jesús es llevado a juicio y es acusado de provocar una rebelión en Palestina, la cual no hizo felices a los romanos. Cuando es interrogado por Pilato, el gobernador romano, Jesús hace esta declaración:

Mi reino no es de este mundo.

Evitando las capas de las creencias religiosas que rodean a Jesús, esta es una verdad que es relevante para nosotros hoy en día. Mi reino no es de este mundo. Se puede manifestar a través de un gobierno u organización mundana o cualquier otra cosa. Pero no es de esas cosas. Mi reino, mi creatividad, mi soberanía como ser humano, no es de este mundo.

Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de abrazar esta verdad para nosotros personalmente, de modo que sepamos que, en cualquier parte que estemos, nuestro reino no es de este mundo. El poder que tengo no depende de todo esto que me rodea. Mi poder es de dentro de mí. El mismo patrón de la Creación está en mí. El patrón de lo que un ser humano es—lo que un hombre es—está dentro de mí. Puedo abrazar ese patrón y dejar que pase a través de mí. Puedo tener un profundo impacto en el mundo. Puedo ser una influencia positiva, edificante y creativa en las personas que me rodean. Tengo ese poder. Tengo el poder de traer la curación a las personas en mi vida: a mi familia, a mi comunidad, a mi nación.

Este trabajo de activar nuestro propio potencial creativo es parte de un movimiento mundial que no es de este mundo, lo que se puede describir como la creación de un sol. Estamos creando un sol, una constelación de personas en todo el mundo que están despiertas espiritualmente y fortalecidas, y llevando la luz de quienes son al mundo. En nuestro valor, actuamos en armonía con los amigos alrededor del mundo. Una persona que realmente está despierta espiritualmente se encuentra junto con todas las otras personas espiritualmente despiertas alrededor del mundo.

Los reinos de este mundo preferirían que no sepamos eso y que nos distraigamos con todos los mensajes desalentadores que están presentes en nuestro mundo. Pero lo que sabemos en nuestra espiritualidad primaria es que, más allá de cualquier consigna política, el poder está con el pueblo. Siempre lo ha estado. Solo es que se ha desactivado. Y lo estamos activando otra vez.

Como dijo John Lennon: Espero que algún día te unas a nosotros, y el mundo será uno solo. Es bueno compartir esta Realidad única contigo y saber que estamos juntos en cualquier momento que estoy despierto espiritualmente y tú estás despierto. Estamos creando un sol.

 

David Karchere

November 19th, 2015
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top