Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for September, 2015

El Terreno Más Elevado

David KarchereEstamos aquí en la tierra en este momento para traer un mensaje vibracional al mundo. Es un mundo que se encuentra en un dilema—un grandísimo dilema a nivel mundial y todo tipo de pequeños dilemas que las personas experimentan en sus vidas; problemas de diversa índole que la gente no puede encontrar el camino para superarlos. Nosotros decimos que el único camino para salir del dilema es pasando por él, y el único camino a través de él es hacia arriba—hasta el Terreno Más Elevado.

Tan solo cuando una persona va al Terreno Más Elevado es que hay una respuesta para lo que parece un dilema. Eso es cierto individualmente, para ti y para mí y para cualquier cosa en nuestras vidas, y es cierto para la humanidad en general. Ya que sabemos eso por nosotros mismos, tenemos algo que aportar a la humanidad: una invitación para ir al Terreno Más Elevado.

El propósito de una vida humana, cualquier vida humana en cualquier lugar, es estar al servicio de la humanidad. El verdadero servicio radica en el entendimiento de que el único camino para salir del dilema es pasando por él, y el único camino a través de él es hacia arriba hasta el Terreno Más Elevado.

Hay muchos caminos de servicio; hay muchas maneras de servir. Pero dentro de lo que sea que una persona esté haciendo, hay una oportunidad para que sea de mayor servicio.

Cuando estoy hablando de que se está al servicio de la humanidad, sí, estoy hablando de ser un consuelo para las otras personas, ser una ayuda para las otras personas. Estoy hablando de hacer que la carga de otra persona sea más ligera y de ayudar a alguien a ver el camino de principio a fin. Pero el tipo de servicio que tenemos que ofrecer va mucho más allá de los cuidados paliativos, lo que hace que las personas estén más cómodas en su dilema. El tipo de servicio que tenemos para ofrecerle a otra persona proviene del Terreno Más Elevado de nosotros mismos. Al estar en el Terreno Más Elevado, hay algo que sale a raudales de nosotros que está al servicio de esa otra persona. La invitación a venir al Terreno Más Elevado está contenida en lo que sale de nosotros.

Todos recibimos el impulso del Creador, el mismo impulso de la Creación que está dentro de nosotros. Está ahí, está presente, nos está llamando desde un lugar elevado dentro de nosotros mismos. Y en la medida en que respondemos a ese llamado, en la medida en que escuchamos y respondemos a esa llamada, venimos a un lugar más elevado. Podemos escuchar esa llamada desde dentro de nosotros mismos, dentro de nuestro propio corazón, dentro de nuestra propia alma. Podemos escuchar esa misma llamada a través de otra persona que vive en un lugar elevado. Es una persona pequeña quien no puede ver y reconocer y aceptar, recibir y apreciar y ser alimentado por el flujo que viene de un lugar elevado en otra persona. Por lo tanto, sin prejuicios ni parcialidad acerca de dónde viene, estamos aquí para recibir algo de un lugar elevado y, en eso, responder a la llamada y venir a un lugar elevado para que estemos verdaderamente al servicio de otra persona.

Nuestro verdadero servicio contribuye al camino de la humanidad. Contribuye a la evolución de la consciencia de la humanidad. Hay tantas maneras de servir. Algunas de esas maneras se relacionan con la creación e implementación de la tecnología de todo tipo. Se puede relacionar con la promoción social—la cultura, el aprendizaje, la salud o la política. Pero al final la contribución que tenemos que hacer trasciende la tecnología y la promoción social de cualquier tipo porque, de por sí, esas cosas no libran a la humanidad del dilema. No nos libramos de nuestro dilema mediante el uso de la tecnología, aunque la tecnología tiene un papel que desempeñar en nuestras vidas. La promoción social, de por sí, no necesariamente promueve la raza humana.

Así que no importa lo que estemos haciendo en cualquier profesión honorable o cualquier actividad honorable que existe para un ser humano; si realmente estamos al servicio hay algo más grande se está haciendo. Estamos contribuyendo a la propia calidad de la experiencia humana y la propia esencia del carácter humano y la evolución del carácter humano, sabiendo que tiene que haber una evolución del carácter humano para que haya una respuesta al dilema. Tenemos la oportunidad de conocer esa promoción nosotros mismos y de compartirla, de crear la propia forma espiritual de la humanidad, la forma de la humanidad en el espíritu, la consciencia, el propio ser y el carácter de la humanidad. Tenemos la oportunidad de contribuir a eso mediante el carácter que expresamos y representamos, así como ayudando a otra persona a entrar en su elevada experiencia humana—ayudándola a contribuir al desarrollo del carácter humano para que el propio espíritu de la humanidad sea más capaz que nunca de responder a los impulsos del Creador que está dentro de nuestro propio corazón y dentro de nuestra propia alma.

Somos parte de un linaje formado por personas que han hecho este trabajo a través de los tiempos en todo el mundo. Es un linaje de los grandes que vinieron y respondieron a la llamada del Creador dentro de sí mismos y vinieron a un lugar elevado.

Las personas toman decisiones en cuanto a su voluntad de responder a la llamada. Toman decisiones en cuanto a la altura a la que están dispuestas a ir.

Algunas personas son como un estanque tranquilo y pequeño. Hay algo hermoso sobre un estanque tranquilo y pequeño. Y, sin embargo, sabemos que si no hay agua que llega a ese estanque desde un lugar más elevado y si no hay agua que fluye desde ese estanque a un lugar más bajo, se convierte en agua estancada. Las cosas crecen por un tiempo; las algas y los renacuajos, y así sucesivamente. Pero después de un período de tiempo es un estanque moribundo si está estancado. Supongo que el principal estanque moribundo es el Mar Muerto. ¡Es una maravilla! Puedes flotar encima de la superficie del estanque debido a toda la sal, pero no hay nada vivo en ello porque está estancado. No hay ningún lugar para el paso del agua.

Si viniste a través de un estanque tranquilo y pequeño, se vería muy equilibrado y tranquilo. Incluso calmado. Una persona que es un estanque tranquilo y pequeño puede estar buscando equilibrio. Pero si esa persona está estancada, no está viva de verdad. Y si te conviertes en un estanque tranquilo y pequeño podrías acabar estando muy equilibrado y muy muerto. Así que no queremos ese tipo de equilibrio en nuestras vidas. Tiene que haber algún tipo de equilibrio dinámico que contenga flujo para que haya vida de verdad.

Otras personas son más como un río grande que fluye suavemente. Imagínate al enorme Misisipí. Estoy seguro de que hay lugares donde, de pie en la orilla, mirando hacia el enorme Misisipí, no podrías darte cuenta de que está fluyendo. Pero sí está fluyendo. Está fluyendo hacia el Golfo de México, hacia el mar. Ese flujo es creado por la altura. Su origen es de un lugar más elevado, en las llanuras del norte, y luego fluye gradual y majestuosamente hacia el Golfo. Old Man River (Viejo Río). Está sucediendo porque hay una diferencia de altura.

Tú eres como el Old Man River cuando hay algo mayor en ti con lo que te relacionas y vienes a ese lugar. Vives a partir de ahí, y tu espíritu fluye suavemente a través de ti. Es hermoso conocer a alguien que es como el Old Man River. Hay un precioso caudal de amor, de vida. Hay generosidad y servicio.

Algunas personas son como el río Poudre. Son un torrente de agua que cae en cascada desde las montañas. Son atraídas a un lugar elevado en sí mismas, y el torrente que se derrama a través de ellas es vivo e inspirador. No lo perderías de vista.

He estado arriba en las cabeceras del río Poudre. Comienza como un pequeño lago cerca de la Divisoria Continental en las Montañas Rocosas, aquí en Colorado. Pero no es un lago tranquilo. Desemboca en lo que parece un pequeño arroyo, y el pequeño arroyo serpentea a través de un prado y encuentra su camino debajo de las montañas. Otros pequeños arroyos se unen a este hasta que se convierte en un río estruendoso, especialmente en la primavera. Hay rápidos y hay cataratas, hay torrentes, y es magnífico. Gorgotea y ruge, y es una cosa maravillosa. Y está vivo—miras hacia abajo en el agua y puedes ver las truchas nadar, y muchas otras formas de vida. Pasa con gran estruendo por el Poudre Canyon, a través del Big South y sale en Fort Collins, donde en algún momento se vuelve más como el Misisipí, un río que fluye suavemente. Hay algo tan vivificante, tan majestuoso sobre esto a medida que fluye a través de los cañones.

Algunas personas son como el río Poudre. Su espíritu sacia la sed de los demás, al igual que el Poudre riega las llanuras y sacia la sed de la población de quienes viven allí. Las personas que son como un río que baja de las montañas han encontrado el Terreno Más Elevado y han permitido que lo que fluye de ese lugar riegue su mundo.

Casi nunca conoces a una persona que es como una catarata. Esa persona ha escuchado el impulso del Creador. Es una llamada a venir a un lugar elevado en sí misma y beber del agua de la vida en la propia fuente del Ser. Parece un viaje peligroso cada vez que vas a un lugar elevado. Te podrías caer—podrías volver a bajar a la tierra. Hay todo tipo de cosas que podrían suceder en nuestras vidas cuando vamos a un lugar elevado.

En algunas culturas del mundo hablan sobre el “síndrome de la amapola alta”, lo que significa que las amapolas altas son cortadas. Y si vas a ese lugar elevado en ti mismo, es posible que otros puedan señalarte y ponerte en ridículo y tratar de cortar tus piernas por debajo de ti y traerte de nuevo a la tierra con todas las personas que viven allá abajo. Corres ese riesgo cuando vas al Terreno Más Elevado. También corres el riesgo de tu propia arrogancia y tu propio autoengaño.

Si vas a ese lugar, sacrificas todas las cosas que algunas personas están buscando en sus vidas allá abajo. Por lo que se implica sacrificio. También hay compromiso con estar en un lugar elevado y estar al servicio desde allí. Hay entrega, porque solo con la entrega es que vienes a ese lugar elevado en ti mismo.

Así que la opción de ir a ese lugar desde el cual fluye la cascada es un camino de sacrificio, entrega y compromiso. Pero para una persona que va al Terreno Más Elevado en sí misma, los aparentes sacrificios que ha hecho no son sacrificios en lo más mínimo. Esa persona conoce la emoción y el placer, el júbilo y la satisfacción de las aguas. Conoce el júbilo de ser una catarata que sacia la sed de los demás y ofrece elevación y abre nuevas oportunidades.

Quien es una cascada ha aprendido que las aguas nunca fluyen sin una diferencia en altura entre sí mismo y tu mundo. Y que la manera para que tu espíritu salga a raudales hacia tu mundo es ir al Terreno Más Elevado. La ironía es que cuanto mayor sea el desequilibrio en tu vida en este sentido, mayor es la corriente. Así que cuando vas a un lugar elevado en ti mismo te estás apuntando para algún tipo de desequilibrio, solo que es un desequilibrio dinámico y alegre y satisfactorio—un desequilibrio que permite que haya una corriente como las Cataratas del Niágara, con tal poder que hay generación de la misma, al igual que energía hidroeléctrica. Las Cataratas del Niágara tienen tanto poder implicado en el agua que caen de una gran altura, que no solo está el agua para que la veamos en esas majestuosas cataratas sino que hay suficiente agua para también generar la energía hidroeléctrica que abastece la zona. Podemos ser como las Cataratas del Niágara, con una corriente de espíritu vertiéndose desde nosotros que es enorme y majestuosa y vivificante.

Nosotros nos establecemos nuestro puesto en la vida, ya sea que seamos el estante tranquilo y pequeño, el Old Man River, el río Poudre o las Cataratas del Niágara. Establecemos eso según la altura a la cual estamos dispuestos a ir y desde la que estamos dispuestos a vivir nuestras vidas. Nuestro puesto se determina en gran parte por el grado de nuestra propia voluntad de vivir en el Terreno Más Elevado. Somos los descendientes espirituales de una larga línea de personas de todo el mundo, a lo largo de la historia, que han ido a un lugar elevado y que han vivido en el Terreno Más Elevado para traer la respuesta a la humanidad.

Aparentemente a lo largo del camino en este viaje humano ha habido terribles fracasos en casi cada paso. Cada uno de nosotros podría analizar nuestros propios fracasos personales de cualquier tipo; de escuchar la llamada para ir a un lugar elevado y tal vez no responder; o de haber respondido y desaparecido en parte, de haberse vuelto atrás, creyendo que el sacrificio y el compromiso eran demasiado. Así que supongo que cada uno de nosotros podría contar nuestros fracasos personales. Para la humanidad en general, aparentemente se ha fracasado en todo momento. Cuando ha habido la oportunidad de ir al Terreno Más Elevado, las personas con frecuencia se han hecho las sordas o se dan vuelta atrás después de haber ido allí o haber ido parcialmente allí. Al darse cuenta de la oportunidad, la ignoran o la traicionan.

Yo digo que todo ese fracaso, ya sea personal o ya sea en todo el cuerpo de la humanidad, se está desvaneciendo en el olvido del tiempo, incluso mientras avanzamos y creamos una nueva cultura, un nuevo carácter humano, una nueva experiencia humana. Incluso mientras avanzamos hacia adelante, todo el fracaso de la humanidad es dejado atrás para disolverse en el olvido del tiempo, para que nunca se vuelva a saber del mismo; para retroceder a la gran reserva de la materia y la energía del cosmos, y para ser reciclado y alzarse otra vez para crear nuevas formas, una nueva realidad, una nueva experiencia.

Podría haber un centenar de fracasos, y una persona que sigue adelante hace que nada de esto importe. Podríamos tener un centenar de fracasos, pero si tenemos aliento en la actualidad y avanzamos hacia adelante en nuestras vidas hoy en día, si respondemos la llamada para ir al Terreno Más Elevado y para vivir desde el Terreno Más Elevado y crear a partir del Terreno Más Elevado, todos los fracasos hasta este momento actual no significan nada para nosotros. Y sí, un fracaso es algo que se navega en ese momento, así que tenemos que hacer algo con nuestros propios fracasos y los resultados de ellos. Tenemos que navegarlos. Tenemos que navegar en un mundo lleno de los fracasos de los demás. Pero al navegar esos fracasos, lo que estamos haciendo es dejarlos atrás porque tenemos algo más grande adonde avanzar. Estamos yendo al Terreno Más Elevado.

Eso es cierto personalmente en nuestras vidas, y es cierto en nuestras vidas colectivas. Somos llamados a funcionar de tal forma que todos los fracasos en nuestras propias vidas y todos los fracasos de la humanidad sean dejados atrás para desvanecerse en el olvido y ya no sean traídos a la mente.

Todos los fracasos, todas las resistencias y todos los dilemas se dejan atrás para desvanecerse en el olvido por las personas que responden la llamada para ir al Terreno Más Elevado, para vivir desde el Terreno Más Elevado y crear a partir del Terreno Más Elevado.

No me importa cuál es el dilema, en lo micro o en lo macro, tanto si se trata de salud o se trata de dinero, si se trata de amor o familia, éxito o felicidad. Todos los dilemas tienen una cosa en común: el único camino para salir del dilema es el camino a través de él, y el único camino a través de él es hacia arriba hasta el Terreno Más Elevado.

La forma de estar en este mundo y la forma de vivir en este mundo es desde el Terreno Más Elevado. La humanidad está hecha para vivir en el Terreno Más Elevado. Prosperamos en el Terreno Más Elevado. Prosperamos en las montañas de nuestro Ser y es natural que allí haya una efusión de nosotros continuamente.

Se le ha llamado el lugar secreto del Más Alto porque aparentemente casi nadie va allí. Ya no es tan secreto cuando nosotros vamos al Terreno Más Elevado, nosotros vamos al lugar del Más Alto en nosotros mismos y expresamos eso. Tenemos todos los momentos de un día para practicar, para hacerlo, para dejar que suceda de verdad, para dejar que la emanación se produzca en el servicio a las personas que nos rodean. Sí, siendo de consuelo y de ayuda, mostrando un camino y disminuyendo su carga, pero ofreciendo algo más allá de los cuidados paliativos. Ofreciendo algo que cambia la vida, que es edificante, que transforma y transmuta. Eso es verdadero servicio, no solo para esa persona que está frente a nosotros sino a través de esa persona que está frente a nosotros, creando algo para toda la humanidad.

Digamos juntos un mensaje vibracional para el mundo:

Escúchanos, oh mundo. Escúchanos. Ven al Terreno Más Elevado. Levántate. Ve el mundo desde aquí. Vive desde aquí. Dejen fluir desde ustedes la propia Fuente de inspiración y vida, el propio espíritu del Creador, conocido aquí en el Terreno Más Elevado.

Que sea así.

David Karchere

September 28th, 2015
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top