Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for February, 2015

Campos de gracia

David KarchereEste es el mensaje de la tarjeta de Navidad que enviamos este año. Hay una representación de la tierra en la portada.

Esta esfera verde azulada se mueve en espiral a través de la oscuridad del espacio.
Iluminada por el sol que sigue en su viaje cósmico,
acompañada de la luna que brilla suavemente.

Nuestros corazones urgentes la llevan por el camino.
Ansiosos por nuevos horizontes entre las estrellas,
abandonamos los viejos caminos que nacen del olvido humano,
para abrazar el destino mostrado por el Único que vino
en esa primera Navidad hace mucho tiempo,
y para vivir conscientemente
en los campos de gracia de los que hablaba
como almas despiertas en este nuevo día de la Creación.

Amor y Luz para Ustedes,
Emisarios de la Luz Divina

A veces pensamos que el Planeta Tierra gira alrededor del sol, como si fuera un asunto circular exclusivamente, como si el mismo sol estuviera inmóvil y nosotros simplemente estuviéramos dando vueltas continuamente en la misma órbita cada año. Objetivamente hablando, eso no es cierto. Por supuesto que existen todos los otros planetas que están girando por sí mismos alrededor del sol, y por lo tanto nuestra relación con ellos está cambiando año tras año. Todo el tiempo hay una configuración diferente de los planetas. Pero además de eso, el mismo sol está de viaje a través del cosmos. Es un viajero a través del espacio. En el Planeta Tierra estamos moviéndonos alrededor de ese sol pero, dado que el mismo sol se está moviendo, nuestro movimiento a través del universo sigue el movimiento del sol y nuestra órbita se parece mucho más a una espiral que a un círculo. Debido a eso, siempre nos estamos moviendo hacia nuevos horizontes.

Soy un recién llegado a la astrología. Yo no era un creyente hasta cierto punto—Pensaba que era que las personas se aprovechaban de otras personas con algo que no pasaba mucho más allá de una galleta de la suerte. Hasta que un día fui a una librería y en el estante al lado de una ventana habían puesto libros en pilas en fila para cada uno de los signos del horóscopo, conforme al signo. Fui adonde estaba mi signo, el cual es Acuario. Más tarde me enteré de que no solo mi signo solar es Acuario sino que también soy así con ascendente en Acuario. Eso significa que soy Acuario por dentro y por fuera.

Miré esta pila de libros y cogí uno de Acuario, y empecé a leerlo y pensé: “¡Vaya, eso se parece mucho a mí!” Se estaba diciendo cosas bastante halagadoras sobre el signo y por lo tanto estaba disfrutando la lectura de lo que había en el libro. Me dije a mí mismo que probablemente hay una manera de escribir tales cosas para que cada uno de estos libros le resulte familiar al lector y para que cada uno de estos libros suene halagador, por lo que la persona que los escribió debe vender muchos libros. Soy una persona escéptica. Así que pasé al siguiente libro sobre el siguiente signo, lo abrí y No, realmente eso no se parece a mí. Lo dejé de leer y pasé al siguiente y no, eso realmente no se parecía a mí. Y así fue. Y así me convertí en un creyente.

Lo que sé por mi propia experiencia y por lo profundo de mi alma es que estamos de viaje. Hoy no es como ayer; las circunstancias cambian. Me mudo o visito diferentes lugares, la configuración de las personas a mi alrededor cambia—las personas vienen, las personas se van. Los bebés nacen y las personas que conozco mueren. Así que todo eso cambia.

Pero incluso esas cosas no pueden explicar los cambios profundos que siento en mi corazón y mi alma a medida que pasa el tiempo. En este día me levanto con esta sensación de que algo ha cambiado profundamente, algo es diferente. Tengo la sensación de que se relaciona con el contexto celestial en el que vivimos, aunque no la reduzco a una lectura de la astrología.

Podemos atribuir lo que está cambiando a todo tipo de cosas: nuestro propio proceso de crecimiento y desarrollo, y luego nuestro envejecimiento. Sí, todo eso son cosas que están implicadas; todo eso son cosas que están cambiando en nuestra vida. Todo eso no está tan determinado por las estrellas o determinado por nuestro movimiento a través del cosmos, sino que todo se mueve en armonía con esa realidad más amplia. Hay factores esenciales de la Creación que están cambiando. Nuestras circunstancias están cambiando, pero no solo las circunstancias externas familiares. Los factores creativos esenciales en nuestra vida están cambiando. No son como lo que eran. Cuando tratamos de alcanzar lo que era—que tenía tanta energía y significado en nuestra vida en un momento dado—y descubrimos que ya no existe, es un buen momento para despertar a lo que está presente.

En mi blog en DavidKarchere.com compartí un artículo titulado Sound Healing: Ancient Roots, New Awakening (Curación mediante sonido: Raíces antiguas, nuevo despertar). Hablo de cómo el filósofo griego Pitágoras, conocido por su teorema sobre los triángulos, estudió la vibración y la relación que tiene el sonido con la sustancia que está vibrando. También teorizó que las frecuencias que conocemos en la música y lo que conocemos en nuestra vida se relacionan con las frecuencias de los planetas, y que los mismos planetas están vibrando musicalmente.

Yo lo señalo aquí, no para entrar en una disertación sobre cuál planeta es do medio, sino porque creo que es importante que estemos en sintonía con lo que está pasando en la Creación. Lo que propongo es que cada uno de nosotros tengamos los mecanismos en la conciencia por medio de los cuales podamos sintonizar con lo que realmente está pasando, con lo que son los verdaderos factores creativos en nuestra vida.

Me parece que eso pasa para mí mientras pasamos el solsticio. Me parece que ocurre una profunda sintonía. Aparece como un profundo deseo y anhelo de ir a casa y conocer el contexto más amplio en el que vivo. Ese deseo se puede sentir como soledad, tal vez incluso como desolación, tristeza, pérdida y pena. Todos esos sentimientos se pueden relacionar con lo que ha sido—tal vez un ser querido que ha fallecido, tal vez una familia que ha cambiado. A veces estos sentimientos de soledad pueden provocarle depresión a las personas en esta época del año.

Lo que puede que una persona no se de cuenta es de que los factores vibracionales en su vida han cambiado. Han cambiado las mismas energías que solían estar en su vida en la forma en que estaban. De hecho, están cambiando constantemente. Nosotros, como seres humanos, tenemos que encontrar una manera de obtener una descarga cósmica del nuevo programa, la nueva energía. De eso es de lo que realmente trata el solsticio.

Si la Navidad tiene un significado, ¿no es ese? ¿No es eso lo que celebramos en el nacimiento de Jesús? Él vino a traer una gran descarga cósmica. En su vida dijo: “Está escrito…” Ese el antiguo programa. El antiguo programa está bien. “Pero yo os digo…” Aquí está el nuevo programa. Nuestro trabajo se convierte en espabilarse con el programa; estar en sintonía con los nuevos factores vibracionales.

Durante muchos años, en Sunrise Ranch, hemos hablado sobre la significación de la Palabra. Esa significación se celebra cada domingo por la mañana en el Dome de Sunrise Ranch y se celebra en palabras, pero no solo palabras. Se celebra en todo tipo de expresión, incluyendo la música. Si la música tiene significado y significación en nuestra vida, es porque es parte de una descarga del cosmos. Por escuchar música que es importante para ti, te estás orientando hacia una nueva configuración de los factores vibracionales en tu vida. Esa música es la Palabra, si usamos la palabra Palabra para querer decir no solo palabras, como por lo general pensamos en ellas, sino la magia de la Creación. Como se dijo: “En el principio existía la Palabra”—la semilla de la vida que podría encontrar expresión y luego, al encontrar expresión, traer la Creación.

Tú y yo, como seres humanos, estamos destinados a ser la Palabra viva en la expresión—para recibir la Palabra desde lo profundo dentro de nosotros y luego dejar que se exprese a través de nosotros, a través de nuestra boca, a través de nuestros instrumentos, a través de nuestra mente y a través de nuestro corazón. Al recibir la Palabra y darle expresión creativa, estamos en sintonía con los factores vibracionales que están vigentes ahora.

En esta época del año, tengo un impulso incontrolable de escribir música. Quiero encerrarme en mi estudio y componer durante días y días. ¿Cuál es ese impulso? Quiero la descarga. Quiero obtenerla y quiero obtenerla toda—no solo el principio de la misma, no solo pequeñas partes y piezas. Quiero obtener la descarga; quiero obtener la sinfonía de la Creación ahora, hasta la última nota de ella. Quiero conocerla en lo profundo de mi corazón y mi alma. Quiero estar en sintonía con ella. Quiero desprenderme de toda la música antigua.

Me gustan bastante algunas de mis canciones antiguas y me gustan las canciones de otras personas. Pero esta es la forma en la que pienso en ello: Las canciones que ya he escrito, algunas de ellas hace algunos años y décadas, ahora son en su mayoría para los demás. Si ayudan a que otra persona reciba una descarga, maravilloso. Pero la descarga que obtengo es mi propia apertura a lo que está tratando de llegar a través de mí.

Entonces pregunto, ¿cuál es tu sinfonía? ¿Qué es lo que está tratando de presentarse desde lo más profundo dentro de ti—ese nuevo patrón, esa nueva creación, esa nueva realidad? ¿Y cómo vas a dejarlo pasar? Para mí, una de las cosas dolorosas sobre esta época del año está siendo dividida entre todas las cosas que están pasando a mi alrededor de las que soy responsable y mi deseo de encerrarme en mi estudio. Sería necesario estar encerrado ahí aproximadamente un mes, y estaría satisfecho. No creo que eso va a suceder.

¿Cuánto tiempo sería necesario para que escribas tu sinfonía—dejar que se presente por completo lo que está dentro de ti y para que realmente obtengas tu descarga, para realmente sintonizar con los factores cósmicos?

Esos campos de gracia mencionados en la tarjeta son esos factores cósmicos en los que nos movemos ahora. Ese es el contexto en el cual estamos viviendo nuestras vidas. No parece ser así siempre. Muy a menudo estamos acurrucados en nuestras casas en esta época del año, manteniéndonos calientes. Pero, especialmente aquí en Colorado, en una noche clara es tan fácil levantar la mirada y darse cuenta de que estamos viviendo nuestras vidas sobre un escenario cósmico y que nosotros somos exploradores en esa realidad. No nos quedamos quietos. Nos estamos moviendo a través del espacio. Y todo el espacio en sí, todas las estrellas, todos los cuerpos celestes están en movimiento. Las cosas están cambiando. Y si nunca nos abrimos para respirar un soplo de aire fresco, profundamente, nunca podremos sintonizar realmente con lo que ahora son los factores creativos. Nunca podremos cantar nuestro opus, escribir nuestra sinfonía o crear nuestra obra maestra, sea lo que sea. Podría ser un pastel, una pintura o una conversación profunda con un amigo. En definitiva, es nuestra vida.

Esa obra maestra es antes que nada para ti. Puedes compartirla con otras personas cuando crees tu obra maestra. Pero antes que nada, llegas a conocerla llegando a través de ti. Esa obra maestra es tu Palabra, tu verdad, pero tienes que encontrar tu mes en tu propio espacio sagrado, sea lo que sea para ti, para permitir que esa verdad se presente. Realmente no tiene que ser un mes, pero sí que se requiere tiempo comprometido y atención para recibir la descarga. Una vez que la recibas y la expreses, los campos de gracia no solo están fuera en el espacio; porque si has permitido que esos campos de gracia se viertan a través de ti, esos campos de gracia crean un mundo. Ese mundo está en el interior para todos nosotros. Nuestro trabajo es dejarlo salir para que no esté solamente en el interior. Es recreado en el exterior.

David Karchere

February 5th, 2015
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top