Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for August, 2014

Presentarse Plenamente en el Aquí y el Ahora

David KarchereMientras lees estas palabras, te invito a estar plenamente presente en el aquí y el ahora. Ya que esto es exactamente de lo que estoy escribiendo—el poder liberador y redentor conocido cuando una persona está plenamente presente.

Hay momentos para que una persona profundice en las historias que se cuenta a sí misma acerca de su vida. Hay momentos para tratar de darle sentido a esa historia, y tal vez para traer alguna curación al propio corazón de uno a su alrededor. Y hay momentos para traer alguna curación a otra persona con respecto a su historia.

Lo que finalmente me pareció ser liberador y curativo es ese momento en el que termino con mi historia, la pongo a un lado, y elijo presentarme plenamente en el aquí y el ahora. Porque, después de un rato, no hay nada bueno que va a salir del refrito de la historia. Cualquier historia se vuelve redundante si la cuentas suficientes veces. Entonces llega el momento de dejar a un lado la historia y estar aquí ahora.

A veces los atletas tienen este tipo de experiencia. Tal vez están implicados en algún tipo de dificultad en su vida cotidiana. O tal vez ha habido algún tipo de tragedia.

En el 2003, Brett Favre fue el mariscal de campo para un equipo de fútbol americano, los Green Bay Packers. El 21 de diciembre de ese año, su padre murió inesperadamente. Él había estado especialmente muy unido a su padre, quien lo había animado y entrenado como jugador de fútbol. La prensa especuló acerca de cuánto tiempo pasaría antes de que él jugara al fútbol otra vez.

La noche siguiente, Brett Favre jugó uno de los juegos más excepcionales que un mariscal de campo haya jugado alguna vez. Sus pases parecían estar fijados en sus receptores. Aunque sin duda alguna los sentimientos profundos no habían desaparecido, su pena se convirtió en gloria en el campo de fútbol.

Ese es el poder de presentarse plenamente en el momento actual. Yo vi el juego en la televisión en ese momento. Fue una de esas raras veces en un evento deportivo en que hubo un tipo espectacular de éxtasis. Los fanáticos de su oponente, los Oakland Raiders, ovacionaron a pesar de que su excelente actuación les costó el juego.

Piensa en un actor en el escenario de un teatro. Cualquier cosa que esté pasando en la vida de ese actor, llega el momento en que la señal se ha dado y es hora de salir de detrás de la cortina y presentarse en el escenario. En ese momento, cualquier otra cosa que ha estado sucediendo en la vida del actor tiene que dejarse a un lado; cualquier drama personal tiene que quedarse atrás a favor del drama de la obra. Y si ha habido alguna objeción a la obra por sí misma—al papel que se está interpretando, o a los otros actores y la manera en que están representando sus papeles—todo eso tiene que desaparecer de la mente del actor para que pueda interpretar su papel al máximo. Ese proceso le permite al actor presentarse plenamente en el aquí y el ahora, dejando ir todo lo demás para esos momentos de representación.

¿Entonces, cuáles son tus posibilidades de dejar atrás tu historia y experimentar el poder liberador y redentor que conoces cuando te presentas plenamente en el aquí y el ahora? ¿Cuáles son tus oportunidades de ser el actor en el escenario de tu vida que interpreta su papel por completo? ¿O de ser Brett Favre, dejando atrás tu historia para jugar hoy el juego de tu vida, dejando todo ello en el campo?

Mi experiencia es que cuando realmente hago eso, la magia de la vida toma el control. Así es como me parece a mí en mi propia experiencia. Mis pensamientos cobran vida, llenos de imaginación creativa y una comprensión poco común de las personas y los acontecimientos a mi alrededor. Mis sentimientos se hacen más profundos. Estoy libre de mi propia historia y heredé el poder mágico creativo.

Así que elijo estar plenamente presente en el aquí y el ahora de esta experiencia. Elijo no vivir una vida inconsciente. Elijo no ser impulsado por mis propios demonios, por mi propia vergüenza, mi propio dolor, por mi propia historia o mi propio pasado. Y estoy redimido: Estoy a salvo de todas esas cosas porque conscientemente elijo vivir una vida consciente. Cuando me presento en el momento actual estoy a salvo de mí mismo, estoy a salvo de mi historia. Estoy a salvo por la realidad de lo Infinito y lo Eterno, que está presente en mí, que está tratando de llegar a través de mí para infundir este momento actual con su realidad.

Mientras me uno a este mundo con la vida que soy y el amor que tengo para dar, soy apoyado por este mundo al hacerlo. No todo es bueno—a veces duele. Y aún así, es una buena vida, y es un buen mundo cuando me presento plenamente en él.

Así que eso es lo que estoy haciendo contigo ahora mismo. Estoy tan presente contigo como sé la manera de serlo. Porque sé que solamente invocamos la presencia más grande de nuestro Ser—la presencia de Dios—a medida que yo y nosotros estamos plenamente presentes como lo que somos. Al invocar la presencia más profunda de lo que somos, estamos invocando la presencia de Dios, porque básicamente no hay otra presencia para invocar.

¿Qué te parece esto? ¿Cuál es tu experiencia de presentarte plenamente en el aquí y el ahora? Si lo deseas, escríbeme para compartir tu experiencia. Mi correo electrónico es dkarchere@emnet.org y me encantaría recibir noticas tuyas. También voy a escribir acerca de esto en mi blog en http://davidkarchere.com/blog/. Así que échale un vistazo, y si estás dispuesto a compartir tu experiencia más públicamente, publica algo allí.

Mientras tanto, esto es lo que deseo para cualquiera. ¡Regocíjense en el poder liberador y redentor que conocen cuando se presenten plenamente en el aquí y el ahora!

David Karchere

August 15th, 2014
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top