Emissaries of Divine Light InternationalEmissaries of Divine Light International

test

Archive for July, 2014

Ustedes son divinos

David KarchereEsto es de As of a Trumpet (Como sonido de trompeta) un pequeño libro maravilloso por Martin Cecil.

Eres divino. Esta es la verdad para ti, pero sigue carente de sentido en la tierra hasta que la conozcas. El “conocimiento” es el estado de la experiencia realizada, y esto ocurre a medida que tu naturaleza divina se expresa en pensamiento, palabra y obra

Ustedes son divinos. En nuestra vida humana, existen muchas cosas que vienen después de ese despertar. Cuando adquirimos conciencia de nuestra naturaleza divina innata, todavía tenemos una vida que conducir. Hay cosas que ocurren en nuestra vida. De la manera en que está el mundo, tenemos que luchar por nuestro despertar, lo que significa que para preservar nuestra conciencia con integridad y encarnarla en nuestras vidas se requiere el enfoque y la tenacidad de nosotros como seres humanos. Nos enfrentamos a desafíos de todo tipo; sufrimos todo tipo de experiencias. Y aun así somos divinos.

Leí por primera vez estas palabras deAs of a Trumpethace muchos años. Para mí, es característico de mi propio despertar espiritual y mi regocijo en ese despertar. He conocido tal júbilo, e incluso alivio, al recibir el mensaje de que mi verdadera naturaleza es divina. Es el amor divino. ¡Qué alivio de todas las otras maneras de identificarme a mí mismo hasta ese momento! Hoy, para mí, es un día que me trae de vuelta a esa conciencia inicial, como si el tiempo no hubiera pasado. Desde ese día, he tenido la oportunidad, como creo que cualquiera la tiene, de celebrar y regocijarme en la realidad del Ser divino y la verdad de que soy parte de ello.

La toma de conciencia que esto imprime en mí es que no soy mi vida humana. Tengo una vida humana, y vivo mi vida humana. Existe un proceso creativo y soy un creador, y estoy creando una vida humana. Pero no soy mi vida humana. Mi verdadera naturaleza es divina. Y no necesito todos esos desafíos o todas esas experiencias para ser yo mismo. Yo soy yo mismo. Y estoy siendo yo mismo, estoy encarnándome en mí mismo, en el proceso creativo, en última instancia por el mero regocijo de la creación, comprendiendo que en la vida humana hay dolor, hay desafío, hay esfuerzo—todo tipo de cosas. No obstante, ¿cuál es la razón de tener una vida humana? Es por el mero regocijo de esta, por el mero regocijo de la creación. Verdaderamente, toda la creación es por el mero regocijo del Creador.

En mi vida, como imagino que en la de ustedes, hay un poco de drama. Ese drama es parte de la experiencia humana. Existe el empujar y el tirar, toda la dinámica de la vida. Y aun así, no soy mi vida humana. Estoy creando mi vida humana.

Aquí están otras palabras de As of a Trumpet:

Eres un creador. Es natural para ti compartir el trabajo creativo de Dios por el cual se logran los propósitos divinos. Todas las esencias del estado divino son potenciales en ti a medida que se relacionan con tu propio campo de responsabilidad. El mundo de tu entorno es el campo creativo por el que eres responsable.

Es nuestra naturaleza intrínseca crear, y no somos nuestra creación. Estamos en nuestra creación; nuestra creación nos encarna. Pero no es lo que somos. Somos divinos. Ustedes son divinos.

Aquí está un poco de mi propia historia del despertar. Como un muchacho de diecisiete años de edad, conspiré con otros cuatro en mi escuela secundaria para comprar 163 acres de tierra en Canaan, Maine. Nos mudamos allí para comenzar una comunidad intencional en el verano de 1970. Mi amigo Will Carpenter y yo trajimos con nosotros una mochila llena de literatura de Sunrise Ranch. Estudié minuciosamente esa literatura, amándola y asimilándola. Leí títulos tales como “The Longing of Your Heart [El anhelo de tu corazón]” y “The Fountain of Life [La fuente de vida]”.

Además de la literatura de Sunrise Ranch, traje un libro tituladoThe Book: On the Taboo Against Knowing Who You Are (El libro: Sobre el tabú de saber quién eres), por Alan Watts. ¡Fue liberador!

Hace poco, vi un video en el que Alan Watts dijo esto:

Un gurú logra que intentes ridículamente con más fuerza y con más perseverancia de lo habitual. En otras palabras, si estás en una contienda con el universo, este último va a suscitar esa contienda hasta volverla ridícula.

Él describe cómo los seres humanos tan a menudo están tratando de superar al universo. La vida se desarrolla en el momento actual. Y luego, en vez de estar dispuestos a aceptar esa experiencia, a menudo salimos a buscar algo mejor. Decidimos que no es esto—que lo que el universo nos ha dado puede estar bien, pero podríamos hacerlo mejor. Podríamos mejorarnos a nosotros mismos, podríamos mejorar nuestras circunstancias, y por lo tanto establecimos una contienda con el universo para mejorar lo que el universo está creando. Esa es la naturaleza de la contienda. El punto de Alan Watts fue que, en un camino espiritual o religioso, una persona puede entrar en esta contienda para hacer un esfuerzo sobrehumano con tal de mejorar su experiencia. Con suerte, llega el momento en que se hace tan obviamente inútil, que una persona se rinde.

Alan Watts habló acerca de cómo el Este se aproxima a esto—él fue un filósofo que trajo la religión oriental hacia el Oeste. Pero también había sido un sacerdote episcopal y habló del enfoque judeo-cristiano para derrotar al universo. Habló de lo absurdo de un mandamiento que ordena a las personas a “Amar al Señor tu Dios con todo”. Su punto no fue que amar a Dios era una cosa mala. Era que nadie ama bajo orden. Se ama o no se ama. ¿Ustedes pueden hacerse amar a sí mismos?

Él dijo que muchas de las prácticas religiosas dependen de la reductio ad absurdum—la reducción al absurdo—y que casi todas las disciplinas espirituales son maneras de persistir en la locura. Pero no son solo la espiritualidad y la religión las que invitan a una persona a una contienda con el universo. Hay muchas maneras de autosuperación que hacen lo mismo. Por supuesto, es posible que digas que Watts, él mismo, estaba ofreciendo una disciplina espiritual, invitando a las personas a escuchar sus conferencias y leer sus libros.

A fin de cuentas, tododisciplina espiritualverdadera se basa simplemente en ser—en ser lo que son, y luego encarnar lo que son en el proceso creativo de sus vidas, y hacerlo con la mayor integridad de la que sean capaces. O, para decirlo en otros términos, la disciplina espiritual se trata simplemente de estar despierto y permanecer despierto. Lo que he descubierto es que no puedo permanecer despierto mientras comprometo mi integridad. ¿Ustedes han descubierto eso? Comprometer la integridad de uno no es una buena receta para mantenerse despierto espiritualmente.

Cuando uno se despierta realmente y uno conoce la gloria de lo que significa estar despierto espiritualmente, se involucra una pasión por estar despierto, por continuar asumiendo y experimentando la maravilla del Ser, la gloria de lo que es la vida. Con solo un poco de iluminación y un poco de sabiduría, uno se da cuenta de que para mantener esa experiencia se tiene que tener una forma de serle fiel a ella de la manera en que se vive la vida. No es que así podrían tener éxito en el mundo o que así podrían ser aprobados por otra persona, o que así podrían ser buenos o hacer las cosas como Dios manda ante los ojos de otras personas, sino seguir conociendo la gloria de estar despierto y saber que sería un infierno volver a dormirse, y que si comprometieron su integridad en algo, estarían disminuyendo su experiencia a lo que se han despertado.

En un despertar espiritual verdadero, adquirimos conciencia de lo que es real. Y lo que es real está en todas partes. Eso es lo que sabe una persona despierta. Lo real está en todas partes. Lo real está en las alturas por encima de mí. Y todo lo que está entrando a raudales en mí desde ese cielo es real.

Lo que está en mí es real. La realidad está en este cuerpo humano. La realidad está en esta consciencia. En el mundo como está, la humanidad crea cosas que son una manifestación distorsionada de lo real, e incluso en esas cosas distorsionadas lo real está presente. Lo real está presente en mí. Está presente en ustedes y con todas las personas. Una persona puede estar en un sueño espiritual profundo ya pesar de eso lo real está ahí dentro de ella.

Así que la opción creativa no es basar nuestras relaciones sobre lo que es irreal en las otras personas—sus dramas humanos, sus limitaciones y lo que falta en la experiencia. Ahora resulta que sé que hay todo tipo de agitación teniendo lugar en las personas todo el tiempo. Tal vez en ustedes ahora mismo. Así que sé que existe el drama de sus vidas y todas las cosas que las personas experimentan en sus vidas. Pero también sé que lo real existe en ustedes y en todas las personas. Mi decisión es observar el drama y la agitación del pasado que tiende a manifestarse en el presente en la mente de una persona. Decido relacionarme con lo real en ustedes y en todas las personas y mostrarles lo real de mí. Verdaderamente amar al Señor tu Dios es amar lo real, dondequiera que pueda estar… arriba en el cielo. Viniendo aquí abajo. En mí. En ustedes. Y en el mundo.

Lloyd Arthur Meeker, el fundador de Emisarios de la Luz Divina, hizo esta declaración:

Lo que está bien contigo es el punto de partida. Lo que está mal contigo está fuera del punto relevante.

Lo que está bien con ustedes es lo que es real. Y ese es el punto de partida para cualquier cosa buena. No hay nada bueno que sale del comienzo con lo que está mal con ustedes. No sé cómo pueden basarse en algo que está mal. No es exactamente una base sólida. Ustedes pueden tener una disciplina espiritual de abordar lo que está mal. A veces esto puede ser una práctica útil. Puede ser útil meterse en todas las cosas que están mal con ustedes, porque si se hace lo suficiente pueden hartarse de ello y darse cuenta de que no los lleva a ningún lugar y puede llevarlos nada más que a reconocer lo que falta y traer lo que es real para ello.

He tenido momentos en mi vida en que fue especialmente importante averiguar lo que estaba mal conmigo. Y si otra persona está interesada en eso por sí misma, la aliento. Es una buena disciplina medir la profundidad de sus propias almas y al final descubrir lo que el salmista descubrió: que dondequiera que vayan, ahí están Ustedes. Por muy horrible, por muy espantoso, ahí están Ustedes—la realidad del amor, presente en las profundidades, en las alturas, en la extensión de la vida. Si yo estoy ahí, la realidad está ahí. Si estoy presente, si he mantenido la integridad de mi despertar espiritual, estoy presente en lo que sea.

Ustedes y yo no estamos definidos por nuestra experiencia humana.

Eres divino. Esta es la verdad para ti, pero sigue carente de sentido en la tierra hasta que la conozcas. El “conocimiento” es el estado de la experiencia realizada, y esto ocurre a medida que tu naturaleza divina se expresa en pensamiento, palabra y obra.

David Karchere

July 23rd, 2014
Copyright © 2017 by International Emissaries


back to top